Homenaje a William Steig

Lectura dramatizada con Doctor De Soto. Ateneo riojano. Logroño, 06-10-20-2018

Espléndida la sesión de hoy sábado en el Ateneo dedicada a William Steig. Nos hemos juntado veinte personas y tras el reencuentro después del paréntesis veraniego hemos empezado con una lectura dramatizada de Doctor De Soto. Luego hemos tenido un intenso y filosófico debate sobre si hay que ayudar a los demás a cualquier precio o hemos de ser prudentes y no correr riesgos.

Tras este debate hemos hablado del estilo de Steig: es instantáneamente reconocible por su simplicidad gráfica, fuerte uso de la línea y la aplicación ligera de la acuarela, a menudo, incorporando rayas, lunares, patrones florales de oro en la vestimenta de personajes y fondos.

Mari Cruz Zurbano nos ha ido explicando la evolución de su dibujo, cómo fue pasando de la caricatura en sus trabajos para The New Yorker (chicos duros de la calle, esposos enfadados, sátiros, damiselas, perros, etc.) a un dibujo más simbólico (le interesaba  Freud) y cómo buscaba mostrar sensaciones, estados de ánimo. Gran admirador de Goya y Picaso, pueden verse similitudes en algunos de sus dibujos. Durante toda su vida experimentó con nuevas técnicas y en su última etapa dibujaba apenas unos rayajos, con una líneas crea personajes expresivos y dotados de un movimiento excepcional. Steig era ante todo un gran dibujante y con un sentido del humor fantástico.

Mari Cruz Zurbano (poco más y no sale en la foto) hablando de William Steig.

También hemos hablado de su vida, su padre era pintor de interiores y su madre modista, como la madre de Irene la valiente. Eran socialistas y siempre alentaron a sus hijos a perseguir sus intereses artísticos. Steig escribió su primer cuento para niños pasados los 60 años pero tuvo tanto éxito que siguió en ello, en total escribió más de 25 libros infantiles. Uno de los más populares fue Shrek. No participó en la película pero le gustó el resultado aunque poco tuviera que ver con su historia.

Hemos leído también algunos párrafos de La isla de Abel y ha surgido el tema de la aventura, el viaje, el amor a la naturaleza (hace unas descripciones muy hermosas) y de nuevo mucha filosofía en ese pequeño Robinson Crusoe que es Abel.

Recomendamos sin excepción todos los libros de Steig y estamos muy contentas de saber que la editorial Blackie Books va a publicar en castellano más títulos. Y tras repartir ejemplares de Celia en la revolución para nuestra siguiente sesión, el sábado 10 de noviembre, cada mochuelo se ha marchado a su olivo. Esta tarde nos pasaremos por la Feria del Libro Antiguo a saludar a la gran Estrella Ortiz. Cuenta para los peques a las 18.00 horas y para adultos a las 20.00 ¡Chao!

Libros de William Steig (1907-2003) que hemos conseguido reunir.

Anuncios

Al destino no se le espera en casa

Litografía de Willian Steig titulada Family Reunion (1982). Parodia de una reunión familiar.

Queridas Tomasas del mundo, el sábado 6 de octubre estrenaremos la 11ª temporada de nuestro club de lectura Todo el mundo va en el Ateneo. Y lo haremos a lo grande, con una exposición dedicada al gran artista William Steig. Hablaremos de su vida, de las diferentes etapas de su estilo y todo lo salpicaremos de lecturas en voz alta entre todas de algunos de sus álbumes. Y quién sabe, quizá seamos víctimas de alguna tormenta o inundación…

Os animamos a venir vestidas de forma rocambolesca, con alegres colores y pañuelos de seda al viento o con pamela. También sirve bata blanca de dentista, el contraste será fabuloso. Haremos fotos a troche y moche. Y recordad lo que dijo el propio Steig: al destino no se le espera en casa. ¡Todas al Ateneo!

El sábado 6 de octubre en el Ateneo (11.00 horas, Logroño) hablaremos del gran William Steig (caricaturista, dibujante, escritor, etc.)  ¡Entrada libre hasta explotar aforo!

Eric Carle: color, texturas y juego

Álbumes de Eric Carle. Tiene muchos más pero estos son los que más nos gustan. Todos publicados en España por Kókinos.

Esta mañana de sábado nos hemos juntado en el Ateneo 16 personas. Hemos empezado hablando de Eric Carle. Su obra es reconocible al instante.Trabaja con papeles que él mismo pinta a mano con acrílicos y luego los recorta creando collages. Crea así imágenes brillantes y alegres. Es una autor estupendo para iniciar a los niños en el arte abstracto.

Todos sus libros tienen un valor añadido, lúdico: los troquelados de La oruga glotona (puedes jugar con un trocito de lana a que es la oruga y pasarla por los agujeros) ; De la cabeza a los pies invita a moverte (estupendo para contar y hacer movimientos), El grillo silencioso a escuchar, El mensaje secreto de cumpleaños a buscar y por tanto con final sorpresivo, etc.

Los temas de sus historias tienen que ver con la naturaleza, los animales, un interés compartido por la mayoría de los niños pequeños. Además de ser hermosos y entretenidos, sus libros siempre ofrecen a los niños la oportunidad de aprender algo sobre el mundo que los rodea. ¡Un autor imprescindible para los más pequeños!

Hemos leído también poemas de Raúl Vacas y hemos repasado el programa de las II Jornadas de Álbum Ilustrado de la Rioja. Inscripciones aquí. 

Tomasa en el Museo Eric Carle

Eric Carle te espera en el Ateneo el próximo sábado 3 de febrero a las 11.00 en punto.

Empieza la semana y queremos recordaros que el próximo sábado 3 de febrero tenemos club de lectura. Os sorprenderemos con una vistosa exposición de álbumes ilustrados de Eric Carle. Descubriremos juntas cómo sacar partido de sus libros con todo el cuerpo. Y visitaremos virtualmente el Museo Eric Carle, abierto en 2002 en la ciudad universitaria de Amherst en Massachusetts, dedicado exclusivamente al álbum ilustrado.

Leeremos poemas de Raúl Vacas y os avanzaremos el programa de las II Jornadas de Álbum Ilustrado organizadas por la Biblioteca de la Universidad de La Rioja. ¡Y nosotras colaboramos! Antes de despedirnos entregaremos ejemplares de Las hermanas Bunner, que será el libro del mes de marzo. ¡Nos vemos el sábado!

Arnold Lobel, el hombre discreto

Libros de Arnold Lobel que expusimos en el Ateneo (13-01-2018). Añadimos dos libros de James Marshall  porque eran amigos y compartían ese punto de humor absurdo e ingenuo.

Ayer sábado nos juntamos en el Ateneo 22 personas en una nueva sesión de nuestro club de lectura Todo el mundo va. Empezamos haciendo una lectura dramatizada de Las pastas incluido en de Sapo y Sepo inseparables para crear atmósfera.

Luego fuimos repasando algunos párrafos de la ponencia de Ellen Duthie que habíamos tomado como referencia. A Lobel hay que arrimarse para oírlo; hay algo íntimo, recogido en gran parte de su obra. Como personaje es modesto, calladito, modosito, rehúye cualquier contacto con el público. Ni siquiera pensaba que tuviera mucho sentido leer en escuelas o reunirse con niños porque decía que “no se le daba bien”. Los personajes de Lobel son más bien caseros, susurran para no molestar, o como mucho gruñen para expresar su malestar. Héroe no sería una palabra para describir a sus personajes.

Incluso la paleta de colores que usaba en Sapo y Sepo y Buho en casa fue objeto de bromas cariñosas que alimentaban esa imagen de él. Hay un tono de verde en concreto, un tono entre bilis y flema, verdaderamente repugnante. La mayoría de los artistas ni lo tocarían pero Arnold usa este verde todo el tiempo y consigue hacer que funcione. (James Marshall)

No hay muchos estudios sobre la obra de Lobel, una razón puede ser lo discreto que era y otra (apunta Ellen Duthie) el hecho de que no cultivara el género de los álbumes ilustrados. Se centró más en los Easy readers (libros fáciles de leer). Estos libros carecen del glamour y la espectacularidad del álbum ilustrado. Sin embargo, Lobel maduró como escritor con este género, libros fáciles de leer pero nada fáciles de escribir, en los que es necesario contar algo con cierta chispa y a poder ser algo de chicha en muy pocas páginas. A esta serie pertenecen Sapo y Sepo, Sopa de ratón, Búho en casa, Historias de ratones, etc.

Y tras esta explicación abrimos el turno de opiniones.

A mí me encanta Lobel, sus libros son sencillos pero muy inteligentes. Sus reflexiones, diálogos, etc, dan mucho juego con los niños (y no solo con los pequeños) y propician el diálogo sobre temas a veces insospechados.

Con mis hijos he leído Sapo y Sepo hasta la saciedad. Su aventura favorita era Una lista, y leerla les llevaba a hacer su propia lista.

Al ser historias cortas, cada noche leíamos una. A veces insistían e insistían para leer una segunda. Me gustan mucho los libros con historias cortas. 

Yo recuerdo con mucho cariño Los cuentos del  cerdito Oliver de Alfaguara. Su historia favorita era ¡Nieva! Contaba todos los preparativos de dos niños y su madre para salir a tocar la nieve que acaba de caer. Gorros, bufandas, botas, etc. No estaba escrito por Lobel pero sí ilustrado por él. Hace más de 20 años pero mis hijos todavía lo recuerdan. Ahora no está disponible pero seguro que lo reeditan porque era delicioso.

A mí me encanta porque sus libros plantean cuestiones filosóficas, pero no tienen una moraleja explícita. No te dicen cómo resolver nada pero te hacen pensar en las distintas opciones. 

Cerramos este monográfico sobre Lobel (Estados Unidos, 1933-1987) hablando de su vida. Con su mujer, Anita Lobel, compañera de estudios y con la que trabajó en varios libros, tuvo dos hijos. En 1974 le dijo a su familia que era gay, cuando tenía 41 años. Murió a los 54 años por complicaciones derivadas del SIDA.

La sesión resultó muy interesante y aunque Lobel era un hombre discreto, lo cierto es que sus personajes son conocidos en todo el mundo y sus libros se siguen leyendo, se ha convertido en un clásico. Y es admirado por muchos artistas actuales. Os dejamos con la opinión de esta ilustradora francesa.

Me gusta mucho Historias de ratones. Y en particular la historia titulada El viaje. Un ratón va a visitar a su madre caminando y tanto camina que se le lastiman los pies. Así que se quita sus viejos pies y se compra unos nuevos. Me gusta esa forma de llevar hasta el final una idea absurda, pero con una gran lógica. (Dorothé de Monfreid)