Sapo y sus amigos

Serie de Sapo editada por Ekaré, para niñas y niños desde los 3 a los 6 años.

Ahora que la chiquillería ya puede salir a la calle nos hemos acordado de estos personajes creados por el holandés Max Velthuijs y editados en español por Ediciones Ekaré. La serie Sapo y sus amigos es un clásico imprescindible que aún no figuraba en nuestros 20 aunque El Dragón Rojo ya fue un 20 en 2017.

Velthuijs tuvo una infancia feliz, llena de vivencias y actividades al aire libre como pescar, patinar, merendar bajo un árbol, etc. Sus padres, muy interesados por la teosofía y el misticismo, soñaban con que sus hijos crecieran en un mundo armonioso y pacífico. El mundo que luego su hijo recreó en la serie de Sapo. Su carrera empezó como diseñador gráfico y de películas de animación. Gran admirador de Janosch (Qué bonito es Panamá) como autor de álbumes infantiles y, del italiano Giorgo Morandi como pintor.

Giorgio Morandi (Bolonia, 1860-1994) está considerado como el mejor pintor italiano del siglo XX.

Siempre tuvo muy presente que sus ilustraciones eran para estar en un libro, no en un  un museo; y quería que entraran en todas las casas ¡Y vaya si lo consiguió! Sapo, Kikker en neerlandés, es el personaje infantil más querido por los niños holandeses. Se creó en 1989 y desde entonces ha traspasado fronteras. En 2004 su autor recibió el Premio Andersen.

  • Doce álbumes

Velthuijs creó doce álbumes. Sapo enamorado, uno de nuestros preferidos; Sapo y el invierno, gráficamente el que más nos gusta, el contraste de los exteriores con los interiores es una maravilla; Sapo y la cancion del mirlo, uno de los mejores álbumes para pequeños sobre la muerte; Sapo tiene miedo, divertidísimo álbum que aborda el tema del miedo; Sapo es Sapo, trata la autoestima; Sapo y el forastero, habla del rechazo al diferente.

  • Los personajes y la amistad

La serie la componen: Sapo, Cochinito, Pata y Liebre. Aunque cada uno tiene su personalidad y sus propias habilidades, están liderados por Sapo, un personaje reflexivo e impulsivo que también comete errores, pero gracias a su inocencia y honestidad consigue sacar lo mejor de los demás. Todos los animales son del mismo tamaño, lo que les permite sentarse juntos y estar a la misma altura. La mesa del comedor es un sitio importante como punto de reunión y debate. Los animales son andróginos. Velthuijs no se complica con relaciones familiares ni jerarquías. Las historias están basadas en la amistad y la comunicación. Es una comunidad basada en el respeto y la igualdad. Disfrutan de la vida y también se enfrentan a los problemas de la vida real: miedo, tristeza, amor, pérdida, etc. A veces surgen los prejuicios cuando aparece un personaje nuevo. Aborda temas difíciles con luminosidad en el color, dibujo amable y claro que dan a las historias orden y armonía.

  • A propósito del dibujo y su uso del color

Velthuijs siempre buscaba que su dibujo fuera narrativo para que llegue con la mayor claridad posible a los niños. Utiliza gouache, resaltando los contornos en objetos y personajes. Aunque el dibujo es muy sencillo, las características y, sobre todo, los sentimientos de cada animal se plasman perfectamente en sus gestos y actitudes. La boca de Sapo es solo una línea, pero una línea que registra cada emoción. Un ejemplo maravilloso de economía gráfica. Hay un patrón en el uso del color que va desde el azul frío y el gris del duro paisaje invernal hasta los cálidos tierras y bermellones. El azul del cielo y el verde de la hierba destacan en muchos de sus álbumes. El paisaje suele ser el telón de fondo de las historias y los árboles son muy importantes en las composiciones. Casi todas las imágenes son de plano general. No hay primeros planos y siempre utiliza perspectivas frontales. Las ilustraciones tienen los elementos necesarios pero cuidando el detalle: una planta dentro de casa, la tetera al fuego, un jarrón con flores, etc. Están enmarcadas o recortadas sobre fondo blanco. El texto está insertado siempre en un espacio generoso. A pesar de utilizar mucho color saturado son álbumes limpios y elegantes. Las guardas son distintas en cada libro de la serie.

  • Huyendo del didactismo, nada de sermones

No son libros didácticos, el autor no persigue advertir ni sermonear al lector, solo muestra cómo es el mundo; y el mundo es un lugar para descubrir cosas, un lugar al que se va con los amigos. Y si surge un problema se resuelve con el diálogo, la negociación y una chispa de humor. Sus álbumes siempre tienen finales felices.

  • A la biblioteca a por ellos

En cuanto abran la biblioteca, a por ellos, sacad más de uno porque lo bonito es que se familiaricen con los personajes. Y el que más les guste, ese que no sueltan, ese se lo encargáis en la librería. En las bibliotecas escolares imprescindibles todos los títulos. ¡Buenos aunque breves paseos!

Jon Klassen, ilustrador de texturas

Libros de Jon Klassen que hemos manejado en la sesión del sábado 7 de marzo de 2020. Ateneo riojano. Club de lectura Todo el mundo va. Monográfico dedicado a Jon Klassen.

Jon Klassen, autor de álbumes como Este no es mi bombín o Yo quiero mi gorro, ha sido el protagonista de nuestra sesión del club de lectura Todo el mundo va del sábado 8 de marzo. Estos dos álbumes le han dado fama internacional pero ha publicado muchos más, algunos con Mac Barnett. De hecho el que acabamos de elegir 20 de este año está firmado por los dos: El lobo, el pato y el ratón (Juventud, 2018).

Empezamos explicando algunas características que lo diferencian de otros ilustradores, una vez reparas en ellas, ya distingues sus álbumes en cualquier parte.

  1. El uso del color. Utiliza tonos pardos, grises, verdes; incluso el blanco no es un blanco cualquiera, es un blanco especial y lo usa mucho para los fondos. Nunca usa colores saturados.
  2. Manejo de las texturas. Pinta capa tras capa (a modo de collages), brochazos, aerógrafo, etc. Magnífico para trabajar con los niños en clase texturas con distintos materiales.
  3. La mirada, los ojos de los personajes son fundamentales para entender las historias; hay que fijarse mucho.
  4. El humor. Todos sus álbumes tienen un humor sutil, no es un humor de carcajada, no; es un humor que requiere una segunda lectura, que te obliga tras acabar el cuento a volver al principio.
  5. Lector cómplice. Los álbumes de Klassen y Barnett precisan cierta mediación, preparar la atmósfera, el ambiente. Y es que el lector mirando las ilustraciones, sabe lo que no saben los protagonistas del cuento. Esto a las niñas y niños les encanta. Y además, con frecuencia, tienen un final abierto, interpretable. No son álbumes para leer medio dormidos o en un ambiente ruidoso. Requieren concentración y participación.
  6. Imagen estática. No predomina la acción, lo que impera son los diálogos. Y a menudo esos diálogos contradicen lo que dice la imagen, en un juego cómplice, sutil, de dobles sentidos que te atrapa, te implica y te hace sentir partícipe de la historia.

Klassen dice que sus álbumes son destilados, prefiere ir a la esencia, no usar mucho texto. Le gusta crear álbumes que hablen de sentimientos, pero con mucho humor. Todo esto lo fuimos comentando a la par que leíamos en voz alta y mostrábamos los álbumes citados. Nos encantan los libros de esta pareja y nos atrevemos a vaticinar que este ilustrador (y quizá también Mac Barnett) será muy pronto premio Andersen. ¡Así de chulas somos!

Voces en el parque

Álbumes de Anthony Browne que recopilamos para la exposición del sábado 9 de nov. de 2019.

La manaña del sábado amaneció luminosa y nos juntamos en el Ateneo 26 personas. Expusimos los álbumes de Anthony Browne e hicimos un breve bosquejo de su trayectoria como ilustrador (empezó como dibujante clínico) y comentamos sus álbumes más emblemáticos. Si bien en todos es importante atender tanto al texto como a la imagen, en Voces en el parque más que nunca, de lo contrario nos perderemos muchas de las pistas que nos va dejando.

Una historia a cuatro voces desarrolla una sucesión de puntos de vista sobre un mismo hecho. Los cuatro personajes viven la misma experiencia pero la sienten de forma diferente, dada la diversidad de sus caracteres y situación social.

Algunas personas lo habían trabajado con su alumnado (en 2º y 3º de Primaria) y comentaron que les había resultado muy atractivo por el colorido y la luz que desprende el álbum. Y todas coincidían en que es un álbum que requiere mediación y varias lecturas para sacarle toda la sustancia.

Algunas claves de su obra

  • Uso de chimpancés con características humanas: algo que curiosamente los niños aceptan con absoluta naturalidad superado el primer momento de extrañamiento. Porque algunas personas le han preguntado por qué usa estos animales en lugar de perros, etc. y él siempre dice que los niños lo aceptaron muy bien desde el primer momento.
  • Sus referentes son René Magritte y Salvador Dalí pero tuvo problemas de derechos (en su álbum Cambios) y hubo de sustituirlos por otros pintores cuya obra estuviera ya libre de derechos, Paul Cézanne por ejemplo. 
  • Surrealismo; Simbolismo; Transformaciones (cafetera-gato)
  • Intertextualidad (Cuentos tradicionales, obras de arte, etc.)
  • Utiliza el sombrero con diferentes significados, algo que también hacía Magritte.
  • Son muy habituales los muros, ladrillos.
  • El lenguaje corporal de sus personajes comunica intensamente las sensaciones que están viviendo.
  • Usa el color para transmitir los estados de ánimo de sus personajes.
  • Uso de las sombras con fines específicos.
  • Elementos diminutos escondidos. Juego de las diferencias (dos ilustraciones casi iguales)
  • Imágenes de lecturas múltiples
  • Utiliza mucho el fuera de campo (pequeños trozos de cuerpo, juego de miradas, etc.)
  • Deja espacios vacíos que el lector ha de reconstruir (lector cómplice).

En el blog del autor vemos encontrado esta adaptación del álbum con música que ha compuesto su hijo. Forma parte del String Quartet London.

En una próxima entrada os resumiremos lo dicho a propósito de El color de la leche. La del sábado fue una sesión muy intensa y participativa.

El oculto sendero de Elena Fortún

No queremos cerrar este homenaje a Elena Fortún sin recomendar uno de sus libros más importantes: Oculto sendero. Una autobiografía novelada escrita durante su exilio en Argentina y que firma con el seudónimo de Rosa María Castaños. La protagonista es María Luisa Arroyo, pintora y antes niña que quería vestirse de marinero (un tema fundamental en la cultura gay). El camino de su vida es el sendero hacia el entendimiento de su homosexualidad. La novela resulta adictiva, no la puedes dejar.

Nos ha encantado descubrir que la mujer que más la apoyó para que escribiera fue la riojana María de la O Lejárraga. Junto a otras mujeres (Concha Méndez, María Maeztu, Maruja Mallo, Marga Gil Roësset) lucharon por su independencia. Las conocemos ahora como Las Sinsombrero.

Toda esta cadena de mujeres fueron las pioneras del feminismo en España. A rescatar su figura se dedica la investigadora Nuria Capdevila Argüelles (Universidad de Exeter) que con la cineasta Paula Ortiz acaban de estrenar la segunda parte del documental Las Sinsombrero en el que por cierto Elena Fortún tiene una gran importancia.

Algún día, este grupo de mujeres serán incluidas en los libros de texto y formarán parte de la historia del movimiento feminista español. Y nuestras hijas y nietas tendrán referentes femeninos. Y todas y todos seremos un poco más respetuosos con nuestra propia historia. ¡Y entre todas haremos que ese día llegue pronto!

La escritora Elena Fortún

Desde 2016 la Biblioteca Pública de Retiro en Madrid (C/ Doctor Esquerdo, 189) se llama Biblioteca Elena Fortún en homenaje a la escritora madrileña.

Elena Fortún era una mujer alegre, con mucho humor, con retranca, tenía muchas amigas y les pedía que le contaran anécdotas que luego recogía en la serie de Celia y su mundo de la que llegó a escribir 20 títulos. Tuvo tanto éxito que su personaje se comió a la propia autora, la gente leía Celia pero nada se sabía de la propia Elena Fortún. Cuando empezó a escribir no tenía una gran formación académica pero ya de adulta estudió para hacerse bibliotecaria y eso le permitió luego sobrevivir en su exilio en Argentina. Características que definen la escritura de Elena Fortún:

  • Sus novelas se dividen en capítulos cortos, siempre ágiles.
  • Diálogos espontáneos, muy vivos, chispeantes, copiados del habla popular. Nunca usa un lenguaje impostado o artificial, no recurre a clichés.
  • Cuenta mucho con muy poco, partiendo de una pequeña anécdota refleja una realidad social fundamental.
  • Observadora aguda de las relaciones sociales y familiares.
  • Los personajes masculinos son siempre débiles, los femeninos fuertes, afrontan mejor la realidad.
  • La mayoría de sus personajes están inspirados por personas reales, personas de su entorno. Vampiriza la realidad.
  • Su escritura es siempre autobiográfica.

En este vídeo la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, reivindica la lectura de Celia en la revolución, y dice muchas de las cosas que comentamos el sábado en el club de lectura. Dura apenas 5 minutos y da gusto escucharla.