¡Te queremos Heidi!

Tomi Ungerer ilustró Heidi en 1978 tras el éxito televisivo. La egoísta tía Dete arrastra a una ingenua Heidi a casa del huraño abuelo. Anaya, 1984. Colección Laurín. Hoy agotada.

Tomi Ungerer ilustró Heidi en 1978 tras el éxito televisivo. La egoísta tía Dete arrastra a una ingenua Heidi a casa del huraño abuelo. Anaya, 1984. Colección Laurín. Hoy agotada.

Con alborozo hemos recibido el estreno de una nueva película sobre Heidi, el personaje creado por la escritora suiza Johanna Spyri (1827-1901). Uno de esos personajes que transciende a su autor, todos conocemos a Heidi, a Pedro y por supuesto a la señorita Rottenmeier, aunque pocos sabrían decir el nombre de su autora. Desde el principio se hizo muy popular en su país pero lo que le dio fama internacional fue el anime de Isao Takahata, que con Hayao Miyazaki acabaría creando los míticos Estudios Ghibli que tantas alegrías nos están dando.

Entonces, allá por el año 1975 que se estrenó en España, nada sabíamos de animes, mangas, y por supuesto no habíamos leído el relato, pero a toda la familia nos cautivó esta hermosa historia. Como tantas otras grandes obras de la LIJ fue escrita por una madre (o padre) para entretener a su hijo. En gran medida es autobiográfica porque la nostalgia por las montañas atacó a Spyri al casarse y tener que trasladarse a la ciudad. Hasta el punto de sufrir una depresión de la que sus escritos le ayudaron a salir.

En cualquier caso nosotras hemos empezado a leer el libro (222 páginas, abstenerse de las abundantes e infames adaptaciones) editado por Juventud con el ánimo de averiguar si el relato sigue vigente. Contiene algunos mensajes religiosos que quizá hoy nos chocan pero es imposible no sentirse conmovido por la bondad de la niña y por cómo consigue ganarse a ese huraño abuelo.

Parque de Maienfeld, la ciudad más próxima a la aldea donde vivía Heidi. Escultura realizada por el escultor Hans Wallt-Koller por encargo de la Juventud Suiza de los Grisones. Inaugurada en 1953.

Parque de Maienfeld, la ciudad más próxima a la aldea donde vivía Heidi. Escultura realizada por el escultor Hans Wallt-Koller por encargo de la Juventud Suiza de los Grisones. Inaugurada en 1953. Heidi trepando por una roca. ¡Si visitas Suiza podrás verla!

Por cierto que la Heidi que se acaba de estrenar tiene muy buena crítica y dicen que es muy fiel al texto original. Dejémonos llevar por esos idílicos paisajes, por la sencillez de las pequeñas cosas, ese queso de cabra que elabora el abuelo con sus propias manos, y compartamos con nuestros hijos (nietos o sobrinos) peli, serie, relato y lo que haga falta. Contadnos qué tal está la peli (en Logroño no se ha estrenado todavía), cuál era vuestro personaje favorito, etc. ¿Os imagináis una Heidi ilustrada de nuevo por Innocenti, o Lauren Child? ¿Quién os gustaría que la ilustrara hoy?

Picnic de palabras

Picnic de palabras es un proyecto que nació en Colombia en 2012 y ha sido ya replicado en Argentina, Venezuela, Chile, Estados Unidos y otros países. Un domingo (ha de ser un día de fiesta) por mes dos voluntarios extienden un mantel con libros de LIJ en un parque o paseo durante dos horas. Las familias que pasan por allí se acercan y los padres o madres les leen a sus hijos; o los propios niños leen, etc. y las dos personas voluntarias también les leen si ellos quieren. Chusmeen un poco en su blog para saber más.

La animación a la lectura en el Pechakucha de Salamanca 2016

Estas dos mujeres son Soraya Herráez y Rebeca Martín, juntas en Salamanca tienen una empresa llamada Un punto curioso. Lo mismo cuentan cuentos que realizan actividades de animación a la lectura, teatro de calle, etc. Hace tiempo que las seguimos, vemos sus vídeos y nos encanta su trabajo. ¡Son buenas! El vídeo de arriba recoge su participación en el Pechakucha de Salamanca 2016. Y en el de abajo Soraya nos cuenta un cuento de Eric Carle. Si os gustan tienen su propio canal con un montón de vídeos.

¿Por qué el Servicio de Correos vende libros?

Oficina de Correos en Logroño. 9 agosto 2016

Oficina de Correos en Logroño. Martes, 9 de agosto de 2016. ¡Venden libros!

Esta mañana hemos ido a Correos a recoger un paquete y mientras esperábamos nuestro turno hemos reparado en las estanterías que ven arriba. Nos ha recordado a esos libros que venden en las áreas de servicio de las autopistas. Observando lo que ofrecen nos hemos preguntado dos cosas:

1. ¿Por qué vende libros el Servicio de Correos? 

2. ¿Quién selecciona estos libros?

Pinchen en la imagen y observen en el apartado Infantil. Reclamos de series infantiles. Reivindicamos las librerías como lugar para comprar los libros y las bibliotecas como espacio que nos ofrece lectura gratuita. Comprar por comprar, comprar de forma compulsiva, así porque te lo encuentras ahí mientras esperas, porque el niño se pone pesado, etc. No nos parece propio de un servicio público como la Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos. ¿Quizá alquila el espacio a una empresa? ¿Es legítimo ofrecer en el espacio de un servicio público material completamente ajeno a él? Libros, agendas, puzles. Por favor si alguien puede darnos una explicación quedaríamos muy agradecidas.

¿Cómo se llega a la lectura?

El pasado 3 de agosto en el club de lectura de relato corto El color de la mirada mantuvimos una conversación vía skype con el escritor mexicano Alberto Chimal para hablar de su libro de relatos Los atacantes (Páginas de espuma ). Durante la conversación nos contó que junto a su compañera Raquel Castro Maldonado hacen un programa/chat en Periscope los martes allá en México para fomentar la lectura. Estos programas están disponibles en su canal de Youtube. Hemos visto unos cuantos y nos encantan por la frescura, por la manera en que hablan de la lectura, de los distintos géneros y de su trabajo como escritores. Y recomiendan libros. ¡No se pierdan la anécdota del queso, casi al final del vídeo!