Esteisi y su poni Pimiento

Esteisi es una niña de 6 años muy melodramática y su mejor amigo, Pimiento, un poni de una raza especial: los ponis habladores de las Montañas Planas del Norte.

Las historias tocan temas cotidianos y habituales en los niños: la escuela (la profe se llama Madame Baguette),  el recreo, la familia, los amigos, los piojos, etc. Y lo hace siempre en un tono descarado, fresco y sencillo que te hace soltar la carcajada. En algunas historias sí aparecen otros niños pero no hay padres ni madres y rara vez una autoridad adulta. Eso sí, van muy a menudo a los chinos. Hasta ahora se han publicado cinco cuadernillos de la serie aunque hay previstos muchos más. De pequeño formato,15 x 15 cm. y son reversibles, de tal forma que hay dos aventuras cortas en cada uno. Cada cuadernillo cuesta 4.50 euros. Recuerdan un poco a los cómics de grapa.

Su creador, Juan Feliu (Palma de Mallorca, 1971), reconoce la influencia estética de Ivá, un historietista español muy conocido por sus series, publicadas en las revistas Hermano Lobo y El Jueves, pero Juan Feliu aún es más minimalista. Sus dibujos, en un limpio y sencillo trazo negro y aplicando colores planos solo a muy pocos detalles, destacan por su expresividad y movimiento; grandes narices, ojos saltones, exageración en los gestos. Sabe sacar mucho partido al lenguaje gráfico del cómic de humor y hace que sus historias sean chispeantes. No sabemos si se reirán más madres y padres o sus retoños. A partir de 9 años.

Las aventuras de Esteisi y Pimiento son una muestra de que no hacen falta lujosas ediciones cuando el contenido es bueno. Que en la sencillez suele estar la virtud. Como dice Esteisi, no seáis jipilichis y aprovechad la ocasión. Muy pocas veces se ofrece bueno, bonito y barato. Estamos ultimando nuestra lista de recomendaciones para Navidad y desde luego esta pareja ocupará un lugar destacado.

9 maneras de enseñar a las niñas y los niños a odiar la lectura

Estos días la Asociación La Sal está organizando las II Jornadas del Libro Infantil y Juvenil de Salamanca. El programa está repleto de actividades pero a nosotras nos ha llamado la atención este homenaje a Rodari. Basándose en el irónico texto del autor italiano, 9 maneras de enseñar a los niños y niñas a odiar la lectura, han pedido a nueve profesionales de la LIJ que interpreten esos textos y propongan en un vídeo qué hacer para que las niñas y los niños amen la lectura.

Hemos elegido el primero porque lo protagoniza nuestra querida Sonia Oliveira de Zarándula. Y el segundo porque habla de los tebeos. Más vídeos aquí. Felicidades por esta magnífica iniciativa a todas las personas que integran la asociación La Sal de Salamanca. Besos desde Logroño.

Club de lectura con Sergio del Molino

¿Qué he hecho yo para leer esto?

Sergio del Molino en el centro, a la derecha Mari Cruz Zurbano, coordinadora del club de lectura La casa de Tomasa y a la izquierda Carmen Sáez, coordinadora del club Qué he hecho yo para leer esto. Biblioteca Rafael Azcona. Logroño, 16 de octubre de 2020.

El club de lectura con Sergio del Molino en el marco del Festival de Narrativas Cuéntalo resultó muy concurrido y todo el mundo se mostró encantado de poder hablar de La piel con su autor. Una obra a medio camino entre el ensayo, la novela y el cuento. El hilo conductor es cómo le ha afectado en la vida la psoriasis, pero a partir de ese árbol van surgiendo ramas de lo más variopintas; personajes de la historia que han padecido la enfermedad y sobre los que él inventa relatos. Y aunque parezca mentira consigue salpimentarlo todo con humor. Y es que…

Ver la entrada original 75 palabras más

Cuéntalo ocurre en Logroño

El Festival de Narrativas Cuéntalo está presente en toda la ciudad. Paseo del Espolón en Logroño.

Estamos muy contentas porque vamos a participar en un encuentro con el escritor zaragozano Sergio del Molino junto al club de lectura de la Universidad de La Rioja. Podremos plantearle cualquier cuestión sobre su último libro: La piel. Del Molino se desplazará físicamente a Logroño donde también impartirá un taller de escritura. Nos hemos apuntado varias Tomasas porque para aprender a leer mejor nada más recomendable que conocer los entresijos de la escritura.

Y todo gracias al Festival de Narrativas Cuéntalo que empieza este jueves 12 de noviembre y se extiende hasta el sábado 21 . El tema elegido para esta IV edición es la muerte en sus múltiples vertientes. Tenemos un recuerdo muy especial de la edición del año pasado y, aunque en esta ocasión muchas de las conversaciones serán virtuales, estamos deseando descubrir autores, obras y nuevas propuestas artísticas. Y es que también habrá cine documental, podcast, teatro, exposiciones, etc.

El Ayuntamiento de Logroño ha apostado por mantener el festival aunque reduciendo los aforos y optando por los encuentros virtuales con escritoras como Marta Sanz, Susana Martín Gijón, Lucía Baskaran, etc. Y entre los escritores citaremos a Héctor Abad Faciolince y Miguel Ángel Hernández. Y nos gusta mucho que se consolide la participación de los distintos clubes de lectura. Os contaremos lo que suceda, porque Cuéntalo ocurre en Logroño y es un lujo de festival. ¡Logroño, ciudad lectora!

Génie la loca ¡No te pegues a mis faldas!

Castaños en el parque del Carmen de Logroño. La naturaleza sirve como refugio a la niña que narra en la novela de Inés Cagnati, Genie la loca. Logroño, 7 de noviembre de 2020.

Las calles de Logroño amanecieron mojadas la mañana del sábado tras la lluvia caída durante la noche, pero no hacía frío. Nos juntamos 15 personas en el Ateneo riojano para hablar de una novela desoladora pero bellamente contada: Génie la loca. Empezamos contextualizando a Inés Cagnati, la autora, para luego dar paso a las distintas opiniones.

Descendiente de una familia de inmigrantes italianos agricultores, creció en en la región de Aquitania, al sur de Francia. Sus padres llegaron allí con otros 80.000 italianos, la mayoría analfabetos, sin saber francés, y empezaron a cultivar las tierras pantanosas abandonadas por los franceses que o bien habían muerto en la Primera Guerra Mundial o habían emigrado a la ciudad. En un ambiente hostil, agresivo, en la escuela los hijos e hijas de estos inmigrantes no fueron bien recibidos. No tanto por su origen como por la pobreza que arrastraban. La sociedad francesa perdonaba la violencia contra los italianos y les culpaba si eran agredidas sexualmente. Sin contar con el machismo reinante dentro de su propia comunidad. En este contexto se entiende mejor una novela de apenas 190 páginas que refleja esta situación.

Este entorno rural tuvo una gran influencia en las obras de Inés Cagnati. En todas, la narradora es una niña y, en todas palpita el deseo de huir de los ambientes opresivos y la pobreza. Ella lo consiguió, después de estudiar, trabajó toda su vida como profesora de francés, aunque nunca se sintió integrada, nunca se sintió francesa; y eso que sus libros fueron premiados muy pronto. Por Génie la loca recibió en 1977 el premio Deux Magots.

En Génie la loca cuenta la historia de una niña que siempre está esperando a su madre, que trabaja de sol a sol y llega a casa extenuada. Es la historia de amor de una hija hacia una madre incapaz de abrazarla porque todo le ha sido arrebatado.

Técnicamente superpone tiempos narrativos, utiliza un lenguaje formular, repetitivo, frases que te van golpeando y consiguen crear una atmósfera densa que te atrapa: Nunca he tenido nada / ¡No te pegues a mis faldas! 

Pero, sobre todo, en lo que nos parece una maestra es en el empleo de la elipsis. Cagnati calla más que dice, se contiene, da a entender cosas que tú como lector has de completar. Capítulos cortos que requieren un ritmo de lectura lento, porque nada sobra, cada palabra cuenta. Una novela de denuncia social, una novela feminista. Y también una novela rural en la que la naturaleza es liberadora y, sin embargo, la gente resulta ser siempre una amenaza.

Integrantes del club de lectura Todo el mundo va. Con mascarilla, distancia de seguridad, ventilación constante y gel. Con todas las medidas en el  Ateneo riojano. Sábado 7 de noviembre.

No me ha gustado, creo que la he leído muy rápido y no le he pillado el ritmo ni la atmósfera, ni nada. / No me gusta eso de que vaya y vuelva en el tiempo. / Si no llega a ser porque la propone el club de lectura yo esta no la leo ni loca. / Ahora que estamos aquí hablando me siento bien por haberla leído pero siempre leemos novelas tristes.

A mí me ha llevado a muchas historias de vida que he oído contar a mi abuela, a mi madre. Injusticias cometidas por el rico del pueblo o el médico, lo que hace el médico de la novela es flagrante. Y me ha recordado la vida en mi pueblo de niña, las faenas agrícolas, el cuidado de los animales, la matanza, etc. 

Yo lo que he visto es mucha resignación, la resignación de la mujer, la impotencia. En un ambiente que no te deja muchas salidas, solo tratas de sobrevivir. Y que en esa situación encuentre alivio en la naturaleza (las viñas, los castaños de indias, los sauces) me conmueve. 

Me parece una historia de denuncia, una historia feminista, una madre que a pesar de no poder dar amor lucha para que su hija estudie, para que sea libre. Y también critica las clases sociales, la pobreza, la codicia del rico que engaña al pobre. Trabaja haciendo tareas domésticas y agrícolas a cambio de una vaca y resulta que le dan una vaca ciega. 

Una historia muy, muy triste; sin embargo, dentro de tanta desgracia hay belleza: las estaciones que pasan, el nacimiento de los terneros, el abuelo que con ternura reparte nueces y manzanas. Una novela que me ha recordado a la Mary de El color de la leche. De esas novelas que no se olvidan.

Y antes de despedirnos hablamos del Festival de Narrativas Cuéntalo que se desarrollará del 12 al 21 de noviembre y llenará Logroño de literatura. Ya os iremos contando.