Picnic de palabras

Picnic de palabras es un proyecto que nació en Colombia en 2012 y ha sido ya replicado en Argentina, Venezuela, Chile, Estados Unidos y otros países. Un domingo (ha de ser un día de fiesta) por mes dos voluntarios extienden un mantel con libros de LIJ en un parque o paseo durante dos horas. Las familias que pasan por allí se acercan y los padres o madres les leen a sus hijos; o los propios niños leen, etc. y las dos personas voluntarias también les leen si ellos quieren. Chusmeen un poco en su blog para saber más.

La animación a la lectura en el Pechakucha de Salamanca 2016

Estas dos mujeres son Soraya Herráez y Rebeca Martín, juntas en Salamanca tienen una empresa llamada Un punto curioso. Lo mismo cuentan cuentos que realizan actividades de animación a la lectura, teatro de calle, etc. Hace tiempo que las seguimos, vemos sus vídeos y nos encanta su trabajo. ¡Son buenas! El vídeo de arriba recoge su participación en el Pechakucha de Salamanca 2016. Y en el de abajo Soraya nos cuenta un cuento de Eric Carle. Si os gustan tienen su propio canal con un montón de vídeos.

¿Por qué el Servicio de Correos vende libros?

Oficina de Correos en Logroño. 9 agosto 2016

Oficina de Correos en Logroño. Martes, 9 de agosto de 2016. ¡Venden libros!

Esta mañana hemos ido a Correos a recoger un paquete y mientras esperábamos nuestro turno hemos reparado en las estanterías que ven arriba. Nos ha recordado a esos libros que venden en las áreas de servicio de las autopistas. Observando lo que ofrecen nos hemos preguntado dos cosas:

1. ¿Por qué vende libros el Servicio de Correos? 

2. ¿Quién selecciona estos libros?

Pinchen en la imagen y observen en el apartado Infantil. Reclamos de series infantiles. Reivindicamos las librerías como lugar para comprar los libros y las bibliotecas como espacio que nos ofrece lectura gratuita. Comprar por comprar, comprar de forma compulsiva, así porque te lo encuentras ahí mientras esperas, porque el niño se pone pesado, etc. No nos parece propio de un servicio público como la Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos. ¿Quizá alquila el espacio a una empresa? ¿Es legítimo ofrecer en el espacio de un servicio público material completamente ajeno a él? Libros, agendas, puzles. Por favor si alguien puede darnos una explicación quedaríamos muy agradecidas.

¿Cómo se llega a la lectura?

El pasado 3 de agosto en el club de lectura de relato corto El color de la mirada mantuvimos una conversación vía skype con el escritor mexicano Alberto Chimal para hablar de su libro de relatos Los atacantes (Páginas de espuma ). Durante la conversación nos contó que junto a su compañera Raquel Castro Maldonado hacen un programa/chat en Periscope los martes allá en México para fomentar la lectura. Estos programas están disponibles en su canal de Youtube. Hemos visto unos cuantos y nos encantan por la frescura, por la manera en que hablan de la lectura, de los distintos géneros y de su trabajo como escritores. Y recomiendan libros. ¡No se pierdan la anécdota del queso, casi al final del vídeo!

¿Por qué es bueno leer en verano?

Llevo todo el verano leyendo. ¡Estoy agotado!

Llevo todo el verano leyendo libros de aventuras. ¡Estoy agotado! Voy a echar una siestecita.

Hemos leído en la revista Muy Interesante esta noticia firmada por Elena Sanz que nos ha gustado mucho y por eso la reproducimos aquí.

¿Por qué es bueno leer en verano? Leer en verano es muy beneficioso, especialmente durante la infancia. Así lo ha demostrado Richard Allingont y sus colegas de la Universidad de Tennessee (EE UU), que aseguran que si dejamos de leer libros durante las vacaciones parte de las habilidades de lectura se pierden, lo que en los estudiantes supondría un retroceso de dos o tres meses en la capacidad lectora y el manejo del lenguaje. Por el contrario, los niños que leen pueden “ganar un mes de destreza en la lectura” cada verano. Esto supone que cada año se produce una diferencia entre ambos grupos de hasta tres o cuatro meses. Y, por lo tanto, que “cada dos o tres años que pasamos durante la infancia sin lecturas veraniegas implican perder al menos un año de aprendizaje”, concluye Allington en la revista Reading Psychology.

Por otro lado, un estudio similar realizado por expertos de la Universidad Johns Hopkins sugiere que los efectos acumulativos de no leer en la infancia se notan incluso durante la secundaria y en la universidad. Y que quienes leyeron de forma constante siendo niños están mejor preparados también cuando llega el momento de incorporarse al mundo laboral.