La Rosaleda, un kiosco en el que pasan muchas cosas

IMG_20210703_201348

Kiosco de La Rosaleda en Logroño convertido en Punto de lectura de la Biblioteca Rafael Azcona.

Hace apenas tres meses, en la plaza del Espolón de Logroño, en pleno centro, el Ayuntamiento de Logroño ha estrenado un punto de lectura coordinado por la Biblioteca Rafael Azcona. Desde 1989 y hasta 2016, La Rosaleda fue un kiosco cafetería con una amplia terraza a la que acudían la flor y nata de la sociedad riojana. Allí se iba a tomar un refresco, una caña y a ver trajinar a la gente. Es lugar de paso hacia el casco antiguo, la Plaza de Abastos, el teatro Bretón, etc.

IMG_20210703_201723

El interior de La Rosaleda es funcional y flexible para poder realizar actividades diversas. Dispone de aire acondicionado y calefacción por lo que está previsto que se use todo el año.

La propiedad del recinto acristalado es del Ayuntamiento de Logroño. El caso es que con los años quedó en desuso y estuvo cerrado. Y ahora en 2021 el Ayuntamiento ha decidido abrirlo como punto de lectura. En la terraza colocan mesas y sillas y puedes acudir a leer la prensa diaria al aire libre o dentro del recinto. Incluso puede pedirse un parchís y jugar allí con tus amistades. Hasta se permite llevar tu propia bebida de casa, tu botellita de agua, etc. El horario de verano es de 11 a 14 horas y de 19 a 22 horas todos los días de la semana, sí también sábados y domingos.

IMG_20210703_201651

Para llevarte los libros en préstamo tienes que tener el carné de la Red de Bibliotecas de La Rioja que se expide en el  propio kiosco. Tienen álbum ilustrado, cómic y libro informativo.

Pero no queda ahí la cosa, como punto de lectura ofrece un pequeño fondo para niñas y niños, recien estrenado, de álbumes ilustrados, cómic y libro informativo. Hacen también presentaciones de libros y talleres. El espacio puede reservarse (Véase formulario online) para actividades que tengan que ver con sus fines. Nosotras por ejemplo lo reservamos el pasado 25 de junio como asociación para una de nuestras reuniones. Y dispusieron mesas y sillas en el exterior. Una opción estupenda en estos tiempos de covid. Da gusto pasar por allí y ver cómo distintas generaciones comparten un espacio público alrededor de la cultura. ¡Bravo!

IMG_20210703_201641

6 criterios para elegir lotes de libros para clubes de lectura infantiles

Libros que nos han funcionado bien en nuestros clubes de lectura. El de Dime de Aidan Chambers es muy útil para mediadores, para aprender a dirigir la conversación en las sesiones.

Recibimos muchas consultas sobre los clubes de lectura para niñas y niños que llevamos años organizando. Que si cómo seleccionamos los libros, cómo estar seguras de que un título va a a funcionar, etc. Os dejamos aquí un pequeño resumen de lo que la experiencia nos ha ido enseñando. ¡Ojalá os sirvan!


  1. Buenos libros: partir de grandes clásicos que nos servirán año tras año. Niñas y niños cambian pero los lotes permanecen. No dejarse llevar por los libros de moda. Un club de lectura ha de aportar algo más que libros que el niño puede leer solo, sin mediación. Por ejemplo Ningún beso para mamá de Tomi Ungerer. Dice la especialista Joëlle Turin que tenemos la responsabilidad de ofrecerles libros de calidad, que los respeten, que eviten explicarles todo literalmente, con dibujos simplones y mensajes positivos explícitos. Las historias que tienen algo de inquietante, no dicho, son especialmente valiosas.

  2. Libros que provoquen diálogo. No todos los buenos libros son útiles en un club de lectura. Hay libros estupendos para leer en soledad, disfrutar, reflexionar, pero sin conflicto que genere diferentes opiniones. Silvestre y la piedra mágica de William Steig plantea un conflicto desde sus primeras páginas y propone a niñas y niños reflexionar sobre los deseos, la ausencia, los afectos, etc.

  3. Mezclar géneros, no solo los álbumes o las novelas sirven para un club de lectura.También los libros informativos, los cómics, dan mucho juego. La cena con la reina, es un cómic soberbio gráficamente y con un tema que no suele abordarse con los niños: las normas de comportamiento en la mesa, los buenos modales, etc. Mi mamá está en América y ha conocido a Buffalo Bill suscita temas de conversación como la muerte, las relaciones familiares, etc. Preguntas como ¿la escuela de tus abuelos era como la tuya ahora? ¿Qué le pasa al padre? ¿Por qué no le dicen la verdad al niño? ¿Qué significa ser el jefe de una empresa?

  4. Varias edades. Es importante seleccionar obras que sirvan para varios tramos de edad. Algunos podemos aprovecharlos con niñas y niños, con adolescentes y con adultos. Por ejemplo el de Arturo y Clementina, para hablar de autoestima, feminismo, etc.

  5. Libros cortos, que puedan abarcarse en una sesión.Y releerse si es necesario en la propia sesión. Por ello los álbumes son estupendos. El álbum ¡Yo primero! tiene muy poco texto pero mucha miga. Propone el tema del egoísmo. Pero no por ello hemos de olvidar libros más largos. Por ejemplo las aventuras de El pequeño Nicolás son estupendas ya que son capítulos cortos y autoconclusivos. Si tenemos mucho interés en una novela larga, optemos por abordar solo un capítulo. El resto de la obra pueden leerla ellos libremente en otro momento. Ana la de Tejas verdes, es una obra en varios volúmenes. Puede leerse un capítulo y el resto leerlos los alumnos en verano, etc. Aidan Chambers considera que un libro largo favorece la conversación entre los niños fuera de los tiempos reglados (el recreo, los pasillos, etc.)

  6. Humor. Tendemos a elegir obras más bien tristes. Y es que es muy difícil dar con libros con chicha y además divertidos. Voy a portarme muy bien, Pippi Calzaslargas, El pequeño Nicolás, son valores seguros con mucho humor.

 Nos parece importante sistematizar este tema porque no basta con tener buena voluntad (hay muchos clubes de lectura conducidos por voluntarios), hay que tratar de formarse e informarse. Y en nuestra opinión es responsabilidad de las bibliotecas organizar sesiones formativas para el personal voluntario. Seguro que lo reciben como un premio. Si se os ocurre algún otro criterio o no compartís alguno de estos escribidnos por favor.
Os dejamos con una conferencia de la mencionada Joëlle Turin, autora del libro de la imagen de arriba Ces livres qui font grandir les enfants.

Cuentos de ratones

Álbumes ilustrados protagonizados por ratones o con mucho papel en la trama.

Este caluroso mes de agosto os animamos a leer cuentos protagonizados por ratones. Hemos seleccionado más de treinta, para todas las edades y de todos los géneros, incluso cómic. Os recomendamos los de Anita y Pepe (imagen de abajo) para niñas y niños entre 9 y 12 años. Y para adolescentes y adultos Maus, el primer cómic ganador de un premio Pulitzer y que se ha convertido ya en un clásico.

Imprime nuestro listado y revisa el catálogo de la biblioteca que tengas a mano y a por ellos. Si descubrís alguno nuevo o que os parece fundamental y, nosotras no lo hemos incluido, escribidnos. La lista nos parece también muy útil para bibliotecas escolares y municipales, para preparar una sencilla exposición ratonil. Seguro que muchos ya figuran en vuestros catálogos. 35cuentosderatones.

Novelas infantiles y cómics protagonizados por ratones. En la lista de arriba tienes las edades aconsejadas. Acude a la biblioteca con el listado y a leer a la fresca a tus chiquillos.

Libros chiquitos, bajitos

Libros chiquitos, bajitos que nos gustan especialmente. Para niñas y niños de 2 a 6 años.

En la pasada sesión del club de lectura Manzanitas, Carmen, una niña de 6 años se acercó y nos  dijo con mucho sigilo: a mí me gustan los libros chiquitos, bajitos, así pequeños. De modo que llevadas por esa idea de clasificación tan especial nos hemos puesto a recopilar los que más nos gustan y hemos hecho esta foto por si hay más niñas y niños por ahí a los que les gustan los libros así chiquitos, bajitos. ¡Cuanto aprendemos con estos chiquillos! ¡Buscadlos en la biblioteca!

La escritora Elena Fortún

Desde 2016 la Biblioteca Pública de Retiro en Madrid (C/ Doctor Esquerdo, 189) se llama Biblioteca Elena Fortún en homenaje a la escritora madrileña.

Elena Fortún era una mujer alegre, con mucho humor, con retranca, tenía muchas amigas y les pedía que le contaran anécdotas que luego recogía en la serie de Celia y su mundo de la que llegó a escribir 20 títulos. Tuvo tanto éxito que su personaje se comió a la propia autora, la gente leía Celia pero nada se sabía de la propia Elena Fortún. Cuando empezó a escribir no tenía una gran formación académica pero ya de adulta estudió para hacerse bibliotecaria y eso le permitió luego sobrevivir en su exilio en Argentina. Características que definen la escritura de Elena Fortún:

  • Sus novelas se dividen en capítulos cortos, siempre ágiles.
  • Diálogos espontáneos, muy vivos, chispeantes, copiados del habla popular. Nunca usa un lenguaje impostado o artificial, no recurre a clichés.
  • Cuenta mucho con muy poco, partiendo de una pequeña anécdota refleja una realidad social fundamental.
  • Observadora aguda de las relaciones sociales y familiares.
  • Los personajes masculinos son siempre débiles, los femeninos fuertes, afrontan mejor la realidad.
  • La mayoría de sus personajes están inspirados por personas reales, personas de su entorno. Vampiriza la realidad.
  • Su escritura es siempre autobiográfica.

En este vídeo la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, reivindica la lectura de Celia en la revolución, y dice muchas de las cosas que comentamos el sábado en el club de lectura. Dura apenas 5 minutos y da gusto escucharla.