Candidatos 2020 (12)

12. El verano en que mi madre tuvo los ojos verdes

Tatiana Tîbuleac (Moldavia, 1978)

Impedimenta, 2019 (16-99) (247 páginas)

Categoría: Novela de iniciación. Relaciones maternofiliales.

Premio Nacional de Cultura 2019 en Moldavia por «el especial valor estético de su obra literaria, así como la promoción de la imagen de la República de Moldavia a nivel europeo.» Lee aquí el primer capítulo en PDF

Esta es la primera novela que se traduce al español de la escritora moldava Tatiana Tîbuleac. Tiene un estilo crudo, descarnado (la han comparado con la Agota Kristoff de Klaus y Lucas) que te atrapa desde la primera página: Aquella mañana en que la odiaba más que nunca, mi madre cumplió treinta y nueve años.

El narrador es el personaje principal, Aleksy, un hombre que va rememorando lo que ha sido su vida desde la infancia hasta el momento actual en el que ya es adulto. Va saltando así en el tiempo con un estilo ágil, poético y siempre cargado de emoción. Me encanta cómo te manipula como lector, cómo te trae y te lleva a su merced, te va haciendo cambiar de opinión.

Recomiendo leerla en blanco, sin saber nada del argumento, ni siquiera la contraportada del libro, demasiado explícita, dejarse sorprender. Destacaría la voz del Aleksy adolescente, una voz que te llega fresca y nítida. La leí en tres tardes pero sigo metida en la novela desde entonces, como si Aleksy fuera alguien cercano. Es una novela que dará mucho que hablar, que está ya corriendo de boca en boca, de tuit en tuit. La mejor novela que he leído este año y he leído bastantes.

Comentario Carmen Sáez (22-08-2019)


11. Zlateh, la cabra y otras historias

Isaac Bashevis Singer (Polonia, 1902-1991)

Ilustraciones en blanco y negro de Maurice Sendak

Kalandraka, 2019 (1ª edición 1966)

90 páginas (9 a 99 años)

Contiene: El paraíso del necio; El cuento de la abuela; Nieve en Chelm; Los pies enredados y el novio lerdo; El primer Shlemiel; La trampa del diablo; Zlateh, la cabra.

Categoría: Relato corto; Rescatando un clásico; Recopilación de cuentos; Cuentos literarios.

Premios: Newbery Honor Book 1967

El Premio Nobel de Literatura de 1978, Isaac Bashevis Singer, nos relata siete historias, todas ambientadas en la imaginaria aldea de Chelm. Chelm es un pueblo de tontos. Los tontos más famosos, los más viejos y los más tontos de remate son los siete ancianos. Pero hay más personajes: un novio tonto e irresponsable, cuatro hermanas que duermen en la misma cama y se despiertan incapaces de saber de quién son los pies, un joven que se imagina muerto, etc. También aparecen demonios, schlemiels y algún héroe. Hay brujas y noches tormentosas, hay coqueteos con la muerte, animales generosos y tarros de confitura en los armarios.

Las historias transcurren alrededor de la fiesta de Hanukkah, que se celebra en diciembre. Es el mundo que el autor conoció de niño y están basados en antiguos cuentos populares judíos con elementos mágicos y surrealistas. Escritos originalmente en yiddish y publicados por primera vez en 1966. De carácter moralizante pero muy ingeniosas y divertidas que nos sumergen en otro tiempo y en otra cultura, llenas de humor y de personajes estrafalarios y fantásticos. Singer es un maestro del cuento, con el mismo talento para niños que para adultos. Con una escritura impecable y asequible a todo el mundo.

Chelm era un pueblo de necios, necios jóvenes y necios viejos. Una noche, alguien observó que la luna se reflejaba en un barril de agua. La gente de Chelm se imaginó que la luna había caído en él y sellaron el barril, de forma que no pudiese escapar. Cuando, a la mañana siguiente, abrieron el barril y la luna no estaba en él, los del pueblo decidieron que la habían robado.

Como broche perfecto a los cuentos de Singer, las ilustraciones de nuestro querido Maurice Sendak. Al igual que Singer, Sendak vivió siempre muy afectado por la pérdida de su extensa familia en el Holocausto. Recurrió a la ayuda de sus padres para ilustrar estos relatos. Le facilitaron un álbum con fotos de sus antepasados y se inspiró en este material gráfico para crear a los personajes. El resultado son 17 ilustraciones a plumilla en blanco y negro que ambientan a las mil maravillas los relatos. Cuando hizo estas ilustraciones escribió:

No recuerdo un momento en que no haya sido perseguido por fantasmas del viejo país. Estoy agradecido a Isaac Bashevis Singer por escribir estos siete cuentos. Recrea el mundo perdido que tantas veces he intentado imaginar; a través de ellos he tenido la conmovedora experiencia de dar vida a uno de mis queridos fantasmas. Estas imágenes son para ellos.

La edición de Kalandraka es similar a la edición inglesa, Harper and Row, de auténtico coleccionista. Un libro para disfrutar toda la familia y ¡qué delicia leerlo en voz alta!  Nuestro cuento favorito es El paraíso del necio y ¿el tuyo?

Comentario de Mari Cruz Zurbano (30-07-2019)


10El primer caso

Ulf Nilsson (Suecia, 1948)

Harperkids, 2018; 95 páginas (6-10 años)

Categoría: Primeras novelas.

Descubrimos esta obra en Pizpirigaña, gracias a Juana Sánchez.

Ulf Nilsson es uno de los escritores de libros infantiles más importantes de SueciaEsta novelita (95 páginas divididas en 12 capítulos) que os presentamos, El primer caso, es la primera que se ha traducido al español de las cuatro ya publicadas en Suecia.

Protagonizada por el inspector Gordon, un detective experimentado pero ya un poco mayor. Él preferiría que no se cometiese ningún delito, así tendría más tiempo para sus ocupaciones favoritas: tomar el té y comer magdalenas al calor de la chimenea. Sus mayores aspiraciones son que ocurra lo menos posible, porque como él dice: en el mejor de los mundos nada sucede. No hay ladrones ni prisiones. Pero se produce un robo y Gordon necesita un ayudante y aparece entonces una ratoncita, Mimi, joven e inesperta pero lista y llena de entusiasmoEl relato es inocente pero no estúpido, recuerda por momentos a Sapo y Sepo, tiene su trasfondo filosófico: Si uno no tiene nombre, no es nadie. Si uno no tiene nombre, entonces es como si no existiera. (Página 25)

También tiene su puntito de humor y el aliciente de averiguar quién es el ladrón te lleva al final casi sin sentir. Con los ingredientes típicos de las historias policíacas: interrogatorio, comisaría, inspector, etc.

La edición es muy manejable, tamaño ni grande ni pequeño (como el cómic de Ariol en esta misma editorial que tanto nos gusta). Las ilustraciones son de Gitte Spee (Holanda, 1950) también muy conocida y con un montón de obra publicada: elegantes, sutiles, de trazo ágil y colores suaves; endulzan la historia sin empalagar. Expresan de maravilla el estado de ánimo de los personajes.

Nos alegra tener obras de este tipo en un mercado invadido por el álbum ilustrado en el que es tan difícil encontrar buenos relatos. ¡Ojalá se traduzcan el resto de los casos! Y estamos deseando llevarla a nuestros clubes de lectura con niñas y niños. Estamos seguras de que va a arrasar. Y añadir también que se ha llevado al cine con el título de Gordon and Paddy. Se presentó en la Berlinae en 2018.

Comentario de Mari Cruz Zurbano (02-07-2019)


9. Tío Lobo

Xosé Ballesteros (Adaptador; Il. Roger Olmos

Kalandraka, 2019 (4 a 8 años)

Categoría: Álbum ilustrado; Cuento tradicional

Xosé Ballesteros, uno de fundadores de la editorial Kalandraka, ha adaptado Tío Lobo, un cuento tradicional italiano que se sale de lo habitual porque su final no es de y fueron felices y comieron perdices. Precisamente el final es uno de los grandes logros del cuento. La protagonista es Carmela, una niña golosa y mentirosa, y eso tiene sus consecuencias. Es un cuento de advertencia pero ágil y divertido, con acumulaciones y repeticiones propias de los cuentos orales.

La editorial Kalandraka editó este cuento por primera vez en el año 2000, ilustrado por Roger Olmos. Y, cosa curiosa, ahora lo han vuelto a editar con el mismo texto y Roger Olmos ha realizado nuevas ilustraciones bastante diferentes. A mejor, más acertadas y mucho más sugerentes.

Las ilustraciones de Roger Olmos son luminosas y muy elegantes; innovadoras y llenas de fuerza. Sus personajes están a caballo entre lo dulce e inquietante, entre lo gracioso y lo siniestro. No solo los personajes están muy trabajados, los fondos también son muy importantes. Están pintados al óleo con pequeños toques digitales solo en los contrastes y brillos.

Roger Olmos se sale de lo convencional, sus ilustraciones se aprecian bien después de varias lecturas porque están llenas de detalles con mucho sentido. Nada está puesto al azar.

Tío Lobo es un cuento ideal para leerlo en voz alta, para hacer una lectura dramatizada que le saque el jugo a todo el misterio y la emoción que tiene el texto; y también para que pequeños y mayores disfruten de unas ilustraciones diferentes alejadas de lo más trillado. Toda una obra pictórica en un cuento infantil.

Comentario de Mari Cruz Zurbano (12-06-2019)


8. El pirata valiente

  Ricardo Alcántara & Gusti

Kalandraka, 2019  (3 a 6 años)

Categoría: Álbum ilustrado cartoné; Poesía; Reedición de un clásico.

Ricardo Alcántara y Gusti, un tándem que ha publicado un montón de libros infantiles, crearon El pirata valiente hace 30 años y lo recuperan ahora con la editorial Kalandraka y en un nuevo formato: mayor tamaño del libro, papel cartoné y texto en letras mayúsculas.

El pirata valiente es la historia del pirata Juanito, al que todos temen. Un pirata al uso: parche en el ojo, catalejo y loro al hombro.

EL PIRATA JUANITO ES TAN VELOZ

QUE NADIE SE ATREVE A LEVANTARLE LA VOZ.

CUANDO ÉL SE HACE A LA MAR,

LOS OTROS PIRATAS EMPIEZAN A TEMBLAR.

No seguimos contando porque la historia tiene sorpresa. Escrito en pareados, la rima aporta al texto musicalidad, humor y se presta mucho a teatralizarlo. Alcántara ha conseguido crear una magia especial con muy pocas palabras.

Las ilustraciones de Gusti nos muestran un pirata gracioso, nada intimidante y siempre sonriente. El trazo ágil e inseguro, tan característico de Gusti, perfila objetos y personajes, con colores que desbordan las siluetas, ayudándose de líneas cinéticas que dan vida, movimiento, y énfasis a la historia. Escenarios esquemáticos con mucho fondo blanco. Un álbum con el que siempre se acierta, que con los años volverá a cambiar de formato, pero el texto y las imágenes seguirán jóvenes y frescas. Os dejamos con esta hermosa adaptación teatral.

Comentario de Mari Cruz Zurbano (18-05-2019)


7. El camino de la montaña

Marianne Dubuc. Juventud, 2019 (4-8)

Categoría: Álbum ilustrado.

Este álbum me ha emocionado. Quizá, porque también subí montañas con mis padres, mis hijos, y seguiré haciéndolo mientras, como la señora Tejón, tenga fuerzas. No voy todos los domingos a la misma montaña pero también tengo mis sitios preferidos para disfrutar de vistas maravillosas. Véase aquí comentario completo.

Comentario de Mari Cruz Zurbano (12-05-2019)


6. Padre e hijo

E.O. Plauen

Pepitas de calabaza, 2019 (9 a 99 años)

Categoría: Cómic; Tiras cómicas. Cómic en blanco y negro. Rescatando un clásico. Sin palabras.

La editorial Pepitas de calabaza acaba de publicar una nueva edición de Padre e hijo, así que estamos todos de enhorabuena. Los que ya conocemos las tiras cómicas, las hemos leído en un librito pequeñísimo donde una sola tira ocupa hasta tres páginas y las viñetas están “embuchadas”. En esta nueva edición podemos disfrutar de las tiras completas en su tamaño y formato original, con generosos márgenes que dejan respirar a las viñetas. Los que aún no conozcáis Padre e hijo ¡es el momento!

La serie cómica alemana más exitosa de los años 30 nació por necesidad. Formaban un pequeño oasis de humanismo casi despreocupado (Friedrich Luft). Su autor, Erich Ohser (Alemania, 1903) las firmaba con el seudónimo de E.O. Plauen para burlar la censura del régimen nazi y su nivel de popularidad llegó al uso de sus dibujos en la propaganda de Hitler. En 1944 es arrestado tras la denuncia de un vecino. Plauen se ahorcó en su celda un día antes de celebrarse el juicio.

Un amigo describió a Plauen como: alto, de pelo oscuro, desmañado y de una alegría desbordante, y eso es lo que transmite Padre e hijo, una alegría desbordante.

Estas tiras cómicas mudas nos cuentan la relación de un padre y su hijo, con humor crítico, agudo e ingenioso. Un padre juguetón e insensato. Un padre y un hijo que se quieren, que se toman el pelo el uno al otro y que inventan juntos juegos y travesuras. Pequeñas y encantadoras historias de humor blanco, inocente, llenas de ternura. Un emotivo reflejo de la atención y el cuidado paternal.

Plauen bocetaba a lápiz y luego dibujaba con tinta china. Dibujos de pequeño tamaño y trazo sencillo. Las críticas negativas de la época decían que la sencillez de los dibujos era casi pueril, a lo que Plauen contestó: Los dibujos tanto de niños como de adultos, que expresan gráficamente una urgencia, una alegría o una sensación física de manera primitiva, ya sea sobre un pedazo de papel o sobre una pared, tienen a menudo mayor fuerza expresiva cuando son todo menos artísticamente académicos en el estilo tradicional. El artista siempre pierde algo cuando persigue las formas naturalistas. […] No hay que dejarse confundir por el virtuosismo de los artistas, que en muchos casos es espantosamente hueco.

En las historietas hay azotes en el culo, cientos de gamberradas y en ocasiones se llega a las manos; pero no os dejéis llevar por lo políticamente correcto y disfrutad de esta maravilla. Me resulta muy difícil elegir una tira pero destacaré como una de mis preferidas, Retoque fotográfico. ¡Pura creatividad!

Comentario de Mari Cruz Zurbano (08-05-2019)


5. Mi primer libro de arte. El sueño

 Shana Gozansky

Phaidon, 2019 (2 a 8 años)

Categoría: Libro informativo. Arte.

Shana Gozansky (Estados Unidos) es una asidua a todo tipo de museos. Las artes plásticas y el teatro son sus pasiones y ha editado, de momento, Mi primer libro de arte. El amor y este segundo que os presentamos ahora dedicado al sueño. Su intención es acercar a los más pequeños el mundo del arte.

Mi primer libro de arte. El sueño es un libro de tamaño medio, editado en cartoné y con muy buenas reproducciones. Contiene 35 obras de arte (pintura y escultura) de todos los estilos: impresionismo, surrealismo, arte pop, etc. Desde el siglo XVIII a nuestros días. Ilustran el sueño en todos sus aspectos: la siesta, el atardecer, la noche oscura, el despertar… Todas las imágenes están acompañadas de un texto corto que se asocia con la obra.

Algunas las conocéis todos y es muy probable que otras nunca las hayáis visto. Al final del libro hay un poco de información de cada obra, no necesariamente para el niño pero sí para el adulto. Nunca es demasiado temprano para introducir a los más pequeños en el mundo del arte, siempre y cuando se presente de forma divertida y breve.

Este libro es una interpretación muy personal de la autora. Nosotros, junto con los niños, podemos hacer nuestras propias interpretaciones. La pintura o la escultura no nos producen las mismas sensaciones a todos. Pueden emocionar o producir rechazo dependiendo de quien las mire. Un viaje visual entorno al sueño muy interesante. Nuestra preferida es esta instalación de osos de Paola Pivi. ¿Cuál es la tuya?

Comentario de Mari Cruz Zurbano (07-05-2019)

Paola Pivi (Milán, 1971) es una artista multimedia italiana. Osos se llama esta instalación.


4. Duelo al sol

 Manuel Marsol (Madrid, 1984)

Fulgencio Pimentel, 2019 (8 a 99 años)

Categoría: Álbum ilustrado.

Premios: Sorciere Fiction 2019 (Asociación de Librerías Sorcieres (ASLJ) y Carrément (Asociación de Bibliotecarios de Francia (ABF) .

Después del éxito obtenido, con una presencia relevante en la Feria de Bolonia desde hace años y un montón de premios, con los álbumes El tiempo del gigante y Yôkai coescritos con Carmen Chica, se acaba de publicar el último trabajo de Manuel Marsol esta vez en solitario. Duelo al sol también está teniendo premios y unas críticas estupendas. Desde que Manuel Marsol dejó la publicidad para dedicarse de lleno a la ilustración y los álbumes su carrera es meteórica. Y es que su trabajo es diferente, aporta algo nuevo.

El autor tiene una pasión especial por el Lejano Oeste y ahí es donde transcurre Duelo al sol. Nos presenta la historia como si fuera una película de western en Technicolor, incluso cierra el libro con el clásico The End y los créditos. Los protagonistas son un indio y un vaquero, pero es un western atípico porque no hay disparos ni cabalgadas a caballo. Por el contrario, es una historia llena de ternura y humor.

Las ilustraciones de Manuel Marsol tienen una voz propia, fuera de tendencias, muy originales. Los intensos colores que utiliza forman parte de su expresión y de su manera de narrar, muy importantes en la comunicación visual y creación de atmósferas, dándole menos importancia a las siluetas. Su dibujo está lleno de espontaneidad y frescura.

El álbum tiene muy poco texto, apenas unas pocas frases, sin embargo, son muy importantes. El peso de la historia cae en la ilustración pero al álbum ni le sobra ni le falta nada. La historia es fluida y clara. Un álbum muy atractivo y sorpresivo por lo que cuenta y por cómo lo cuenta. Para toda la familia.

Comentario de Mari Cruz Zurbano (06-05-2019)


3. Diez pájaros en mi ventana

Felipe Munita. Ilus. Raquel Echenique (Chile)

Ediciones Ekaré, 2017 (8 a 99 años)

Categoría: Poesía; Música

Premio Fundación Cuatrogatos 2017

Hacía mucho tiempo que no caía en nuestras manos un libro de poesía que nos gustara de verdad. Es difícil encontrar nuevos poemarios en buenas ediciones acompañados de ilustraciones que no pequen de cursis o manidas. Así que estamos encantadas de presentar Diez pájaros en mi ventana (el título nos encanta) del poeta y estudioso del folklore chileno Felipe Munita.

Contiene versos alejandrinos, haikus, caligramas, versos con rima y sin rima, etc. El libro está dividido en tres partes: la primera dedicada a los instrumentos musicales, la segunda es más filosófica y también la más poética y nos habla de la vida;  la tercera parte está dedicada a la naturaleza. Versos relajados, algunos con toques de humor y juegos de poesía visual (caligramas) y como todos los buenos poemas llenos de musicalidad.

VENTISCA EN SI BEMOL

Ruidoso como un avión

                                               el trombón

liviana como astronauta

                                               la flauta

inquieto cual barrilete

                                               el clarinete.

Los vientos, si tienen prisa,

soplan tormentas de muerte

y en calma son dulce brisa

trombón, flauta y clarinete.

Si hacer buena poesía es difícil no lo es menos ilustrarla. La chilena Raquel Echenique ha conseguido un equilibrio entre lo evidente que describe el texto y lo subjetivo. Logra encontrar el lenguaje apropiado, y no es fácil porque no hay una historia a la que agarrarse, los personajes y los lugares son difusos.

La ilustración es sutil y elegante, predomina la acuarela sobre fondo blanco, dejando mucho espacio al texto, a los pájaros, a la música y al viento que vuelan por las páginas del libro. El libro como objeto es también muy hermoso con una ventana redonda troquelada.

Los adultos somos poco lectores de poesía pero a muchos niños les encanta, así que aprovechemos lo poco, de calidad, que se publica. Imprescindible bibliotecas escolares y bibliotecas de conservatorios y escuelas de música.

Comentario de Mari Cruz Zurbano (15-04-2019)


2. Vozdevieja / Elisa Victoria

Blackie Books, 2019 (14 a 99 años)

Categoría: Primeras novelas (256 páginas). Relaciones familiares.

Vozdevieja es la primera novela de Elisa Victoria (Sevilla, 1985) una joven escritora que promete muchísimo. La protagonista se llama Marina y tiene 9 años, y en primera persona nos va contando su vida. Verano del 92, un verano muy seco en un barrio obrero de Sevilla.

La niña convive mucho con personas mayores, sobre todo con su abuela, ven juntas la tele y comen pasteles. La abuela es una mujer con un gran sentido del humor, con un particular enfoque de la vida, desenfadada, sencilla, cercana y flexible. Adora a Felipe González y es del Betis.

La niña es muy madura para su edad, sin pelos en la lengua. Le interesan las cosas de los mayores, sobre todo el sexo. La madre es un tanto peculiar, soltera, enferma, con pocos recursos económicos. Romántica, chispeante, pero con mucho carácter.

Vozdevieja es una novela que encandila; fresca pero intensa, divertida, atrevida e irreverente. Los diálogos son fabulosos y la narración te mantiene una sonrisa constante. Pensamientos donde se mezclan la inocencia con la maldad, donde lo mundano da paso a lo profundo, de la preocupación por no cagar bien a cuestionarse el sentido de la vida. Todo está contado de una manera deliciosa y maliciosa. La familiaridad con la que está escrita no le resta ni una chispa de transcendencia. La autora refleja muy bien la infancia como un periodo lleno de complejidad.

No pretendía retratar una época de manera que quienes la hubieran vivido se identificaran. Lo que intentaba sobre todo era transcribir el flujo de pensamiento característico de la infancia y que la gente lo reconociera como verosímil e incluso como propio, refrescar la memoria en ese sentido porque considero que la subestimación de la mente infantil es un problema crónico de consecuencias gravísimas.

Aunque los 90 les queda lejos a los adolescentes de hoy, las referencias concretas a esos años son lo de menos porque las cosas que importaban entonces son las mismas que siguen importando ahora. En muchos aspectos de la historia se verán reflejados y rememorarán cosas de su infancia. La novela atrapa desde la primera página, se reirán y se emocionarán con Marina. ¡Seguro que les gusta! Y a las abuelas también.

Comentario de Mari Cruz Zurbano (12-03-2019)

https://cadenaser.com/programa/2019/03/04/los_muchos_libros/1551706469_397916.html


1. Aya de Yopougon  / Marguerite Abouet; Il. Clement Oubrerie.

Norma, 2018 (Edición integral) (12-99)

Mejor álbum de Angoulême 2006

Categoría: cómic ó novela gráfica

Descriptores: África. Mujeres. Feminismo.

Estos dos integrales recopilan los 6 volúmenes de Aya. Edición integral de 2018.

Porque África no es solo guerra, miseria y enfermedad. Aya, la protagonista de esta historia es una joven de 19 años que decide estudiar medicina para evitar los destinos más frecuentes de las mujeres en Costa de Marfil: costureras, peluqueras y amas de casa. Con una voz vibrante y un tono desenfadado, Aya de Yopougon nos habla de un África llena de vida y alejada de todo tipo de clichés. Porque África no es solo guerras, catástrofes, miseria y hambrunas.

Aya nos ha cautivado desde el volumen 1 pero a medida que la narración avanza, nuevos personajes permiten introducir otras temáticas realmente interesantes como el egoísmo de los adultos, el acoso, la homosexualidad (prohibida en Costa de Marfil); el papel de la religión y la proliferación de nuevas pequeñas iglesias cristianas que solo buscan enriquecerse; la emigración y los contrastes que provocan la llegada a un destino europeo, París en este caso; las diferencias entre la ciudad y el campo.

Transmite ganas de vivir y de luchar, una feminista que no permite que nadie decida por ella. Ahora que tanto se habla de buscar referentes, Aya puede ser un buen ejemplo para nuestras hijas o alumnas adolescentes. Nos parece una obra estupenda para trabajar en la ESO, para hablar de historia, de geografría, de relaciones sociales, etc. Aquí una guía didáctica útil para el profesorado elaborada por la ONG Paz con dignidad. Y también estupenda para sacarla de la biblioteca en verano, cuando los adolescentes andan de vacaciones y sin tareas.

El tono de la obra, siempre optimista y con mucho sentido del humor. Eso hace que resulte una obra ligera y de fácil lectura. En las más de 700 páginas que comprenden los seis álbumes los autores han sabido crear un gran retrato de la vida cotidiana del África occidental. Y lo mejor es que ese retrato es extrapolable en gran medida a cualquier otra sociedad.

El dibujo muy expresivo, a veces caricaturesco, lleno de color, es atractivo y amable. A Oubrerie no se le resiste nada, dibuja bien los rostros, los escenarios, etc

Comentario de Mari Cruz Zurbano (09-03-2019)

Entradas recientes

Beatriz en La casa de los ratones

Beatriz Gómez con uno de sus gemelos delante de la auténtica Casa de los ratones en la Biblioteca Pública de Amsterdam. Agosto de 2019.  ¡Gracias por compartir tu experiencia Bea!

Estoy en la Biblioteca Pública de Amsterdam delante de la auténtica Casa de los ratones. La Biblioteca para niños es maravillosa. Es un ambiente amistoso con los bebés. Niños descalzos, peluches, casas, accesibilidad y parece que buenos libros.

Este es el WhatsApp y la foto que desde Amsterdam nos manda Beatriz, maestra, amante de la LIJ y Tomasa. Nos ha hecho mucha ilusión porque el cuento de La casa de los ratones fue un 20 en 2016 y desde entonces se han publicado hasta cuatro títulos y todos estupendos.

En castellano se han publicado ya cuatro títulos de la serie La casa de los ratones. Cada título contiene varias historias cortas, ideales para leer una o dos cada noche.

Os copiamos aquí la crítica que hicimos entonces.

La casa de los ratones es una joya de muchos quilates. La holandesa Karina Schaapman ha invertido unos cuantos años en hacer una gran maqueta, dos metros de ancho por tres de alto, donde recrea todo un universo en miniatura. Una maqueta que es algo más que una casa, es todo un barrio en vertical; con más de cien habitaciones, con sus escaleras, pasillos, puertas, etc. además de talleres, tiendas y exteriores. Cada estancia está amueblada muy confortablemente y tiene todo lo que necesitan sus habitantes que son ratones. Está realizada con papel, cartón, papel maché, telas, lanas, corchos, todo tipo de materiales reciclados.

La maqueta está llena de detalles que dan verosimilitud a la historia, detalles que hacen que los personajes cobren vida y que invita a curiosear cada uno de sus rincones. En algunos de estos detalles hay referentes culturales holandeses (el cacao Droster, el Diario de Ana Frank) pero en realidad esta casa podría estar en cualquier lugar de occidente. Un trabajo totalmente artesanal realizado con mucho gusto, sin caer en la ñoñería ni la horterada y que en pleno auge de la ilustración digital, es una rareza.

El álbum está hecho con excelentes fotografías que tienen tanta importancia como la propia maqueta, realizadas por Ton Bouwer (los dos primeros títulos) y Allard Bovenberg (en los siguientes), con distintos encuadres, en detalle o panorámicos que ponen imagen a las historias. Se ha reservando siempre un espacio en blanco para el texto en la parte inferior de la hoja.

El texto, que acompaña a las fotografías, nos cuenta un montón de historias cotidianas escritas con naturalidad y sencillez, con el lenguaje que emplearía cualquier niño. Sam y Julia, los protagonistas, son dos ratoncitos muy amigos. Julia es hija sola, curiosa, decidida y bastante traviesa; por el contrario Sam tiene una gran familia, es tímido y miedoso. A través de las imágenes asistiremos a un cumpleaños, a la cena del Sabbat en casa de la tía de Sam, o veremos qué pasa si echamos demasiado detergente a la lavadora; podremos saber qué es un colmado o el aspecto que tendremos si nos contagiamos de varicela.

En las primeras guardas vemos la casa de día, en plena actividad y en las guardas que cierra el álbum vemos la casa a oscuras, cuando todos duermen. La autora ha creado un mundo feliz y seguro donde los niños se dedican a jugar y a ser niños. Un álbum con un montón de posibilidades no sólo para los pequeños, gustará mucho a abuelas y abuelos.

  1. 25 cómics para enganchar a niñas y niños en verano Deja un comentario
  2. Cuentos de cerdos para leer en cualquier pocilga 1 Respuesta
  3. ¿Quién ha robado las nueces? Deja un comentario
  4. Celebrando el Orgullo 2019 Deja un comentario