Día de los museos

Osos se llama esta instalación de la artista multimedia italiana Paola Pivi. Es una de las obras de arte que aparecen en Mi primer libro de arte de Shana Gozansky (Phaidon, 2019) 2-9 años.

Mañana sábado es el Día de los Museos y nosotras queremos celebrarlo con  este pequeño libro, Mi primer libro de arte, el sueño. Contiene 35 obras de arte, magníficamente reproducidas, de todos los estilos: impresionismo, surrealismo, arte pop, etc. Desde el siglo XVIII a nuestros días. El tema central es el sueño: la siesta, el atardecer, la noche oscura, el despertar, etc. Todas las imágenes están acompañadas de un texto corto que se asocia con la obra.

La persona que ha ideado el libro, Shana Gozansky (Estados Unidos), es una asidua a todo tipo de museos. Las artes plásticas y el teatro son sus pasiones y ha publicado de momento dos títulos: uno dedicado al amor y otro al sueño. Su intención es acercar el arte a los niños. Al final del libro hay un índice con una somera información de cada obra, más dirigido al adulto que al niño.

Este libro es una interpretación muy personal de la autora. Nosotros, junto con los niños, podemos hacer nuestras propias interpretaciones. Nos parece un libro estupendo para despertar en los niños el interés por acudir a los museos. La que más nos ha sorprendido a nosotras es la  instalación de osos de Paola Pivi. ¡Feliz día de los museos!

El camino de la montaña

El camino de la montaña de Marianne Dubuc.  Juventud, 2019. De 6 a 99 años.

Hoy os traemos un álbum que nos ha emocionado especialmente y que está protagonizado por la señora Tejón. Todos los domingos, la señora Tejón sube hasta la cima de la montaña Pan de azúcar, desde la que disfruta de unas vistas maravillosas. Por el camino se toma su tiempo para observar todo lo que le rodea, recolectar pequeños tesoros, hablar con sus amigos y ayudar en lo que pueda a los que lo necesitan.

El camino de la montaña es una historia llena de significados, sensibilidad y poesía. Un álbum alegre y profundo que nos habla de la fuerza que tiene en nosotros la educación y la transmisión de saberes y conductas. También es un canto a la naturaleza y a lo sencillo. La autora dice que este trabajo es muy personal. Creó este álbum en memoria de su abuela porque estuvo muy presente en su infancia y en muchos momentos importantes de su vida.

Es un libro sobre relaciones intergeneracionales, el paso del conocimiento, el intercambio de uno mismo a través de las generaciones.

El poco texto que tiene está muy medido y va a lo esencial, invitando a la contemplación de las ilustraciones. Un libro para saborear primero con los ojos. Las ilustraciones son delicadas y claramente perfiladas; los colores suaves, combinando lápices de colores con acuarelas. Llena de pequeños detalles: la pequeña mariquita en una rama o una hoja ondeando al viento, que ayudan a crear espacios y atmósferas; a pesar de todo, el álbum es limpio y trasmite sosiego. A la par que la señora Tejón, el lector también disfruta de esas vistas maravillosas.

Otros libros de Marianne Dubuc que manejamos en nuestros talleres.

Marianne Dubuc es una joven canadiense que ya tiene publicados bastantes álbumes, algunos de ellos para muy pequeños. Se dio a conocer en todo el mundo con su pequeño Delante de mi casa. Y con El león y el pájaro demostró su capacidad para hacer reflexionar a los lectores con argumentos muy sencillos. El camino de la montaña nos ha hecho rememorar El viento en los sauces.

Poka y Mina ¿Oyes un aleteo?

Libros de Poka y Mina publicados en español, Los cuatro azules. Para niñas y niños de 3 a 6 años.

Hace tiempo que seguimos a la ilustradora belga Kitty Crowther, pero por unas cosas o por otras todavía no le habíamos dedicado ningún espacio en este blog. Tiene varios libros traducidos al español pero a nosotras los que nos emocionan son esta serie de Poka y Mina. Son un padre y su hija que nos van contando pequeñas anécdotas. La naturaleza, las piedras, las flores tienen un carácter, una personalidad y un protagonismo muy grande en la serie. De todos el que más nos gusta es Poka y Mina en el cine, es el que hemos metido como candidato a 20 de este año.

Poka & Mina no son perros, ni ratones, ni ositos, son insectos (tienen alas y seis patas) indeterminados. Mina es una pequeña encantadora y vital y Poka es su padre, un adulto comprensivo, paciente y protector. A pesar de que parecen el mismo tipo de insecto, Mina tiene orejas pero Poka no (¿macho y hembra?) Son de color negro y siempre aparecen vestidos (Mina, alguna vez, en braguitas)

Tienen una relación de respeto, ternura y amabilidad. Poka, en ocasiones, se siente un poco abrumado por cómo es Mina, pero la acepta como es. Poka siempre está ahí pero nunca impide a Mina experimentar y ser ella misma. Tienen una relación intensa, basada en la confianza de la menor con el adulto y la necesidad de sentirse segura y protegida.

Todas las historias son muy cortas, con muy poco texto y mucha ilustración. A pesar de lo clásico de los títulos cada historia lleva al lector a situaciones inesperadas, ofrece una visión con valores menos convencionales, menos estereotipados. Son álbumes sobre la vida cotidiana, sobre esos pequeños momentos de cualquier día.

El primero de la serie nació en 2005 y el último y octavo se publicó en 2017. Como suele ocurrir con cualquier serie de calidad, nos permite seguir a los personajes que van revelando su personalidad y carácter. La autora compone un universo infantil muy cercano a las preocupaciones de los niños pequeños y de sus fantasías. Kitty Crowther nació con un problema de audición y los libros, para ella, son como una ventana al mundo.

La ilustración es de una aparente sencillez pero llena de exquisitos detalles: la ropa, zapatos, muebles, utensilios… La naturaleza la expresa exuberante, llena de plantas singulares. Los personajes no tienen boca, toda la expresividad facial la consigue con los ojos, gran admiradora de los Mumin. Y también es buena dibujando el cuerpo en  movimiento.

Trabaja con lápices de colores que le permiten representar imágenes con gran precisión y exactitud, con una técnica lineal y la utilización de tramas para sombras y volúmenes. El dibujo es la base de sus ilustraciones. Colores alegres y contrastados, siempre con fondos blancos. Los escenarios interiores son escuetos, solo dibuja lo necesario. Los exteriores son más abigarrados y complejos.

A los pequeños les encantarán estas historias y a los adultos que tengáis hijos o sobrinos seguro que os traen más de un recuerdo. Poka y Mina ya forman parte de nuestra lista de parejas entrañables como: Sapo y Sepo, Ernesto y Celestina, Lester y Bob, Manuel y Didí, etc.

Tomasa enamorada de Tom Sawyer

Ilustración de Pablo Auladell para Las aventuras de Tom Sawyer. Sexto Piso, 2015

Ilustración de Pablo Auladell para Las aventuras de Tom Sawyer. Sexto Piso, 2015

Hola, soy Tomasa. He pasado todas las vacaciones leyendo Las aventuras de Tom Sawyer y me ha gustado mucho, me da pena que se termine.. Es un chico muy travieso, aventurero y valiente; no tiene padre ni madre, le cuida su tía Polly. Está todo el rato de aventuras con su amigo Huckleberry Finn y corren muchos peligros, hasta ven un asesinato y encuentran un tesoro. Pero a mí lo que más me gusta es cuando están en la iglesia y Tom saca un gran escarabajo negro con unas mandíbulas formidables, lo llama bicho pellizcón. El escarabajo se le escapa y aparece un caniche vagabundo y se pone a husmear alrededor del escarabajo y … ¡Es que me parto de risa! Es mi capítulo preferido, es el número 5.

El escritor de este libro se llama Mark Twain, ya se ha muerto, es del siglo XIX. Tenía que ser un señor muy gracioso pero si lo tuviera ahora delante de mí le preguntaría una cosa: ¿por qué la novia de Tom, Becky Thatcher, tiene tan poco papel en la novela? ¿Por qué es tan llorica y Tom tiene que salvarla todo el rato? Si yo fuera la novia de Tom, me haría de su pandilla y viviría todas las aventuras con él y con Huck, y les ayudaría a encontrar el tesoro, y no lloraría si me quedara encerrada en una cueva. Y el tesoro lo repartiríamos entre los tres. Pero quitando eso, el libro se lo recomiendo de veras. En la película de abajo Becky es Jodie Foster de pequeña. ¡Y hasta se dan un beso!

Vampir va a la escuela

Recopilatorio con las aventuras del pequeño Vampir recién editado por Fulgencio Pimentel.

Recopilatorio con las aventuras del pequeño Vampir recién editado por Fulgencio Pimentel.

La editorial logroñesa Fulgencio Pimentel acaba de publicar un recopilatorio de siete cómics de Pequeño Vampir. Algunos de los títulos se publicaron hace unos años de manera independiente pero en España pasaron desapercibidos para el gran público a pesar de su calidad y de la escasez que hay de buen cómic para niños.

El creador es Joann Sfar (Francia, 1971) un artista polifacético y uno de los grandes del cómic europeo, creó esta serie entre 1999 y 2005. Posee un estilo de dibujo vibrante y enérgico y es un maestro ambientando historias llenas de detalles. Vampir es un niño vampiro que vive con su familia en una vieja mansión. Tiene un perro, Fantomate, que le acompaña a todas partes pero Vampir se aburre mucho porque no encuentra niños con los que jugar. Un día le dice a su madre que quiere ir a la escuela. Allí conoce a Miguel, un niño mortal.

Todas las historias están contadas con mucha naturalidad, sin moralejas ni didactismos, aunque reflejan amistad, diversidad, convivencia, etc. Historias locas, desenfrenadas y surrealistas. Mocos, vómitos y caca. Sfar juega con lo grotesco y lo paranormal. Esta cuadrilla de monstruos no son políticamente correctos. Su irreverencia provoca un terror muy divertido que encanta a los niños. Los colores le añaden ese aire siniestro y de irrealidad. La estética es gótica y oscura pero rompe los cánones clásicos. peq_vampir Para la distribución de las viñetas sí opta por un orden clásico consiguiendo una lectura ágil y ordenada. La edición, de formato cuadrado, con márgenes generosos, portada sencilla y muy atractiva, letras de distintos colores que aportan el toque infantil.

Lo que nos sorprende es la tendencia que se ha ido consolidado en el mercado español de publicar gruesos recopilatorios. A nosotras nos gustaría más que se publicaran de forma independiente, tipo cuadernillo. Resultan mucho más manejables (sobre todo para los niños) y más asequibles porque la inversión no es tan grande. Si te gusta el primero sigues comprando. Y luego la ilusión de esperar a que salga el segundo, de ahorrar para comprarlo, de coleccionarlo. Un poco como pasa con el manga. 

En cualquier caso, Pequeño Vampir es una maravilla, un personaje imprescindible y ahora que se acerca la Navidad, una buena inversión para regalar a los hijos y nietos. La editorial asegura que es Para lectores entre 5 y 100 años. Os dejamos con la adaptación a serie de televisión. ¡Una maravilla!