El libro de los errores

Acaba de llegar a las librerías El libro de los errores de Gianni Rodari, del que este año celebramos el centenario de su nacimiento. Y, para eso, para celebrarlo por todo lo alto, la editorial Juventud, ha publicado una esmerada edición. Fantástica la maquetación, la tipografía, la traducción de Carlos Mayor, y la ilustración de la italiana Chiara Armellini.

  • ¿Qué es un error?

Rodari le dio muchas vueltas a esto durante mucho tiempo e hizo de ello un libro que es un torbellino de creatividad, que transforma los errores en ocasiones para el juego y la reflexión. Desde errores comunes de ortografía hasta los errores de injusticia, arrogancia o ignorancia. Estaba convencido de que los errores no están en las palabras, sino en las cosas, hay que corregir las faltas pero sobre todo hay que corregir el mundo. Poemas como El cielo es de todo el mundo o Niño y muñecas son buenos ejemplos.

  • Relatos cortos y poemas

Un libro curioso, que alterna relatos cortos con poemas, donde creatividad y pensamiento pedagógico van de la mano, y su valor como propuesta innovadora sigue siendo importante incluso hoy. Rodari hace uso de su particular gramática capaz de permitirnos a todos el uso total de la palabra No para que todo el mundo sea artista, sino para que nadie sea esclavo.

Como en todo recopilatorio, unos poemas y relatos son mejores que otros. Especialmente humorísticos nos parecen Guidoberto y los etruscos y Viaje con los magos.

Un ejemplo de lo que encontrarás en El libro de los errores. Clica en la imagen.

  • Chiara Armellini

Las ilustraciones de Chiara son alegres, coloristas y juguetonas. Mezcla la estampación, el estarcido (uso de plantillas) con lo digital. Sus elegantes diseños, siempre con mucho espacio en blanco, hacen muy atractivo el libro. Sus ilustraciones fueron seleccionadas en la Feria de Bolonia en los años 2010 y 2012.

  • Traducir a Rodari

Es de justicia reconocer la importancia de la traducción en la obra de Rodari por ser especialmente compleja. Traducir juegos de palabras, retahílas, ortografía, errores gramaticales, poemas y que suenen bien, que no chirríen al leerlo, es para quitarse el sombrero. Los traductores tienen que hacer una interpretación de los textos, una traducción recreativa y además tener una visión muy amplia de su obra.

  • ¿Quién fue Gianni Rodari?

Giovanni Francesco Rodari fue maestro, periodista y pedagogo. Comenzó a publicar en los años 50 y fue excomulgado por el Vaticano por «ex-seminarista cristiano diventato diabolico», además de quemar en los patios de las parroquias ejemplares de sus libros; esos libros que tanto han contribuido a la renovación de la literatura infantil y de la pedagogía. En 1970 ya era plenamente reconocido y se le concedió el premio Andersen.

Rodari es un maestro de la comedia inteligente con personajes y situaciones surrealistas a la vez que muy pegados a los problemas y a la vida cotidiana. Consigue combinar lo didáctico con la diversión. Siempre tiene que estar presente el juego. Creía en el poder liberador de la fantasía y consideraba a los niños lo suficientemente autónomos para desarrollar su propia creatividad. Quería que los niños tuvieran una actitud activa e independiente. Permitir lo raro y distinto para construir mundos sin límites.

Jugar con las cosas sirve para conocerlas mejor. Y no veo la utilidad de poner límites a la libertad del juego.

Miguel Azaola, uno de sus traductores al español lo define muy bien: Rodari era un mago enamorado de las palabras y de su idioma. Hablado y escrito. Y le gustaba jugar. Era capaz de escribir un poema hablando del punto de una i o de un acento perdido. Y el juego al que se entregaba era mágico, como él. Por las palabras que utilizaba, por la forma en que las hacía fluir, pero también por la finísima y suave ironía con que reflejaba las contradicciones, las injusticias, los errores y los aspectos esencialmente absurdos de la sociedad. Algo que a los niños, si se les cuenta con el humor tierno, chispeante y también absurdo de Rodari, les encanta.

Un libro maravilloso para regalar (de 9 12 años), un imprescindible en la biblioteca escolar y en la biblioteca familiar. La faja del libro es una de las más bonitas que hemos visto en años. ¡Un 20 como una casa!

Lucas ahora se llama Simón

Este inocente perro creado por Chris Haughton (Irlanda, 1978) es uno de nuestros cuentos favoritos. En inglés se llama Georges, y en español lo publicó en 2014 la editorial Milrazones con el nombre de Lucas. Tuvo mucho éxito. El caso es que se agotó y ahora reaparece en el mercado de la mano de la editorial Nubeocho que le ha cambiado el título al álbum y el nombre al perro. Nuestro querido Lucas ahora se llama Simón. Este nuevo título, Voy a portarme muy bien, nos parece menos sutil y juguetón. En cualquier caso, lo importante es que el álbum está disponible y puede comprarse. Haughton es también autor de otros éxitos como ¡Shhh! Tenemos un plan y Un poco perdido que ya fue 20 en 2015.

  • ¿Por qué nos gusta tanto?

Una de las mejores cosas de un buen álbum es la conversación que puede generar con niños y también con adultos. Para eso no es necesario que el libro sea serio, pesado o que nos sermonee. Este álbum es un ejemplo de libro divertido, envuelto en una historia sencilla sobre un perro y su capacidad de resistir a las tentaciones y los impulsos. Una historia contada con humor un poco perverso y que el autor cierra con un final muy jugoso que es lo que mantiene la conversación mucho después de acabar de leer el álbum. Porque ¿quién no ha caído alguna vez en la tentación aún sabiendo que no es bueno para nosotros? Nadie es perfecto, ni siquiera aquellas personas que creen que lo son.

  • A propósito de las ilustraciones

Las ilustraciones digitales son muy personales y con mucha fuerza. Formas estilizadas, fondos mínimos, personajes extravagantes y atrevidos, con ojos enormes. Utiliza una gama de colores muy particular y limitada. Colores muy cálidos contrastados con muy fríos, alternando figuras recortadas sobre fondo blanco con ilustraciones de página completa o doble página. Reconozco que las ilustraciones te gustan mucho o te producen rechazo. A nosotras nos encantan. Además de que hemos comprobado que el álbum funciona con los niños muy bien, les ofrece algo distinto, bastante alejado de lo que están acostumbrados a ver y eso es un valor muy importante. No paséis por alto la ilustración de la contraportada, que dice mucho.

  • ¿Para quién es este álbum?

Haced un hueco en la estantería de vuestra chiquilla o chiquillo para este álbum y en la de los colegios, por supuesto. Y para regalar es magnífico. Se convertirá en uno de vuestros preferidos. Desde los 3 años hasta los 99 porque ¿quién puede resistirse a una tarta? ¡Hasta luego Lucas! digo Simón.

¡Émile Bravo en España con Spirou!

Émile Bravo (París, 1964) visita España para promocionar su cómic La esperanza pese a todo. Una nueva aventura de Spirou. La 1ª parte de lo que será una cuatrilogía. De 12 a 99 años.

Pues sí, el gran Émile Bravo, uno de los más grandes del cómic europeo actual visitará nuestro país (Madrid, Barcelona y Zaragoza) para promocionar su última obra: La esperanza pese a todo. Una nueva aventura de Spirou (Dibbuks). Es el autor junto a su amigo Jean Regnaud de una de nuestras obras de referencia Mi mamá está en América y ha conocido a Buffalo Bill.

Bravo es hijo de padre español y madre francesa y habla castellano por lo que nos morimos de ganas de verle y escucharle. De momento hemos leído su cómic y nos encanta así que lo hemos incluido en nuestra lista de  candidatos 20 de 2020. Aquí os dejamos nuestra crítica.

El personaje de Spirou fue creado por Rob-Vel a finales de los años 30, con los años se ha convertido en un referente para los niños belgas y franceses; junto a Tintín, es símbolo del trotamundos infatigable. A diferencia de Tintín, cuyo único creador fue  Hergé  y una vez muerto este acabó la saga. En cambio, Spirou, cuyo propietario de los derechos es la editorial Dupuis, ha seguido publicándose y además no con un solo autor sino con varios.

Émile Bravo es uno de ellos y en opinión de muchos el mejor continuador de la serie. El Spirou de Bravo respira autenticidad y naturalidad, le pone alma e ingenio a unos personajes muy desvaídos en anteriores interpretaciones. Gráficamente es una genialidad, moderniza al personaje sin alejarse de la línea clara de Hergé, al que homenajea con algún que otro guiño a Tintín.

En 2008 publica su primera historia, Diario de un ingenuo, que transcurre en la Bruselas de 1939. La esperanza pese a todo, será una cuatrilogía y comienza en la Bruselas de 1940. Se puede considerar una continuación de Diario de un ingenuo, pero perfectamente se puede leer esta primera parte sin haber leído el anterior. Nos contará La Segunda Guerra Mundial vista desde los ojos de Spirou, todavía un adolescente de 14 años, huérfano, un poco abrumado por los acontecimientos y poco consciente de la geopolítica del momento. Un personaje que está en construcción; por supuesto, acompañado de Fantasio, de momento un oportunista bastante tonto.

Los protagonistas no son conscientes del entorno trágico en el que se encuentran. No tienen nuestra perspectiva y eso da lugar a situaciones cómicas, que surgen de cuando en cuando, y que aligeran y desdramatizan la historia. El autor pinta un fresco realista de la época. El tono es vivo, juguetón, a menudo divertido, sobre todo al principio para luego oscurecerse poco a poco. Hay un buen equilibrio entre tragedia y comedia, entre libro de historia y viaje personal.

El cómic tiene un mensaje profundamente humanista y pacifista: Spirou se niega a luchar porque no quiere matar a su vecino. Bravo intenta explicar la complejidad del momento histórico: Spirou tampoco quiere morir; antes ha de encontrar a su amada, una joven alemana, judía y comunista.

Émile Bravo aborda una serie de cuestiones éticas y filosóficas: ¿Qué pasa con la independencia y la libertad en un contexto totalitario? ¿Qué y cuánto debemos ceder? ¿Qué nos enseña la historia? ¿Resistir? ¿Colaborar? ¿Tener esperanza pese a todo?
Los profesores de historia tienen aquí una mina de oro. Súbete al carro de este Spirou. ¡Un primer cómic muy prometedor! Esperamos impacientes la segunda entrega.

Cómics de Émile Bravo publicados en español. La serie de Los siete osos enanos es para niños de 6 a 9 años. Parodia los cuentos tradicionales con humor ingenuo. 

Día de los museos

Osos se llama esta instalación de la artista multimedia italiana Paola Pivi. Es una de las obras de arte que aparecen en Mi primer libro de arte de Shana Gozansky (Phaidon, 2019) 2-9 años.

Mañana sábado es el Día de los Museos y nosotras queremos celebrarlo con  este pequeño libro, Mi primer libro de arte, el sueño. Contiene 35 obras de arte, magníficamente reproducidas, de todos los estilos: impresionismo, surrealismo, arte pop, etc. Desde el siglo XVIII a nuestros días. El tema central es el sueño: la siesta, el atardecer, la noche oscura, el despertar, etc. Todas las imágenes están acompañadas de un texto corto que se asocia con la obra.

La persona que ha ideado el libro, Shana Gozansky (Estados Unidos), es una asidua a todo tipo de museos. Las artes plásticas y el teatro son sus pasiones y ha publicado de momento dos títulos: uno dedicado al amor y otro al sueño. Su intención es acercar el arte a los niños. Al final del libro hay un índice con una somera información de cada obra, más dirigido al adulto que al niño.

Este libro es una interpretación muy personal de la autora. Nosotros, junto con los niños, podemos hacer nuestras propias interpretaciones. Nos parece un libro estupendo para despertar en los niños el interés por acudir a los museos. La que más nos ha sorprendido a nosotras es la  instalación de osos de Paola Pivi. ¡Feliz día de los museos!

El camino de la montaña

El camino de la montaña de Marianne Dubuc.  Juventud, 2019. De 6 a 99 años.

Hoy os traemos un álbum que nos ha emocionado especialmente y que está protagonizado por la señora Tejón. Todos los domingos, la señora Tejón sube hasta la cima de la montaña Pan de azúcar, desde la que disfruta de unas vistas maravillosas. Por el camino se toma su tiempo para observar todo lo que le rodea, recolectar pequeños tesoros, hablar con sus amigos y ayudar en lo que pueda a los que lo necesitan.

El camino de la montaña es una historia llena de significados, sensibilidad y poesía. Un álbum alegre y profundo que nos habla de la fuerza que tiene en nosotros la educación y la transmisión de saberes y conductas. También es un canto a la naturaleza y a lo sencillo. La autora dice que este trabajo es muy personal. Creó este álbum en memoria de su abuela porque estuvo muy presente en su infancia y en muchos momentos importantes de su vida.

Es un libro sobre relaciones intergeneracionales, el paso del conocimiento, el intercambio de uno mismo a través de las generaciones.

El poco texto que tiene está muy medido y va a lo esencial, invitando a la contemplación de las ilustraciones. Un libro para saborear primero con los ojos. Las ilustraciones son delicadas y claramente perfiladas; los colores suaves, combinando lápices de colores con acuarelas. Llena de pequeños detalles: la pequeña mariquita en una rama o una hoja ondeando al viento, que ayudan a crear espacios y atmósferas; a pesar de todo, el álbum es limpio y trasmite sosiego. A la par que la señora Tejón, el lector también disfruta de esas vistas maravillosas.

Otros libros de Marianne Dubuc que manejamos en nuestros talleres.

Marianne Dubuc es una joven canadiense que ya tiene publicados bastantes álbumes, algunos de ellos para muy pequeños. Se dio a conocer en todo el mundo con su pequeño Delante de mi casa. Y con El león y el pájaro demostró su capacidad para hacer reflexionar a los lectores con argumentos muy sencillos. El camino de la montaña nos ha hecho rememorar El viento en los sauces.