El cantar de Renart

elcantarderenartHoy queremos presentaros a un zorro embustero que gracias a su ingenio sale indemne de todas sus fechorías. Es un cómic (Desde 9 hasta 99 años) que acaba de llegar a España de la mano de la editorial Nuevo nueve: El cantar de Renart.

Está basado en Le Roman de Renard, un conjunto de poemas en francés escritos entre los siglos XII y XIII, ambientados en una sociedad compuesta por animales que  imitan conductas humanas. Su principal protagonista es Renart, un zorro astuto con el don de la elocuencia. Es una de las obras más importantes y populares de la literatura medieval.

No es la primera vez que se hace una adaptación al cómic. Goscinny y Uderzo iniciaron una adaptación que abandonaron por la cantidad de trabajo que tenían tras el éxito de Asterix. En 2010 Bruno Heitz creó Historias de Maese Zorro que en España publicó Factoría K de libros. Jean-Marc Mathis, el guionista de esta obra, se ha basado tanto en el original como en la adaptación de Bruno Heitz.

Jean-Marc Mathis (Francia, 1965) hace una ambiciosa adaptación para niños. Es respetuoso con el original pero con delicadeza y mucho humor, porque hay historias divertidas pero otras un poco tortuosas o crueles. A pesar de que recuerdan mucho a las fábulas clásicas, Jean-Marc Mathis no busca la moraleja. Presenta al personaje tal como es: embustero, astuto, insolente y cruel. Se aprovecha de todo y de todos. Sus víctimas son ingenuas pero nunca ridículas. Son historias cortas que juntas conforman una obra autoconclusiva. En francés se publicaron en 2 volúmenes pero aquí es un único volumen que recoge todas las historias. Diálogos actualizados con mucho ritmo aunque, en ocasiones, emplea expresiones más propias de la época del original y que le añaden mucho encanto al texto. ¡Los golosos tienen leyes que la razón ignora! 

Por cierto, Mathis en este caso escribe el guión pero también dibuja y tiene un fantástico sentido del humor. Es el autor de un cuento que fue 20 y que nos encanta: Ruidos bajo la cama. Y de otro cuento que siempre triunfa en nuestros talleres, el inefable Víctor Pedete.

El dibujo y el color son de Thierry Martin (Líbano, 1975) en un estilo sobrio pero fresco. El entintado suave y suelto refuerza el dinamismo y la ternura que tiene la historia. Los decorados son magníficos, ricos y abundantes; iluminados con suaves colores que encajan muy bien con la época de los personajes. Los dibujos refuerzan la ironía y el humor del texto.

De Le Roman de Renard se han hecho múltiples versiones en todos los formatos: películas en blanco y negro, dibujos animados, ediciones con imágenes de muy distintos estilos y épocas. Recuperar un texto medieval y trasladarlo a los niños en formato cómic incorporando lo de ahora, tanto en imagen como en texto, es una idea genial. Una mezcla deliciosa. En resumen, un cómic muy bien dibujado y contado, con mucho humor e ironía, estupendo para regalar. ¡Una joyita para leer al lado del ventilador!

Panza de burro

Panza de burro: expresión canaria para denominar al fenómeno meteorológico de acumulación de nubes de baja altura que actúa como pantalla solar, provocando una sensación térmica de refresco, provocado por la acción de los vientos Alisios.

Queremos estrenar el año 2021 recomendando una novela corta, apenas 172 páginas, que nos ha cautivado por su mirada espontánea, inocente y sin pudor. Panza de burro es la primera novela de la jovencísima periodista Andrea Abreu (Tenerife, 1995).

Una niña de diez años (de la que nunca se nos dice el nombre) nos cuenta en primera persona el verano (2001) que pasa junto a su inseparable amiga Isora. Con ella va descubriendo el barrio, la sexualidad, el mundo de los adultos, porque Isora es muy echadita palante, es casi como una vieja.

El espacio, el lugar en el que viven las protagonistas es casi un personaje más, es lo que las determina, las marca. En las faldas del Teide, en Tenerife, en lo alto, en un pueblo empinado, tan vertical que los coches casi se caen pabajo. Y abajo está el mar. Pero ellas al mar, a la playa, no bajan. Eso es para los turistas. 

Una de las cosas más soprendentes de Abreu es el uso que hace del lenguaje. Utiliza el léxico de su pueblo canario, de su abuela, y tal cual lo escribe: vulcán, secsi (sexi), sisá (zig-zag), pepe (coño), estregarse, güevos, etc. Aunque no conozcamos el significado de algunas palabras, se entienden por el contexto. Además sabe buscar belleza en lo grotesco y hasta en lo escatológico.

Cuando llegamos a cas Eufrasia, Isora se puso delante de la puerta y me miró y me dijo toca tú, y toqué yo, y me quité y salió Eufrasia con un delantal de cocina todo manchurriado de sangre. Miniña, ya me llamó Carmitas. Pasen pa dentro, que estaba escuartizando el conejo pa hacer un fisco cena, siéntese ay, miniña, siéntese le dijo a Isora, y la puso en una silla plástica del patio…..

El final, que por supuesto no desvelaremos, es otro de los logros de la novela: rotundo, rápido y lleno de emoción. Tú como lectora te quedas ahí con el aliento contenido y con pena de dejar a esos dos personajes, con pena de no saber más de ellos.

La escritora Sabina Urraca es la editora por un libro, una iniciativa de la editorial sevillana Barrett. Urraca, que fue profesora de Abreu en un taller de escritura, hace una presentación muy elogiosa a modo de prólogo. La edición está cuidada y destaca la portada: original, irreverente y llamativa.

La novela se merece muchos más piropos, pero no os contaremos nada más, leedla. Olvidad todo esto que os estamos contando y leedla sin pretensiones, leed en voz alta alguna de las páginas para disfrutar de su cadencia, de su música. Porque Andrea viene de la oralidad y de la poesía y eso se nota, vaya si se nota. Como dice la editora: Déjense envenenar,misniños. 

Muchas veces nos dicen que elegimos novelas muy tristes. Aquí tenéis una que es deliciosa, original y divertida (tiene toques de humor pero también otros momentos en que se te hace un nudo). Aún estáis a tiempo de pedirla a los Reyes. Por cierto, una productora ya ha comprado los derechos para llevarla al cine. Es un placer estrenar el año con una escritora española, joven y que reinvindica la literatura desde otro lugar, desde un vulcán. ¡Salud para todas y todos! ¡Feliz año lleno de promesas e ilusiones!

Os dejamos con un vídeo en el que Andrea reinvindica el papel de las bibliotecas y eso nos encanta. Y nos encanta también su acento canario. ¡No se la pierdan!

Esteisi y su poni Pimiento

Esteisi es una niña de 6 años muy melodramática y su mejor amigo, Pimiento, un poni de una raza especial: los ponis habladores de las Montañas Planas del Norte.

Las historias tocan temas cotidianos y habituales en los niños: la escuela (la profe se llama Madame Baguette),  el recreo, la familia, los amigos, los piojos, etc. Y lo hace siempre en un tono descarado, fresco y sencillo que te hace soltar la carcajada. En algunas historias sí aparecen otros niños pero no hay padres ni madres y rara vez una autoridad adulta. Eso sí, van muy a menudo a los chinos. Hasta ahora se han publicado cinco cuadernillos de la serie aunque hay previstos muchos más. De pequeño formato,15 x 15 cm. y son reversibles, de tal forma que hay dos aventuras cortas en cada uno. Cada cuadernillo cuesta 4.50 euros. Recuerdan un poco a los cómics de grapa.

Su creador, Juan Feliu (Palma de Mallorca, 1971), reconoce la influencia estética de Ivá, un historietista español muy conocido por sus series, publicadas en las revistas Hermano Lobo y El Jueves, pero Juan Feliu aún es más minimalista. Sus dibujos, en un limpio y sencillo trazo negro y aplicando colores planos solo a muy pocos detalles, destacan por su expresividad y movimiento; grandes narices, ojos saltones, exageración en los gestos. Sabe sacar mucho partido al lenguaje gráfico del cómic de humor y hace que sus historias sean chispeantes. No sabemos si se reirán más madres y padres o sus retoños. A partir de 9 años.

Las aventuras de Esteisi y Pimiento son una muestra de que no hacen falta lujosas ediciones cuando el contenido es bueno. Que en la sencillez suele estar la virtud. Como dice Esteisi, no seáis jipilichis y aprovechad la ocasión. Muy pocas veces se ofrece bueno, bonito y barato. Estamos ultimando nuestra lista de recomendaciones para Navidad y desde luego esta pareja ocupará un lugar destacado.

Mujeres en lucha

Marta Breen (la de la derecha) y Jenny Jordahl (ilustradora) son las autoras del cómic: Mujeres en lucha: 150 años de reivindicación feminista.  Es el viaje de nuestras madres, abuelas y bisabuelas.

Parece que el cómic informativo o divulgativo está en alza. Hoy queremos presentaros uno que nos ha cautivado porque explica 150 años de reivindicación feminista de manera ágil y entretenida, pero con un mensaje claro y contundente. Tanto la escritora como la ilustradora son noruegas y da gusto con qué naturalidad explican algo que aquí todavía nos cuesta: en qué consiste ser feminista y cómo hemos llegado hasta aquí. Y consiguen hacerlo en 121 páginas y sin sermones. Mujeres en lucha se ha publicado ya en 26 países. 

MUJERES EN LUCHA | MARTA BREEN | Casa del LibroRecoge historias de mujeres valientes que trabajaron para conseguir derechos de los que solo disfrutaban los hombres: derecho al voto, derecho al trabajo fuera de casa, derecho a decidir sobre su cuerpo (anticoncepción, aborto, acoso sexual). Avances de los que ahora disfrutamos que son producto de grandes esfuerzos de estas mujeres pioneras.

Desde la Declaración de los Derechos de la Mujer y la ciudadanía de Olympe de Gouges en 1848, pasando por las sufragistas, hasta la realidad actual. Un repaso somero de todo lo que se ha conseguido en 150 años sin dejar de insistir en lo mucho que queda por hacer, techos de cristal por citar solo un ejemplo. Y es que el feminismo ha evolucionado de manera muy distinta en cada país. 

La ilustradora Jenny Jordahl ya ha publicado en Noruega, junto a Marta Breen, otros cómics con temática feminista, también con mucho éxito. Las ilustraciones, muy caricaturescas, dan el toque de humor que necesita el texto para restarle dramatismo, pero aportando la potencia y la contundencia que pide la historia y que acentúa el mensaje. Dibujos de fuerte trazo, muy expresivos, añadiendo a los personajes únicamente los detalles necesarios. Utiliza el color, siempre intenso, a modo de diferenciador de capítulos o acontecimientos. Las reivindicaciones feministas en los EE.UU. en azul y negro, la época de la Revolución Francesa en verde y negro, las sufragistas en rojo y negro, etc.

Mujeres en lucha es un ejemplo de lo que debe de ser un buen cómic informativo. Atractivo, para que den ganas de leerlo; con una cantidad de información bien medida, ni mucha ni poca; claro en el vocabulario y en el mensaje, sin edulcorar o palabras a medias. La  ilustración ha de complementar y dar luz a la información, no ser un simple relleno o sin ningún valor gráfico. Y que aborde temas interesantes o que aporte algo nuevo a lo ya editado, o desde un punto de vista distinto, porque cuando a las editoriales les da por un tema nos saturan. 

Nos parece un cómic imprescindible para jóvenes y adolescentes. Y también para personas adultas que aún no saben qué es el feminismo, para los que piensan que es algo negativo o que va contra los hombres, para los que dicen que la igualdad de derechos está ya plenamente conseguida. Un cómic necesario en institutos y bibliotecas. 

Hay otros ejemplos estupendos de cómics informativos recientes, y por no alargarnos citaremos tres de temas muy distintos. Un tributo a la tierra de Joe Sacco, Hip hop op family Tree: la historia del Hip Hop como nunca la habías visto. Y por último, Sex story : la primera historia de la sexualidad en cómic. Y es que cualquier tema puede abordarse desde este género.