Crónica I de nuestro club de lectura “Todo el mundo va”

¡Todo el mundo va!

Club de lectura en Logroño

Sábado 6 de febrero


¿Qué hicimos Las Tomasas?

Pues nos juntamos 23 personas y fue una mañana sorprendente, llena de hallazgos que os vamos a ir desmenuzando.

—————————————————-

Los siete osos enanos

Emile Bravo (Paris, 1964)

SM, 2009 (6-99)

Candidato 20 cuentos 20 de 2010

——————-

“A mis hijos de 3 y 6 años les gustó mucho, jugaron a representarlo y todo”

“Me ha sorprendido mucho este cómic porque es muy diferente a los que yo leía de pequeña”

- Fuimos analizando las virtudes del cómic, cómo Bravo ha ido eligiendo escenas emblemáticas de cuentos tradicionales para situar la historia y hacerla fácilmente reconocible;  incluso sin haber leído dichos cuentos, solo con haber visto las películas de Disney, situamos perfectamente a los personajes.

- La primera página en la que Los siete oso enanos con sus hatillos parodian a  Blancanieves y los siete enanitos caminando por el bosque. A quién no le viene a la mente lo de “Aibor, aibor al bosque a trabajar…”  nos ubica ya en la atmófera del cuento tradicional.

- El personaje de la giganta rompiendo a la vez dos estereotipos : el de  Ricitos de oro (porque se echa en la cama de uno de los ositos)  y de Blancanieves (porque hay que buscar un príncipe que la despierte de su profundo sueño)  nos sorprende para llevarnos directamente a la carcajada cuando se rompe la cama, la escena preferida de casi todos los niños.

- Pero también pululan por la trama El flautista de Hamelín, Los tres cerditos, etc.

- Los guiños al lector (también al lector adulto) son continuos y nos  obligan  a ser cómplices de la gamberra historia, una historia que nos sorprende en cada página puesto que desconocemos los derroteros de tan singular parodia.

- Las ocurrentes ilustraciones de Bravo con esos osos que huyen del arquetipo de cursi oso amoroso y esponjoso para traernos unos osos de dibujo plano pero llenos de expresividad, conseguida sobre todo a través de los ojos vivarachos y cómicos.

- Es un cómic fresco, limpio (con poca letra) de fácil lectura en el que una vez leído hay que volver a empezar para apreciar cada detalle “para leer la imagen”

- Los colores son también especiales, en tonos mates, alegres pero no chillones, con un aire retro.

- Inovidable el bocadillo final en el que una vez resueltos todos los problemas (los ositos son alojados por el príncipe en una ordenada y aburrida habitación de su castillo,  más que castillo parece una habitación de reformatorio: limpieza y orden) el osito exclama ¡Qué aburrimiento! ¿Qué niño no se va a sentir identificado con esta escena? ¿Qué niño se preocupa por su manutención? Lo que quiere es aventuras y desenfreno

- Desde luego hay ya muchas historias parodiando los cuentos tradicionales pero ésta nos parece especial por la preponderancia de la imagen “Es la ilustración más que la palabra la que pone en solfa los tradicionales arquetipos”

————————

Afortunamente ya se ha publicado en España la segunda parte Los siete osos enanos pasan hambre en el que vemos que han huido del castillo represor.

SINOPSIS
¿Qué preferirías, pasar todo el invierno comiendo potaje de judías, o pan de miel con golosinas? Aunque cualquiera de las dos cosas es mejor que pasar hambre, claro… Y si no, que se lo digan a los siete osos enanos. Este nuevo cómic de los siete osos enanos está tan lleno de sorpresas como siempre… ¡Al menos eso es lo que me ha dicho el gato de botas forradas, y no suele equivocarse!

Para saber más te invitamos a leer la reseña de COMIC PASION.

Estamos seguras de que la saga de Los siete osos enanos tendrá continuación, esperamos impacientes el tercero.

¿Y qué tal una versión en dibujos animados?

Nos declaramos rendidas admiradoras de Émile Bravo.

Continuaremos el relato en la siguiente entrada porque nos quedan dos libros más.