¡Émile Bravo en España con Spirou!

Émile Bravo (París, 1964) visita España para promocionar su cómic La esperanza pese a todo. Una nueva aventura de Spirou. La 1ª parte de lo que será una cuatrilogía. De 12 a 99 años.

Pues sí, el gran Émile Bravo, uno de los más grandes del cómic europeo actual visitará nuestro país (Madrid, Barcelona y Zaragoza) para promocionar su última obra: La esperanza pese a todo. Una nueva aventura de Spirou (Dibbuks). Es el autor junto a su amigo Jean Regnaud de una de nuestras obras de referencia Mi mamá está en América y ha conocido a Buffalo Bill.

Bravo es hijo de padre español y madre francesa y habla castellano por lo que nos morimos de ganas de verle y escucharle. De momento hemos leído su cómic y nos encanta así que lo hemos incluido en nuestra lista de  candidatos 20 de 2020. Aquí os dejamos nuestra crítica.

El personaje de Spirou fue creado por Rob-Vel a finales de los años 30, con los años se ha convertido en un referente para los niños belgas y franceses; junto a Tintín, es símbolo del trotamundos infatigable. A diferencia de Tintín, cuyo único creador fue  Hergé  y una vez muerto este acabó la saga. En cambio, Spirou, cuyo propietario de los derechos es la editorial Dupuis, ha seguido publicándose y además no con un solo autor sino con varios.

Émile Bravo es uno de ellos y en opinión de muchos el mejor continuador de la serie. El Spirou de Bravo respira autenticidad y naturalidad, le pone alma e ingenio a unos personajes muy desvaídos en anteriores interpretaciones. Gráficamente es una genialidad, moderniza al personaje sin alejarse de la línea clara de Hergé, al que homenajea con algún que otro guiño a Tintín.

En 2008 publica su primera historia, Diario de un ingenuo, que transcurre en la Bruselas de 1939. La esperanza pese a todo, será una cuatrilogía y comienza en la Bruselas de 1940. Se puede considerar una continuación de Diario de un ingenuo, pero perfectamente se puede leer esta primera parte sin haber leído el anterior. Nos contará La Segunda Guerra Mundial vista desde los ojos de Spirou, todavía un adolescente de 14 años, huérfano, un poco abrumado por los acontecimientos y poco consciente de la geopolítica del momento. Un personaje que está en construcción; por supuesto, acompañado de Fantasio, de momento un oportunista bastante tonto.

Los protagonistas no son conscientes del entorno trágico en el que se encuentran. No tienen nuestra perspectiva y eso da lugar a situaciones cómicas, que surgen de cuando en cuando, y que aligeran y desdramatizan la historia. El autor pinta un fresco realista de la época. El tono es vivo, juguetón, a menudo divertido, sobre todo al principio para luego oscurecerse poco a poco. Hay un buen equilibrio entre tragedia y comedia, entre libro de historia y viaje personal.

El cómic tiene un mensaje profundamente humanista y pacifista: Spirou se niega a luchar porque no quiere matar a su vecino. Bravo intenta explicar la complejidad del momento histórico: Spirou tampoco quiere morir; antes ha de encontrar a su amada, una joven alemana, judía y comunista.

Émile Bravo aborda una serie de cuestiones éticas y filosóficas: ¿Qué pasa con la independencia y la libertad en un contexto totalitario? ¿Qué y cuánto debemos ceder? ¿Qué nos enseña la historia? ¿Resistir? ¿Colaborar? ¿Tener esperanza pese a todo?
Los profesores de historia tienen aquí una mina de oro. Súbete al carro de este Spirou. ¡Un primer cómic muy prometedor! Esperamos impacientes la segunda entrega.

Cómics de Émile Bravo publicados en español. La serie de Los siete osos enanos es para niños de 6 a 9 años. Parodia los cuentos tradicionales con humor ingenuo. 

Los siete osos enanos

El sábado 6 de febrero nos juntamos 23 personas y fue una mañana sorprendente, llena de hallazgos que os vamos a ir desmenuzando. Los siete osos enanosFuimos analizando las virtudes del cómic, cómo Bravo ha elegido escenas emblemáticas de cuentos tradicionales para situar la historia y hacerla fácilmente reconocible;  incluso sin haber leído dichos cuentos, solo con haber visto las películas de Disney, situamos perfectamente a los personajes.

– La primera página en la que Los siete oso enanos con sus hatillos parodian a  Blancanieves y los siete enanitos caminando por el bosque. A quién no le viene a la mente lo de Aibor, aibor al bosque a trabajar...  nos ubica ya en la atmósfera del cuento tradicional.

– El personaje de la giganta rompiendo a la vez dos estereotipos : el de  Ricitos de oro (porque se echa en la cama de uno de los ositos)  y de Blancanieves (porque hay que buscar un príncipe que la despierte de su profundo sueño)  nos sorprende para llevarnos directamente a la carcajada cuando se rompe la cama, la escena preferida de casi todos los niños. Pero también pululan por la trama El flautista de Hamelín, Los tres cerditos, etc.

– Los guiños al lector (también al lector adulto) son continuos y nos  obligan a ser cómplices de la gamberra historia, una historia que nos sorprende en cada página puesto que desconocemos los derroteros de tan singular parodia.

Las ocurrentes ilustraciones de Bravo con esos osos que huyen del arquetipo de cursi oso amoroso y esponjoso para traernos unos osos de dibujo plano pero llenos de expresividad, conseguida sobre todo a través de los ojos vivarachos y cómicos.

– Es un cómic fresco, limpio (con poca letra) de fácil lectura en el que una vez leído hay que volver a empezar para apreciar cada detalle para leer la imagen. Los colores son también especiales, en tonos mates, alegres pero no chillones, con un aire retro.

– Inolvidable el bocadillo final en el que una vez resueltos todos los problemas (los ositos son alojados por el príncipe en una ordenada y aburrida habitación de su castillo,  más que castillo parece una habitación de reformatorio: limpieza y orden) el osito exclama ¡Qué aburrimiento! ¿Qué niño no se va a sentir identificado con esta escena? ¿Qué niño se preocupa por su manutención? Lo que quiere es aventuras y desenfreno

Desde luego hay ya muchas historias parodiando los cuentos tradicionales pero ésta nos parece especial por la preponderancia de la imagen “Es la ilustración más que la palabra la que pone en solfa los tradicionales arquetipos”

“A mis hijos de 3 y 6 años les gustó mucho, jugaron a representarlo y todo”

“Me ha sorprendido mucho este cómic porque es muy diferente a los que yo leía de pequeña”

Afortunadamente ya se ha publicado en España la segunda parte Los siete osos enanos pasan hambre en el que vemos que han huido del castillo represor. ¿Qué preferirías, pasar todo el invierno comiendo potaje de judías, o pan de miel con golosinas? Aunque cualquiera de las dos cosas es mejor que pasar hambre, claro. Nos declaramos rendidas admiradoras de Émile Bravo.