El edificio que había que romper

El cuento de Rodari es muy corto, solo dos páginas. Aquí a la derecha la primera página.

Hoy queremos felicitar a la Cadena Ser y más concretamente a Javier del Pino por emitir los sábados cuentos narrados de Gianni Rodari. El primero que escuchamos fue El edificio que había que romper. La grabación dura 5 minutos, la voz la pone el gran Máximo Pradera y el montaje es de Teo Rodríguez, especialista en cuentos de terror. Está incluido en Cuentos por teléfono. Un buen ejemplo de lectura en voz alta y de lectura expresiva y más. ¡Sencillamente maravilloso! Mañana sábado emitirán otro.

Segunda página del cuento. Clica para ver bien los dibujos, son muy expresivos.

Este año 2020 se cumplen 100 años del nacimiento del escritor y pedagogo italiano. Y se están editando algunas obras suyas aún inéditas en español. Os contaremos más cosas de él en sucesivas entradas.

Leer en voz alta a tu abuela por teléfono

Son las 6:30 p.m. Corro para alcanzar mi teléfono antes de bañar a los niños. Es que desde el comienzo del encierro, adopto una nueva rutina diaria: la de telefonear a mi abuela. Mi abuela cumplirá 84 años en septiembre. Vive sola en un apartamento desde la muerte de mi abuelo. Normalmente sale a caminar, hacer sus compras, pasear por la biblioteca y el parque, pero desde hace algunas semanas, está confinada en su pequeño apartamento.

Cuanto más pasan las semanas, más frágil la siento. A veces incluso esquivo la famosa pregunta: ¿Cómo estás, abuela? Porque sé la respuesta. Sé que no le va muy bien. Reconozco los signos. Así que intento alegrar su día contándole cosas de los niños. Escucho sus preocupaciones, la tranquilizo. Recientemente, ella me ha dicho que lo que la hacía más feliz era simplemente estar con nosotros, virtualmente, durante la llamada diaria. Por ejemplo, la llamo cuando hago la cena, le muestro lo que tengo  en mi sartén y ella comenta mi receta. La llamo cuando le doy un nuevo alimento a mi hija de 5 meses para que pueda compartir con nosotros su reacción. Y estas pequeñas cosas de la vida cotidiana me dieron otra idea: ¿Por qué mi niño de 6 años no lo llama para leerle algo?

Leerle a alguien es una de las primeras alegrías de la lectura. Es muy agradable leerle a otra persona y hacernos volver a leer, compartir nuestras emociones, reaccionar juntos. Es un momento de increíble poder, la lectura para dos. Un acto que nos une. Creo en ello más que nunca.

Entonces pensé que si todos los nietos llamaran a sus abuelos o bisabuelos para compartir una lectura con ellos, podríamos crear hermosos momentos naturales de cercanía, incluso intimidad desde la distancia. Es la belleza de la lectura. Puede viajar, moverse, ser libre y resonar con nosotros, sin importar en qué parte del mundo nos encontremos. Así que humildemente comparto con ustedes este vídeo para alentar a los niños a unirse a los miembros de su familia y brindarles un poco de consuelo leyendo, simplemente.

Traducción libre del texto recogido en este blog que seguimos habitualmente. J’enseigne litterature jeneusse.

Carmen tiene una vaca en el frigorífico

Os habíamos dicho que Las Tomasas estábamos ensayando para la Gala de los 20 digital. Pues aquí tenéis a Carmen en su cocina contando La vaca del brik de leche. Nos gusta mucho su frigorífico y la peluca es de traca barraca. ¡Seguid mandando vídeos por favor! Nos lo pasamos de rechupete viendo lo que cada una es capaz de hacer con tal de compartir con los demás un momento de alegría. Ya queda menos para que podamos juntarnos en el parque, en una terraza, y por fin abren las peluquerías. La nueva normalidad. Y mañana una hora de deporte. ¡Píllame camión!

Hablar de justicia social con los peques

Álbumes ilustrados que abordan temas como la autoridad, las clases sociales, la injusticia, el reparto de tareas, la pobreza, la riqueza, etc. ¡Búscalos en la biblioteca cuando abran!

Estos días han surgido diversos debates sobre la pandemia y hay quien afirma que afecta igual a todo el mundo y no es verdad. ¿Es lo mismo estar metido durante semanas en una casa de 45 metros que hacerlo en un cómodo unifamiliar o en un piso de 150 metros? ¿Es igual disponer de una amplia terraza que vivir en un piso interior? ¿Y cómo lo viven los que no tienen casa?

Es una buena oportunidad para hablar con nuestras criaturas de estos asuntos, sin dramatismos, pero es importante reflexionar juntos. ¿Nosotros somos pobres o ricos? ¿Qué es la caridad? ¿Y la justicia social? ¿Por qué hay clases sociales? ¿Qué es eso de la brecha digital? ¿Hay que obedecer siempre? ¿Los adultos siempre tienen razón? ¿Los que están en la cárcel son malos? ¿Por qué muchos son pobres?

No es necesario llegar a ninguna conclusión, solo ser sinceros y dar argumentos. Si como aseguran algunos saldremos de esta crisis del coronavirus cambiados, mejores personas, empecemos por leer con nuestras criaturas alguno de estos álbumes que cuestionan este mundo globalizado y consumista en el que vivimos. ¿Se os ocurre algún otro título que podamos añadir? ¡Cuidaos!

Para el día del libro prométele un cómic

Cómics recientes para niñas y niños. A los 4 años ya les puedes leer por ejemplo Gucho y César. ¡Promételes por lo menos uno a tus hijos para cuando abran de nuevo las librerías!

El próximo jueves 23 de abril se celebra en todo el mundo el día del libro. Este año con la crisis del coronavirus las librerías están cerradas y no podrán sacar los libros a la calle. Y tampoco nos darán una botellita de vino como es costumbre aquí en Logroño al comprar un libro. En Cataluña han acordado con el gremio de floristas celebrarlo el 23 de julio, antes del parón que tradicionalmente supone el mes de agosto, y para no llevarla a septiembre, un mes que ya tiene sus propias convocatorias.

En el resto de España se mantiene la fecha y hay muchas propuestas digitales, el Instituto Cervantes ha preparado una serie de vídeos con el lema La libertad es una librería; también en la radio habrá especiales, en la tele, en Instagram, etc.

Cuando las librerías abran de nuevo iremos en tropel a hojear la pila de novedades que se agolparán en mesas y estanterías. Y nos compraremos esa novela que tanto nos apetece leer. Y a los más pequeños prometedles un cómic. Porque justo se habían publicado en febrero y se quedaron ahí quietos sin estrenar: Hilda y el rey de la montaña, el segundo volumen de Anita y Pepe, Una preciosa vaquilla (volumen 4 de Ariol), etc. Podéis escribirles una nota: Vale por el cómic X. Ya sabéis lo estupendo que es que se ilusionen con coleccionar su cómic preferido. Celebrad el día del libro con una merienda especial (pan con chocolate, etc.) en el balcón, la terraza o la cocina.   ¿Nos mandáis una foto?

Espera a tu librero local. Ayúdale a superar la crisis. ¡No dejemos que se cierre ninguna librería!