Trilogía del muchacho

Durante el mes de julio hemos estado leyendo esta obra conocida como la Trilogía del muchacho. Novela ambientada en la Islandia del siglo XIX. De estructura lineal, conviene empezar por el volumen 1. Nos ha cautivado por el lenguaje poético y sus poderosas imágenes.

De nieve, mucha nieve, del mar, el viento, la muerte, la pesca, el bacalo, de todo ello habla esta trilogía que te transporta a la Islandia del siglo XIX; un país duro, bello y muy peligroso. Nos cuenta lo que significa sobrevivir en Islandia, la lucha del ser humano en su día a día, cómo ha de enfrentase a una naturaleza extrema.También refleja lo que significa ser mujer en un mundo de hombres, las injusticias que las mujeres sufren.

El muchacho (no tiene nombre) es el hilo conductor de la historia, el protagonista, pero crece gracias a unos secundarios impresionantes: Jens (el cartero), Geirprudur (la mujer que protege al muchacho), etc. Y todo esto lo cuenta con un lenguaje poético, las palabras parecen fluir con una musicalidad natural; y te preguntas cómo se puede escribir tan bien sin resultar repetitivo, ni cargante, ni artificial. Asegura Jón Kalman Stefánsson, que la historia en sí no es lo importante, que lo importante son los detalles, los pequeños elementos, las palabras.

Nos os perdáis esta entrevista del programa de televisión Página Dos, se desplazaron hasta la capital Reikiavik. Ahí escuchamos que en Islandia el deporte nacional es leer y hay muchos escritores y la literatura es muy importante y el idioma; si no habláramos islandés no seríamos una nación, quizá por eso la literatura es aquí tan importante, dice Kalman.

Anuncios

Dar voz a personas a las que nadie escucha

Elisa Tobalina cantando uno de los poemas de Pedro Mañas que le sujeta Ramos Corral. Logroño, Ateneo, 04-02-2017

Elisa Tobalina cantando uno de los poemas de Pedro Mañas  incluido en Trastario que le sujeta Ramos Corral. 20 personas nos hemos juntado. Logroño, Ateneo, 04-02-2017

Esta mañana ha amanecido lloviendo y así sigue ahora mismo y buena falta que nos hace. Hemos pasado la mañana en el Ateneo tan calentitos y tan a a gusto. Nos hemos juntado 20 personas y ha sido una sesión muy especial. Primero porque todo el mundo había leído Voces de Chernóbil y tenía mucho que comentar; y segundo porque Elisa Tobalina con su música ha cerrado la sesión con mucho optimismo y alegría. Nos ha comentado que cuando lee los poemas de Trastario, le brotan melodías, le inspira un montón, le parecen poemas muy juguetones. Hemos jugado al teléfono descacharrado.

Nos hemos despedido hasta muy pronto porque nos encontraremos el próximo 18 de febrero en el III Encuentro de Clubes de lectura. Este mes de febrero va a ser muy intenso. Os dejamos aquí algunas opiniones que se han vertido durante la mañana a propósito de Voces de Chernóbil. Y abajo la entrevista que el programa de TVE Página Dos le hizo en junio de 2016. Es un lujo escucharla y la traducción es fantástica.

vocesdechernobilEs un libro que hay que leer. Cada voz te aporta cosas nuevas o te conecta con algo anterior. Te da una una visión global muy completa de lo que fue la catástrofe. Cuenta mucho de la naturaleza, de las mascotas, de la solidaridad, de la crueldad que a veces se ejerce desde el poder. ¿No es cruel mandar a unos bomberos en mitad de la noche a un lugar lleno de radiación sin ninguna protección? Era la época de Gorbachov.

He vivido un año en Ucrania y visité el museo de Chernóbil (está en Kiev) y me impresionó mucho. Allí ves a los animales metidos en botes con formol tal y como quedaron tras las radiaciones. Ahora al leer el libro rememoraba esa visita y casi no podía leerlo porque me acordaba de todo.

A mí me ha producido un poco de angustia, no he podido leerlo entero. Me parece un libro necesario pero no siempre tiene una la fuerza para algo así. / La estructura me recuerda a la de las tragedias griegas, tiene sus monólogos, su coro, etc. 

Es un documento histórico, real, recomendable para adultos y para chavales de bachillerato. Para debatir sobre la energía nuclear, pros y contras, etc. Para que los chavales empaticen con los personajes (personas) y se pongan en su lugar y no piensen que todo son cifras y estadísticas. El testimonio del día a día de estas personas, de su cotidianidad, la vida sigue a pesar de todo. 

Ha inventado un género, partiendo de testimonios reales crea un hilo narrativo, recoge los sentimientos de la gente, las emociones de las personas, cosas que nadie cuenta. Es una suerte contar con su trabajo. Es como cuando tu abuela te cuenta cosas de la guerra civil. Eso no lo olvidas nunca. Esas anécdotas, esas vivencias, son impagables.