La librería de Mitsuko

Bizcocho de zanahoria, yogur (de los de la antigua yogurtera) y café con leche. Y luego nos encerramos con un libro en un rinconcito. El móvil en modo silencio.

Hoy estrenamos una nueva categoría que hemos bautizado Experiencias de lectura. Hablaremos de libros que nos han entusiasmado pero que en nuestra opinión precisan ciertas condiciones para que la experiencia de lectura resulte más placentera. A veces vamos tan rápido que todo lo leemos igual, y no, hay libros que merecen cierto sosiego. Consiguen crear imágenes poderosas y nos introducen en una atmósfera especial, cada vez que interrumpimos la lectura salimos de esa atmósfera y se pierde la magia. Al retomar la lectura cuesta entrar de nuevo. Aquellos que piensan que un libro sirve para coger el sueño por la noche, abstenerse. ¡Esto es una delicatessen, no un somnífero!

Pues bien, inauguramos la sección con Hôzuki, la librería de Mitsuko (Nórdica, 2017). Una novelita de apenas 135 páginas que calculamos se lee en un par de horas. Escrita por una profesora de japonés residente en Canadá, Aki Shimazaki (Japón, 1954). Está contada en primera persona por Mitsuko, la dueña de la librería que mientras realiza sus quehaceres cotidianos va rememorando el pasado. De escritura contenida, sutil, requiere calma, consigue crear una atmósfera de reposo, de lento caminar. Desde la primera página deja caer un misterio que no se resuelve hasta el final. Así empieza: Coloco en el escaparate unos libros de ocasión que acabo de comprar. Son más o menos las cuatro de la tarde y empiezan a caer copos de nieve…

¿Cuál es la experiencia? Pues que hay que leerla de un tirón, sin interrupciónes. Desayunas o meriendas tranquilamente y luego te encierras en un rincón de tu casa donde tengas asegurada cierta intimidad y a leer. Ni que decir tiene que sirve también una hamaca en el jardín (el que tenga jardín). Una vez cierres la novela, te quedarás dándole vueltas… y si te apetece profundizar te recomendamos esta crítica de Manuel Hidalgo en El Cultural. Nos gustaría mucho que nos enviarais otras experiencias de lectura que podamos compartir aquí. Pequeños trucos para hacer de la lectura una experiencia todavía más plena. ¡Que aproveche!

Anuncios

Exposición de “Cuentos de escaparate”

La cata (Los gastrónomos) de Roald Dahl e ilustrado por Iban Barrenetxea. Nórdica, 2016

Ilustración de Iban Barrenetxea para La cata (Los gastrónomos) de Roald Dahl. Nórdica, 2016

 ¡Hola a todos desde Logroño! Este próximo sábado 17 de diciembre tenemos club de lectura en el Ateneo. Hemos preparado una preciosa exposición con los libros de nuestra lista de Cuentos de escaparate. Y así, sobre el terreno, iremos dando las claves por las que los hemos elegido, por qué esos y no otros que también son Candidatos 20, etc.

Necesitamos voluntarios para el programa Tomasa en la radio del 28 de diciembre. El lunes 19 de diciembre estará en Logroño el equipo de la editorial Nórdica y el ilustrador Iban Barrenetxea. Vienen a presentar la segunda edición de La cata, un relato de Roald Dahl. Será en la librería Santos Ochoa (Doct. Castroviejo) a las 19.30 horas. Os dejamos con este trailer de Heidi, recién sacado del horno por Nórdica.

La trilogía de Tora

Uno de los libros que más nos ha emocionado

Uno de los libros que más nos ha emocionado este año 2014.

Hoy sábado 4 de octubre nos hemos juntado en el Ateneo riojano 23 personas y las dos horas que dura el club de lectura se nos han quedado cortas porque tras el descanso veraniego teníamos muchas cosas que contar y compartir. Empezamos por hablaros de Tora, un personaje que nos ha emocionado y que ya forma parte de nuestro patrimonio como lectores. En Noruega se lee en los Institutos y Tora es un personaje con el que todos los adolescentes están familiarizados.

* Leer esta trilogía me ha dado mucho frío, por el clima (Noruega, 1955) las descripciones, los marineros, el pescado, las manos que lo manipulan, etc.

* Los abusos a los niños en la familia no se cuentan, han existido siempre y seguirán existiendo pero es un tema del que no se habla. Pero hay que hablarlo, hay que visibilizarlo. Y Wassmo lo cuenta, y lo cuenta muy bien;  y lo cuenta sin herirnos, sin regodearse en el dolor. Y emociona y a veces se hace angustioso y opresivo pero a pesar de ello me ha gustado mucho leerlo porque también es hermoso leer libros tristes. Y estaría bien que lo leyeran los adolescentes.

* Los personajes femeninos se apoderan de la novela, esa tía Raquel tan vital, la propia Tora, su amiga con la madre enferma.

* Me ha enganchado totalmente, cogí el primero y no paré hasta acabar la trilogía y sigo colgada de esa niña frágil y fuerte a la vez. Me ha emocionado, sigo rememorando su pueblo, su vida, se ha quedado dentro de mí.

* No me he atrevido a leerla, no tenía el cuerpo para este tema, creo que ahora después de escucharos, la voy a leer este invierno.

Ha sido un buen arranque de curso y de allí nos hemos marchado a la Feria del Libro Antiguo que se acaba de abrir en El Espolón. ¡Besos!