¿Leer Heidi en el siglo XXI?

Tomi Ungerer ilustró Heidi en 1978 tras el éxito televisivo. La egoísta tía Dete arrastra a una ingenua Heidi a casa del huraño abuelo. Anaya, 1984. Colección Laurín. Hoy agotada.

Tomi Ungerer ilustró Heidi en 1978 tras el éxito televisivo. La egoísta tía Dete arrastra a una ingenua Heidi a casa del huraño abuelo. Anaya, 1984. Colección Laurín. Hoy agotada.

Con alborozo hemos recibido el estreno de una nueva película sobre Heidi, el personaje creado por la escritora suiza Johanna Spyri (1827-1901). Uno de esos personajes que transciende a su autor, todos conocemos a Heidi, a Pedro y por supuesto a la señorita Rottenmeier, aunque pocos sabrían decir el nombre de su autora. Desde el principio se hizo muy popular en su país pero lo que le dio fama internacional fue el anime de Isao Takahata, que con Hayao Miyazaki acabaría creando los míticos Estudios Ghibli que tantas alegrías nos están dando.

Entonces, allá por el año 1975 que se estrenó en España, nada sabíamos de animes, mangas, y por supuesto no habíamos leído el relato, pero a toda la familia nos cautivó esta hermosa historia. Como tantas otras grandes obras de la LIJ fue escrita por una madre (o padre) para entretener a su hijo. En gran medida es autobiográfica porque la nostalgia por las montañas atacó a Spyri al casarse y tener que trasladarse a la ciudad. Hasta el punto de sufrir una depresión de la que sus escritos le ayudaron a salir.

En cualquier caso nosotras hemos empezado a leer el libro (222 páginas, abstenerse de las abundantes e infames adaptaciones) editado por Juventud con el ánimo de averiguar si el relato sigue vigente. Contiene algunos mensajes religiosos que quizá hoy nos chocan pero es imposible no sentirse conmovido por la bondad de la niña y por cómo consigue ganarse a ese huraño abuelo.

Por cierto que la Heidi que se acaba de estrenar tiene muy buena crítica y dicen que es muy fiel al texto original. Dejémonos llevar por esos idílicos paisajes, por la sencillez de las pequeñas cosas, ese queso de cabra que elabora el abuelo con sus propias manos, y compartamos con nuestros hijos (nietos o sobrinos) peli, serie, relato y lo que haga falta. Contadnos qué tal está la peli (en Logroño no se ha estrenado todavía), cuál era vuestro personaje favorito, etc. ¿Os imagináis una Heidi ilustrada de nuevo por Innocenti, o Lauren Child? ¿Quién os gustaría que la ilustrara hoy?

Parque de Maienfeld, la ciudad más próxima a la aldea donde vivía Heidi. Escultura realizada por el escultor Hans Wallt-Koller por encargo de la Juventud Suiza de los Grisones. Inaugurada en 1953. Heidi trepando por una roca. ¡Si visitas Suiza podrás verla!

Parque de Maienfeld, la ciudad más próxima a la aldea donde vivía Heidi. Escultura realizada por el escultor Hans Wallt-Koller por encargo de la Juventud Suiza de los Grisones. Inaugurada en 1953. Heidi trepando por una roca. ¡Si visitas Suiza podrás verla!

Anuncios

El cortador de bambú

Fotograma de la película "El cuento de la princesa Kaguya"

Fotograma de la película “El cuento de la princesa Kaguya” (Isao Takahata, 2013)

Ayer estuvimos viendo la película, El cuento de la princesa Kaguya, recién estrenada en España y nos gustó tanto que queremos invitaros a acudir antes de que la retiren de la programación. Os avisamos ya de que es larga (137 minutos) y el horario para ir con los hijos demencial, 22.30 horas; la recomendamos de 9 a 99 años, no antes por la duración y porque tiene un fondo amargo.

Está basada en el cuento El cortador de bambú, considerado como la primera obra de ficción de la narrativa japonesa. Recoge temas importantes de la literatura japonesa como el milagro de un ser pequeño que enriquece a la gente, la leyenda de la mujer celeste, las aventuras arriesgadas para conseguir el amor, mezclados con elementos románticos, la luna como país eterno, las lágrimas de la princesa que no puede permanecer en la tierra, etc.

Inolvidables las escenas de la princesa bebé, sus primeros pasos y coscorrones. Indescriptibles las imágenes de los pájaros, las flores y la divertida escena de una familia de jabatos. El tono, el ritmo y la música para dejarse llevar y disfrutar. Para los amantes del álbum ilustrado, esos que tanto admiramos la sencillez, el espacio en blanco en los cuentos, la acuarela bien dada. Para los amantes de la cultura japonesa en general. Para cualquier persona amante de los cuentos tradicionales, la naturaleza, la música, del arte. Todos esos no pueden perderse esta película.