Mary Shelley y su criatura

El castillo de Frankenstein existe de verdad, está en Alemania. En 1673 nació aquí el que luego sería un alquimista de triste fama: Konrad Dippel. Obsesionado con hallar una cura para la muerte, realizaba experimentos macabros y robaba restos humanos para devolverles la vida. Esta historia era conocida por los lugareños y por Mary y Percy Shelley.

Esta mañana como íbamos a hablar de Frankenstein ha hecho mucho frío, viento y nieve (aunque en Logroño no ha cuajado). Nos hemos juntado en el Ateneo 28 personas (más concurrido que en otras sesiones) y no hemos parado de hablar de la vida de Mary Shelley, de su criatura (el monstruo) y de su creador Víctor Frankenstein.

Han habido opiniones muy diversas, algunas personas no habían conseguido entrar en la novela, el pacto con el lector, eso de, vale me lo creo, no les había funcionado. Y varias han reconocido haber leído la novela solo porque luego íbamos a hablar de ella; si no, la hubieran abandonado. Eso sí, una vez hecho el esfuerzo todo el mundo estaba orgulloso de haberla leído, de saber el origen de la historia que tanto ha influido en el cine, en otras obras literarias, etc.

Y es que ya se sabe que hay obras que exigen un precio, que requieren esfuerzo, pero luego te dan mucho. No vamos a entrar en el contenido de la novela porque sería muy prolijo. Aquí tenéis un resumen del club de la BUR.

Tras repartir ejemplares de Aya de Youpougon nos hemos despedido hasta el sábado 16 de febrero que nos encontraremos de nuevo en el IV Encuentro de Clubes de Lectura de La Rioja. Ahora mismo, mientras tecleamos, está lloviendo de forma salvaje. ¡Qué sábado más romántico! ¡Nos vamos a la siesta!

Cuatro juegos relacionados con Frankenstein. Recomendados por el coordinador de Todo el mundo juega, Pepe Pellejero,  que nos ha acompañado en la sesión.

Anuncios