La incorregible Olivia

Tomaso y Tomasas en el balcón del Ateneo riojano. Logroño, sábado 10 de mayo de 2014. ¿Adónde irá ese autobús? ¡Ya no lo pillamos!

Tomaso y Tomasas en el balcón del Ateneo riojano. Logroño, sábado 10 de mayo de 2014. ¿Adónde irá ese autobús? ¡Ya no lo pillamos!

Una mañana cálida y luminosa ha debido de tener la culpa de que solo hayan aparecido por el Ateneo una docena de personas. Y es que las bodas y las comuniones hacen estragos con la lectura. Cristina López nos ha sumergido sutilmente en el mundo de Olivia.

Ian Falconer es un pintor e ilustrador americano que trabajaba creando escenografías y vestuarios para óperas, portadas para el semanario New Yorker y de pronto, al nacer su sobrina Olivia (con una nariz  muy chata tipo cerdita) le brota un cuento para ella. Así surge este personaje que se ha hecho fanewyorkerfalconermoso en el mundo entero. Gráficamente es muy bueno, los dibujos son muy elegantes, minimalistas, pero es que además tiene sentido del humor, las historias funcionan; los niños se reconocen en esas travesuras de Olivia: no querer ir a dormir, querer disfrutar más del día, seguir jugando.

Toda la serie de Olivia (hay cinco títulos) es estupenda aunque Olivia y las princesas se nota que es una obra de plenitud. Hace un pequeño homenaje a la bailarina y coreógrafa Martha Graham que revolucionó el mundo de la danza y buscó su propio estilo. Un poco como Olivia que se cuestiona y busca, no se limita a ser como todo el mundo (princesa), es una inconformista. Tampoco pretende ser perfecta. 

También hace guiños a otros cuentos (intertexto): Rapunzel, Caperucita, etc. esto a los niños les encanta, reconocer a otros personajes con los que ya están familiarizados.

Magali Le Huche rompe estereotipos con humor

20 personas nos dimos cita en el Ateneo el sábado 18 de junio

!Todo el mundo va!

Club de lectura 

**************************

La mañana del sábado 18 de junio olía a tilos en Logroño ¡Qué olor tan penetrante!

Cristina López inició la sesión contándonos cómo descubrió a Héctor.

———————————————————————————————————————–

HÉCTOR el hombre extraordinariamente fuerte

Hector l’homme extraordinairement fort / Magali Le Huche

Buenos Aires: AH Pípala, 2010 (8-10)

*******************************

Lo descubrí en una librería, el libro me atrajo desde el principio, fue un flechazo, pero me marché sin él; ya en casa no hacía más que pensar ¿por qué no lo habré comprado? Mira que si lo venden… así que por la tarde fui a por él.

Lo que me gusta de Magali es que sus ilustraciones siempre aportan cosas que no dice el texto, sus personajes me parecen tiernos, graciosos, diferentes. También destacaría el tratamiento del color,

Magali Le Huche

esa idea preconcebida de que los cuentos para niños precisan colores primarios, chillones, etc, Magali utiliza tonos cálidos y a los niños también les gusta. 

La historia de Héctor me gusta porque rompe estereotipos y lo hace con humor, sin dar lecciones ni adoctrinar, simplemente muestra a un hombre extraordinariamente fuerte amante del crochet, y no por éso es menos fuerte. 

El principio es el propio de un cuento tradicional.

************

En un país llano y ventoso,

muy lejos de todo y en medio de ningún lugar,

se encuentra el Circo Extraordinario.

************

La primera página nos muestra una imagen del circo un tanto decadente, en tierra de nadie.

Pero lo que de verdad me impactó fue Héctor levantando dos lavadoras de ropa mojada… no levanta una roca no, levanta dos lavadoras

También me gustan las rimas con la colección privada de Héctor:

Manta hidratante trenzada,

tejida con seda y cachemira.

Cada personaje del cuento es diferente y a la vez todos son iguales, no se perciben jerarquías, salvo los domadores, que intentan someter a los otros.

Me gusta cómo Héctor evita el conflicto «No, gracias, no me interesa el desafío»

La imagen en la que todos aparecen en corro en pelotillas haciendo punto es GENIAL.

Me gusta también de Magali los juegos que hace con la letra, la tipografía, todo el álbum está muy medido, muy cuidado.

Y así, página a página, Cristina fue analizando el álbum si bien desde el principio nos aclaró que siente debilidad por esta joven ilustradora francesa.

Sin embargo surgieron otras opiniones bien distintas.

Obras de Magali Le Huche que hemos manejado

**********************

Comparto todo lo que has dicho de la ilustración pero a mí la historia no me engancha, me parece un poco floja, no me termina de convencer.

**********************

He manejado varias obras de Magali y me gustan mucho sus ilustraciones, no solo crea personajes inolvidables, los escenarios, los paisajes, me encantan; tiene un estilo propio, ves una ilustración y sabes que la ha hecho Magali.

Ilustración para Berta buenafé de Magali Le Huche

Ilustración de "Berta Buenafé está triste" de Magali Le Huche

**********************

A mi sobrino de 7 años le gustó mucho y me dijo: este señor no es normal, tiene los pies muy pequeños.

**********************

A mi hija Violeta le gustó mucho la palabra «crochet» no paraba de repetirla.

Su hermano decía «hacer punto» – No, repetía ella, pone «crochet»

**********************

Para terminar Cristina nos propuso hacer una dinámica a propósito de los estereotipos.

Haciendo una dinámica sobre los estereotipos

Hicimos dos filas enfrentadas, a unas nos entregó una cartulina verde en la que había que escribir el nombre de un personaje famoso; a la otra fila una cartulina naranja en la que había que poner aficiones o gustos curiosos, no habituales. Luego nos juntábamos con la pareja de enfrente y de dos en dos escribíamos un pequeño relato en apenas dos minutos.

Salieron cosas muy curiosas… de muestra un botón:

Iñaki Perurena, el célebre levantador de piedras vasco, posó en el suelo su piedra de 200 kilos favorita a la que había apodado Aránzazu, se limpió el sudor y se sentó a escribir una oda a la piedra.

**********************

Y tras este juego que provocó muchas risas pasamos a La esmeralda de Kazán, pero ese melón lo abriremos otro día que es muy tarde.

La historia del señor Sommer o de cómo conmover a un lector

Cristina López (la del chaleco a la izquierda) nos cuenta lo mucho que le gusta "La historia del señor Sommer"

¡Todo el mundo va! 

Club de lectura de literatura infantil y juvenil para adultos.

Sábado 2 de Abril

11 horas Ateneo riojano

———————————————————————————————————–

Y abordamos ya lo hablado en el Club a propósito de este pequeño libro en tamaño pero grande en evocaciones; cada página, cada párrafo nos provoca sentimientos, sensaciones, ni una palabra está colocada al azar y sin embargo resulta natural, fresco. Apenas seis personas lo habían leído pero después de la sesión todas se marcharon con ganas de leerlo, así que hablamos de lo que nos había provocado, de sensaciones, de recuerdos pero sin destripar el libro porque tiene su sorpresa y sería una pena desvelarla.

Cuando leímos en el club  La carretera nos dejó subyugadas, algo de aquella tristeza nos embarga también con este libro que leído con pausa,no lo lean de forma apresurada porque para saborearlo requiere su tiempo, nos conmueve hasta los huesos.

El perfume fue la obra que encumbró a Suskind pero a nosotras esta obra no nos parece menor, nos subyuga y nos atrapa. Cristina López que preparó la obra nos contagió su pasión por un libro que confesó haber leído al menos cuatro veces a lo largo de su vida:

Yo veo una contraposición entre el personaje del niño que quiere:

– Volar (memorables las páginas en las que nos describe la sensación)

– Subirse a los árboles

– Ir en bicicleta (es como volar)

y el señor Sommer que está pegado al suelo, siempre andando.

Ilustración de Sempé para "El señor Sommer"

Aquel día, mientras caminaba con el viento de cara por los prados al bajar la cuesta sólo con que saltara un poco con los brazos abiertos el viento me levantaba… y si llego a desabrocharme el abrigo, sujetando una punta con cada mano, como alas, el viento me habría levantado y yo hubiera volado desde la montaña, por encima del valle, hacia el bosque…

Páginas 5-6 de El señor Sommer

Me parece un canto a la infancia y encuentro sublime cómo está contado, con qué sencillez, nada pretencioso. Partiendo de lo simple ha llegado a un punto de exquisitez maravillosa.

*******************

Me encanta el sentido del humor, la escena del moco en el piano es hilarante y memorable.

********************

El final me sorprendió y conmovió a la vez me parece una lección de honestidad, el respeto a los demás, el dejar a cada cual vivir su vida como quiera.

********************

No podían haber elegido otro ilustrador más apropiado con las dosis justas de humor, sutileza que requiere el texto. ¡Genial Sempé!

********************

Me gusta todo del libro, incluso como objeto es una delicia, chiquito en tamaño, la letra grande, papel satinado, la camisa del libro; estupendo para regalar a una amiga.
********************

Patrick Süskind

Acabamos hablando de Süskind,

un autor que rehuye los premios

y las apariciones públicas,

escasean incluso sus fotos.

Y con pena, porque el tiempo se nos pasó volando, nos despedimos hasta el mes que viene.

Uno, dos, tres ¡Adiós chaval!

9 de enero de 2010. Grupo de Tomasas en la puerta del Ateneo tras la sesión del  Club de lectura Todo el mundo va.

La mañana del sábado 9 de enero corriendo un gran peligro (el día anterior había nevado y las aceras lucían heladas y peligrosamente deslizantes) nos dirigimos al Ateneo fieles a nuestra cita. Nos temíamos que el resto de Las Tomasas no aparecieran dadas las inclemencias climatológicas, pero a pesar del frío del carajo y la nieve nos juntamos veinte personas.

Cristina López nos contó este cuento que lee con su hija de dos años y nos confesó que cada lectura es distinta, siempre descubren algo nuevo; y nos quedamos extasiadas viéndola y escuchándola.

El logro del álbum radica en la originalidad de una ilustración desenfadada y atrevida, al margen de cánones de belleza y de estereotipos, y en la estructura rimada. La ilustración infantil hace tiempo que navega más allá de imágenes relamidas y excesivamente dulzonas. El texto rimado, recuerda las retahílas y cuentos de tradición oral y al igual que éstos el niño lo aprende y memoriza con facilidad; podemos encontrar una rima similar en esta canción popular:

Una, dos y tres, / Pedro, Juan y José.

Lima, limita, limón, / Rosa, clavel y botón.

Nadia Budde consigue un apetitoso pastel con ingredientes sencillos y es probablemente en esa sencillez donde radica la genialidad del álbum. Por algo recibió el Premio Alemán de Literatura Juvenil 2000.

Algunas madres con hijos más mayores, comentaron que es un álbum que a primera vista nunca comprarían pero que tras ver a Cristina contarlo y analizarlo sentían cierta añoranza por esa etapa ya pasada en la que pensaban que era demasiado pronto para ofrecerles cuentos a sus hijos. También comentamos que con un mediador se le saca más rendimiento a la historia, ya que se presta al juego.