Club de lectura «Todo el mundo va»

IMG_20211031_132225

El sábado 6 de noviembre hablaremos de Panza de burro de Andrea Abreu y de los álbumes de Madalena Matoso y Antonio Ladrillo. Os esperamos en el Ateneo riojano a las 11.00 horas.

Este próximo sábado 6 de noviembre tendremos la segunda sesión del club de lectura Todo el mundo va de este curso. Empezaremos leyendo en voz alta el álbum Con el tiempo de Madalena Matoso. Hablaremos de su trabajo, no para de recibir premios, y también de Antonio Ladrillo. Luego analizaremos la novela de la autora revelación de este año: Andrea Abreu. Con su frescura ha revolucionado el panorama literario español de manera sorpresiva con Panza de burro. Seguro que hay opiniones para todos los gustos y eso nos encanta.

Repartiremos ejemplares del cómic Paracuellos y de una novela que todavía no podemos desvelar y que tiene que ver con el Festival de Narrativas Cuéntalo que se celebrará en Logroño del 8 al 20 de noviembre. ¡Hasta el sábado! ¡Entrada libre!

Panza de burro

Panza de burro: expresión canaria para denominar al fenómeno meteorológico de acumulación de nubes de baja altura que actúa como pantalla solar, provocando una sensación térmica de refresco, provocado por la acción de los vientos Alisios.

Queremos estrenar el año 2021 recomendando una novela corta, apenas 172 páginas, que nos ha cautivado por su mirada espontánea, inocente y sin pudor. Panza de burro es la primera novela de la jovencísima periodista Andrea Abreu (Tenerife, 1995).

Una niña de diez años (de la que nunca se nos dice el nombre) nos cuenta en primera persona el verano (2001) que pasa junto a su inseparable amiga Isora. Con ella va descubriendo el barrio, la sexualidad, el mundo de los adultos, porque Isora es muy echadita palante, es casi como una vieja.

El espacio, el lugar en el que viven las protagonistas es casi un personaje más, es lo que las determina, las marca. En las faldas del Teide, en Tenerife, en lo alto, en un pueblo empinado, tan vertical que los coches casi se caen pabajo. Y abajo está el mar. Pero ellas al mar, a la playa, no bajan. Eso es para los turistas. 

Una de las cosas más soprendentes de Abreu es el uso que hace del lenguaje. Utiliza el léxico de su pueblo canario, de su abuela, y tal cual lo escribe: vulcán, secsi (sexi), sisá (zig-zag), pepe (coño), estregarse, güevos, etc. Aunque no conozcamos el significado de algunas palabras, se entienden por el contexto. Además sabe buscar belleza en lo grotesco y hasta en lo escatológico.

Cuando llegamos a cas Eufrasia, Isora se puso delante de la puerta y me miró y me dijo toca tú, y toqué yo, y me quité y salió Eufrasia con un delantal de cocina todo manchurriado de sangre. Miniña, ya me llamó Carmitas. Pasen pa dentro, que estaba escuartizando el conejo pa hacer un fisco cena, siéntese ay, miniña, siéntese le dijo a Isora, y la puso en una silla plástica del patio…..

El final, que por supuesto no desvelaremos, es otro de los logros de la novela: rotundo, rápido y lleno de emoción. Tú como lectora te quedas ahí con el aliento contenido y con pena de dejar a esos dos personajes, con pena de no saber más de ellos.

La escritora Sabina Urraca es la editora por un libro, una iniciativa de la editorial sevillana Barrett. Urraca, que fue profesora de Abreu en un taller de escritura, hace una presentación muy elogiosa a modo de prólogo. La edición está cuidada y destaca la portada: original, irreverente y llamativa.

La novela se merece muchos más piropos, pero no os contaremos nada más, leedla. Olvidad todo esto que os estamos contando y leedla sin pretensiones, leed en voz alta alguna de las páginas para disfrutar de su cadencia, de su música. Porque Andrea viene de la oralidad y de la poesía y eso se nota, vaya si se nota. Como dice la editora: Déjense envenenar,misniños. 

Muchas veces nos dicen que elegimos novelas muy tristes. Aquí tenéis una que es deliciosa, original y divertida (tiene toques de humor pero también otros momentos en que se te hace un nudo). Aún estáis a tiempo de pedirla a los Reyes. Por cierto, una productora ya ha comprado los derechos para llevarla al cine. Es un placer estrenar el año con una escritora española, joven y que reinvindica la literatura desde otro lugar, desde un vulcán. ¡Salud para todas y todos! ¡Feliz año lleno de promesas e ilusiones!

Os dejamos con un vídeo en el que Andrea reinvindica el papel de las bibliotecas y eso nos encanta. Y nos encanta también su acento canario. ¡No se la pierdan!

Génie la loca ¡No te pegues a mis faldas!

Castaños en el parque del Carmen de Logroño. La naturaleza sirve como refugio a la niña que narra en la novela de Inés Cagnati, Genie la loca. Logroño, 7 de noviembre de 2020.

Las calles de Logroño amanecieron mojadas la mañana del sábado tras la lluvia caída durante la noche, pero no hacía frío. Nos juntamos 15 personas en el Ateneo riojano para hablar de una novela desoladora pero bellamente contada: Génie la loca. Empezamos contextualizando a Inés Cagnati, la autora, para luego dar paso a las distintas opiniones.

Descendiente de una familia de inmigrantes italianos agricultores, creció en en la región de Aquitania, al sur de Francia. Sus padres llegaron allí con otros 80.000 italianos, la mayoría analfabetos, sin saber francés, y empezaron a cultivar las tierras pantanosas abandonadas por los franceses que o bien habían muerto en la Primera Guerra Mundial o habían emigrado a la ciudad. En un ambiente hostil, agresivo, en la escuela los hijos e hijas de estos inmigrantes no fueron bien recibidos. No tanto por su origen como por la pobreza que arrastraban. La sociedad francesa perdonaba la violencia contra los italianos y les culpaba si eran agredidas sexualmente. Sin contar con el machismo reinante dentro de su propia comunidad. En este contexto se entiende mejor una novela de apenas 190 páginas que refleja esta situación.

Este entorno rural tuvo una gran influencia en las obras de Inés Cagnati. En todas, la narradora es una niña y, en todas palpita el deseo de huir de los ambientes opresivos y la pobreza. Ella lo consiguió, después de estudiar, trabajó toda su vida como profesora de francés, aunque nunca se sintió integrada, nunca se sintió francesa; y eso que sus libros fueron premiados muy pronto. Por Génie la loca recibió en 1977 el premio Deux Magots.

En Génie la loca cuenta la historia de una niña que siempre está esperando a su madre, que trabaja de sol a sol y llega a casa extenuada. Es la historia de amor de una hija hacia una madre incapaz de abrazarla porque todo le ha sido arrebatado.

Técnicamente superpone tiempos narrativos, utiliza un lenguaje formular, repetitivo, frases que te van golpeando y consiguen crear una atmósfera densa que te atrapa: Nunca he tenido nada / ¡No te pegues a mis faldas! 

Pero, sobre todo, en lo que nos parece una maestra es en el empleo de la elipsis. Cagnati calla más que dice, se contiene, da a entender cosas que tú como lector has de completar. Capítulos cortos que requieren un ritmo de lectura lento, porque nada sobra, cada palabra cuenta. Una novela de denuncia social, una novela feminista. Y también una novela rural en la que la naturaleza es liberadora y, sin embargo, la gente resulta ser siempre una amenaza.

Integrantes del club de lectura Todo el mundo va. Con mascarilla, distancia de seguridad, ventilación constante y gel. Con todas las medidas en el  Ateneo riojano. Sábado 7 de noviembre.

No me ha gustado, creo que la he leído muy rápido y no le he pillado el ritmo ni la atmósfera, ni nada. / No me gusta eso de que vaya y vuelva en el tiempo. / Si no llega a ser porque la propone el club de lectura yo esta no la leo ni loca. / Ahora que estamos aquí hablando me siento bien por haberla leído pero siempre leemos novelas tristes.

A mí me ha llevado a muchas historias de vida que he oído contar a mi abuela, a mi madre. Injusticias cometidas por el rico del pueblo o el médico, lo que hace el médico de la novela es flagrante. Y me ha recordado la vida en mi pueblo de niña, las faenas agrícolas, el cuidado de los animales, la matanza, etc. 

Yo lo que he visto es mucha resignación, la resignación de la mujer, la impotencia. En un ambiente que no te deja muchas salidas, solo tratas de sobrevivir. Y que en esa situación encuentre alivio en la naturaleza (las viñas, los castaños de indias, los sauces) me conmueve. 

Me parece una historia de denuncia, una historia feminista, una madre que a pesar de no poder dar amor lucha para que su hija estudie, para que sea libre. Y también critica las clases sociales, la pobreza, la codicia del rico que engaña al pobre. Trabaja haciendo tareas domésticas y agrícolas a cambio de una vaca y resulta que le dan una vaca ciega. 

Una historia muy, muy triste; sin embargo, dentro de tanta desgracia hay belleza: las estaciones que pasan, el nacimiento de los terneros, el abuelo que con ternura reparte nueces y manzanas. Una novela que me ha recordado a la Mary de El color de la leche. De esas novelas que no se olvidan.

Y antes de despedirnos hablamos del Festival de Narrativas Cuéntalo que se desarrollará del 12 al 21 de noviembre y llenará Logroño de literatura. Ya os iremos contando.

Tomasa haciendo torrijas

Así de ricas nos han quedado las torrijas. Logroño, 10-05-2020

Hemos pasado la mañana leyendo de una panzada esta novela que nos ha cautivado, ágil, rápida, una vez la empiezas no puedes soltarla. Hemos leído Las lealtades con lápiz y papel porque desde el principio nos ha parecido que podía ser un 20.  En apenas 200 páginas, Delphine de Vigan nos cuenta a cuatro voces la historia de Theo, un chaval de 12 años, que llega al instituto y se hace amigo de Mathis. Y no contamos más porque lo meteremos de candidato en unos días y queremos dejaros con las ganas. Eso sí, Delphine de Vigan es superventas en Francia.

Esta tarde nos hemos puesto a hacer torrijas y no es por presumir pero nos han quedado riquísimas. Estamos seguras de que también habéis hecho torrijas pero… ¿qué estáis leyendo estos días de confinamiento?

La ambigua y sutil Aki Shimazaki

La escritora Aki Shimazaki (Japón, 1954), autora de Hôzuki, la librería de Mitsuko.

Seguimos con el relato de lo acontecido en nuestra sesión del sábado 13 de enero. Aki Shimazaki, de origen japonés lleva 25 años viviendo en Montreal y escribe en francés. Es una mujer discreta, rechaza las entrevistas porque cree que son sus libros los que han de hablar. Para escribir Hôzuki, la librería de Mitsuko, se inspiró en una historia que escuchó hace más de cuarenta años sobre un bebé hallado muerto en una consigna.

Elegimos esta novela porque nos gusta cómo está escrita, es sutil, ambigua. No juzga, solo cuenta, y cuenta lo que quiere, deja cabos sueltos. Nos dio mucho juego para el debate, os dejamos un resumen de la diversidad de opiniones. Los que todavía no la hayan leído es mejor que no sigan leyendo esta entrada, cuanto menos sepan de la novela antes de leerla, mejor.

Es una novela muy distinta a lo que leo habitualmente, libros más densos. Muy minimalista, habla de muchas cosas: de la maternidad, del aborto, del pasado que vuelve, etc. 

Me ha interesado mucho porque te mantiene alerta, ya en la primera página te atrapa: Distraída, rememoro la escena en que yo corría estrechando un bebé entre mis brazos. En la página 17 insiste: Corro en la nieve estrechando un bebé entre mis brazos. Tiene un halo de misterio que te hace seguir leyendo para averiguar hacia donde te lleva.

La forma de escribir, frases cortas, rotundas, me ha recordado a la escritura de Agota Kristof. Me ha gustado mucho. /  Las 135 páginas de la novela muestran un mundo muy contenido, cierto erotismo y ambigüedad. Con ecos del haiku.

Las ocurrencias del niño son magníficas, páginas 36 y 37. A propósito de qué es la confesión. ¿Incluso si le robo dinero a alguien el cura no se lo dirá a la policía?

La protagonista me cae fatal, no empatizo con ella. 

La historia me ha interesado, la protagonista hace lo que le da la gana y eso me gusta.  / A mí no me ha gustado y no entiendo a la protagonista, huye de las ataduras y luego se queda con un niño sordomudo. No me ha resultado creíble la historia. / Es muy heavy, es mantener una mentira toda la vida. 

Ojalá la lleven al cine, es una historia cautivadora.

A mi me ha llevado a interesarme por la cocina japonesa, he buscado en Youtube los platos que menciona: takoyaki, okonomiyaki y kasutera (bizcocho de miel esponjoso).