Arnold Lobel, el hombre discreto

Libros de Arnold Lobel que expusimos en el Ateneo (13-01-2018). Añadimos dos libros de James Marshall  porque eran amigos y compartían ese punto de humor absurdo e ingenuo.

Ayer sábado nos juntamos en el Ateneo 22 personas en una nueva sesión de nuestro club de lectura Todo el mundo va. Empezamos haciendo una lectura dramatizada de Las pastas incluido en de Sapo y Sepo inseparables para crear atmósfera.

Luego fuimos repasando algunos párrafos de la ponencia de Ellen Duthie que habíamos tomado como referencia. A Lobel hay que arrimarse para oírlo; hay algo íntimo, recogido en gran parte de su obra. Como personaje es modesto, calladito, modosito, rehúye cualquier contacto con el público. Ni siquiera pensaba que tuviera mucho sentido leer en escuelas o reunirse con niños porque decía que “no se le daba bien”. Los personajes de Lobel son más bien caseros, susurran para no molestar, o como mucho gruñen para expresar su malestar. Héroe no sería una palabra para describir a sus personajes.

Incluso la paleta de colores que usaba en Sapo y Sepo y Buho en casa fue objeto de bromas cariñosas que alimentaban esa imagen de él. Hay un tono de verde en concreto, un tono entre bilis y flema, verdaderamente repugnante. La mayoría de los artistas ni lo tocarían pero Arnold usa este verde todo el tiempo y consigue hacer que funcione. (James Marshall)

No hay muchos estudios sobre la obra de Lobel, una razón puede ser lo discreto que era y otra (apunta Ellen Duthie) el hecho de que no cultivara el género de los álbumes ilustrados. Se centró más en los Easy readers (libros fáciles de leer). Estos libros carecen del glamour y la espectacularidad del álbum ilustrado. Sin embargo, Lobel maduró como escritor con este género, libros fáciles de leer pero nada fáciles de escribir, en los que es necesario contar algo con cierta chispa y a poder ser algo de chicha en muy pocas páginas. A esta serie pertenecen Sapo y Sepo, Sopa de ratón, Búho en casa, Historias de ratones, etc.

Y tras esta explicación abrimos el turno de opiniones.

A mí me encanta Lobel, sus libros son sencillos pero muy inteligentes. Sus reflexiones, diálogos, etc, dan mucho juego con los niños (y no solo con los pequeños) y propician el diálogo sobre temas a veces insospechados.

Con mis hijos he leído Sapo y Sepo hasta la saciedad. Su aventura favorita era Una lista, y leerla les llevaba a hacer su propia lista.

Al ser historias cortas, cada noche leíamos una. A veces insistían e insistían para leer una segunda. Me gustan mucho los libros con historias cortas. 

Yo recuerdo con mucho cariño Los cuentos del  cerdito Oliver de Alfaguara. Su historia favorita era ¡Nieva! Contaba todos los preparativos de dos niños y su madre para salir a tocar la nieve que acaba de caer. Gorros, bufandas, botas, etc. No estaba escrito por Lobel pero sí ilustrado por él. Hace más de 20 años pero mis hijos todavía lo recuerdan. Ahora no está disponible pero seguro que lo reeditan porque era delicioso.

A mí me encanta porque sus libros plantean cuestiones filosóficas, pero no tienen una moraleja explícita. No te dicen cómo resolver nada pero te hacen pensar en las distintas opciones. 

Cerramos este monográfico sobre Lobel (Estados Unidos, 1933-1987) hablando de su vida. Con su mujer, Anita Lobel, compañera de estudios y con la que trabajó en varios libros, tuvo dos hijos. En 1974 le dijo a su familia que era gay, cuando tenía 41 años. Murió a los 54 años por complicaciones derivadas del SIDA.

La sesión resultó muy interesante y aunque Lobel era un hombre discreto, lo cierto es que sus personajes son conocidos en todo el mundo y sus libros se siguen leyendo, se ha convertido en un clásico. Y es admirado por muchos artistas actuales. Os dejamos con la opinión de esta ilustradora francesa.

Me gusta mucho Historias de ratones. Y en particular la historia titulada El viaje. Un ratón va a visitar a su madre caminando y tanto camina que se le lastiman los pies. Así que se quita sus viejos pies y se compra unos nuevos. Me gusta esa forma de llevar hasta el final una idea absurda, pero con una gran lógica. (Dorothé de Monfreid)

El pequeño Nicolás y Marcelín

Cada uno de los libros contiene diferentes relatos, ideales para leer uno cada noche en casa o uno cada día en clase, o todos los viernes, etc.

Cada uno de los libros contiene diferentes relatos, ideales para leer uno cada noche en casa o uno cada día en clase, o todos los viernes, etc. Lo hemos probado en nuestros clubes y a los niños entre 9 y 12 años les encanta. Ideales para lectura expresiva.

El pasado sábado nos juntamos en el Ateneo 16 personas para hablar del gran humorista gráfico Jean Jacques Sempé. Hablamos un poco de su vida y mucho de su obra. De su dibujo, lleno de movimiento y expresividad, carente de elementos superfluos. Dibujó incansablemente, casi siempre en blanco y negro, oficinistas, músicos, viviendas, coches, árboles, bicicletas. Los textos de la serie de El pequeño Nicolás los escribió su amigo René Goscinny, sí el de Asterix. Hicimos una lectura dramatizada del relato El fútbol incluido en El pequeño Nicolás (el primero de los libros) y se montó una algarabía tremenda, habíamos llevado hasta un silbato. Montamos más jaleo que Godofredo, Majencio, Eudes y Alcestes juntos. ¡Lo pasamos de rechupete!

Lo que más nos interesa de esta pareja es que su obra sigue fresca, nos sigue haciendo reír como hace 30 años y a los niños les encanta. Ideal para leer un relato cada noche en la camita con nuestros hijos, desde 9 años en adelante. Tiene muchos diálogos de modo que podemos pedir a nuestro hijo que él sea Nicolás y el resto de personajes los hacemos nosotros. También es estupendo para leerlo en clase repartiendo los papeles. Casi todas la bibliotecas escolares lo tienen entres sus fondos. Además de reírnos a carcajadas, mejoraremos nuestra lectura expresiva.

Os dejamos con una entrevista a Sempé el pasado 17 de mayo de 2016 en el diario El País con motivo de la publicación en España de Marcelín (Candidato 20 de este año) .Y fue con un corto basado en este libro con lo que cerramos la sesión. Lo vimos todos juntos y nos despedimos.

Cuentos de perros 2

Perro lobo (Wolf-hound) de Paulus Potter

Perro lobo (Wolf-hound) de Paulus Potter. Museo del Ermitage, San Petersburgo. Aparece en el cuento “El cuadro desaparecido” de Kasparavicius. Thule, 2008.

Tanto éxito ha tenido nuestro listado de cuentos de, o con perros, que hemos seguido buscando y os ofrecemos la segunda edición corregida y aumentada. Hemos añadido también refranes de perros. Muchas gracias a todas las personas que nos habéis sugerido nuevos títulos. Podéis seguir enviando opiniones y sugerencias porque lo iremos actualizando. Y también podéis contarnos cosas de vuestro perro. Relatos de perros 2 para todas las edades. Curso 2015-2016.

Relatos sobre o con perros

El libro abierto muestra una ilustración de Raúl Arias para “Encender una hoguera” de Jack London. Rey Lear, 2011. Relata la historia de un hombre y un perro que avanzan al atardecer por un bosque nevado a sesenta grados bajo cero. Un relato para leer al calor de la lumbre.

Os dejamos con esta hermosa película francesa, Belle et Sebastien que cuenta la relación de un niño con un perro considerado una bestia salvaje. El escenario es Francia ocupada por los alemanes. Emocionante, enternecedora (que no cursi) habla de soledad, generosidad, etc. La fotografía es impresionante y la canción es de Zaz.

Los mejores cuentos de perros 1

Cuentos sobre perros para los más pequeños.

Estos son los cuentos de perros preferidos de Tomasa y su prima Inés.

Hola, soy Tomasa, quería contaros que mi prima Inés está muy triste porque su perrita Cocó (una cocker muy lista y cariñosa) está enferma. Le han puesto un tratamiento pero ya no juega tanto como antes con nosotras. Como nos aburríamos hemos empezado a buscar cuentos de perros y hemos encontrado un montón. Algunos son divertidos y otros tristes pero todos hablan de perros: listado perruno.

¡Ojalá Cocó se cure pronto y podamos correr de nuevo con ella por el monte! Si queréis contarme algo de vuestro perro os espero aquí.

Cuentos de perros para los más mayores.

Cuentos de perros para los más mayores. En el listado hay muchos más.

Actual’14 nos trajo a Carme Solé

Carme Solé con Pedro Espinosa el jueves 2 de enero de 2014

Carme Solé con Pedro Espinosa el jueves 2 de enero de 2014 en Logroño. II Feria del Cómic y el Libro Ilustrado. Librería Santos Ochoa.

Por fin llegó el ansiado momento de conocer a Carme Solé Vendrell. El presidente de la Asociación de Ilustradores Riojanos (AIPR), Pedro Espinosa, fue la persona encargada de presentar a la artista catalana. Y es que se habían conocido en Barcelona cuando empezaban sus carreras como ilustradores, en los tiempos más reivindicativos de la profesión, cuando estaba todo por hacer: luchábamos para que se nos devolvieran los originales, para defender la profesión, que se nos respetara como artistas; cosas que ahora están asumidas y que entonces tuvimos que pelear.

II Feria del Cómic y el Libro Ilustrado. Librería Santos Ochoa. Logroño, La Rioja, Actual 2014.

II Feria del Cómic y el Libro Ilustrado. Librería Santos Ochoa. Logroño, La Rioja, Actual 2014. En la estantería de la izquierda los libros de Solé.

Una Carmen elegante, con una voz llena de fuerza, potente, y con ese pelo blanco que la identifica (cuando era más joven lo llevaba rojo) se mostró relajada, con muchas ganas de compartir y contar sus experiencias:

Cuando un libro está hecho con el alma, está hecho de verdad, no pasa de moda. Cuando he tenido buenos textos para ilustrar me he dejado ahí el alma. Incluso aunque económicamente no me resultara rentable, en esos trabajos he dejado lo mejor de mi misma, lo he hecho en cada momento lo mejor que he sabido.

Desde el principio me dediqué a buscar mi estilo, a investigar, a dibujar y dibujar, así dibujaré los animales, así los árboles… yo quería encontrar mi propia forma de dibujar, tener un estilo propio.

En mi primer viaje a la Feria de Bolonia, me fijaba en tojanoschdo, me di cuenta que había que salir, que había que aprender, estar al tanto de lo que se hacía en Europa. Conocí a Janosh en Munich, lo vi por la calle y lo reconocí porque era igual que sus personajes; y le saludé y era fantástico.

Lo más bonito y lo que más cuesta es una vez que recibes el encargo y lees el texto y te pones a pensar en la idea, a darle vueltas, a ver cómo enfoco esto, y empiezas a hacer el storyboard. Ese proceso anterior al dibujo en sí, de búsqueda, de eunpuñadonsayo, me gusta mucho.

Por ejemplo cuando recibí el texto de Un puñado de besos, de Antonia Rodenas, que trata de una escuela, de unos niños, de la profesora… No me apetecía dibujar las mesas, las sillas, la clase, la señorita; necesitaba darle la vuelta a eso. Hasta que se me ocurrió que si el libro era de emociones… podía dibujar rostros, poque son las caras las que expresan emociones.Tenía un montón de fotos de una niña de apenas un año, la hija  de unos amigos, y pensé que irían bien y el libro surgió así. Ha funcionado muy bien en las escuelas con los niños de Infantil, les gusta mucho, les sorprende.

Cada proyecto es diferente, lacruzada la base de todo es el dibujo, lo importante de verdad es el dibujo, para ilustrar, para pintar, para todo. El boceto tiene la fuerza de la primera intención. Estoy muy orgullosa de La cruzada de los niños.

He trabajado mucho, con dedicación exclusiva, si haces algo hay que hacerlo bien, nada de medias tintas. Ahora estoy muy volcada en la pintura. Más que nuevos libros lo que me gustaría es que mis primeros álbumes estén en las librerías, que se reediten, que estén accesibles.

Y ya eran las nueve y media de la noche y se cerró la librería y nadie se movía porque todo lo que contaba Carmen era interesante y sincero y empezó a firmar libros. Otro día os contamos más porque Las Tomasas tuvimos el privilegio de tener un encuentro con ella al día siguiente… ¡Pero eso nos da para otra entrada! ¿Qué tal han estado los Reyes Magos? ¿Habéis sido buenos?

Rodrigo le pidió a Carmen Solé que le dedicara los tres libros que su madre le acababa de comprar: "pero los he elegido yo"

Rodrigo le pidió a Carme Solé que le dedicara los tres libros que su madre le acababa de comprar: “pero los he elegido yo”