Entre Matilda y Kafka para no despeñarse

El salto de las primeras novelas como Matilda a grandes clásicos como Kafka, Vargas LLosa, etc. puede ser muy grande y ahí se pierden lectores. ¡Se desaniman!

Esta mañana en el mercado hemos coincidido con una amiga que tiene dos hijos de 15 y 17 años y sin preámbulos nos ha soltado: Hija es que pasan de leer a Matilda en 6º a Kafka en el instituto y claro, se despeñan, porque el salto es muy grande. Y ya al acabar la ESO no les gusta leer. Y van a la librería por pasar el rato y vienen con uno de esos de amor de Federico Moccia. ¿Es que no hay nada en medio? ¿Qué me recomendáis? 

Al llegar a casa y aprovechando que estamos de limpieza y reorganizando nuestra Biblioteca hemos juntado este montón para eso, para que no se despeñen…

Con permiso de la fantasía de Harry Potter y Cornelia Funke, hay otros libros que hablan de la vida, que aportan experiencias vitales. ¡Estupendos para chicos y chicas entre 14 y 18! ¡Búscalos en la Biblioteca!

Anuncios

Los clásicos son para el verano

Sapo y Sepo son amigos inseparables, no saben vivir el uno sin el otro. Juntos salen de paseo, cuidan el jardín y se reparten unas riquísimas galletas.

Ahora que empiezan las vacaciones y los niños tienen más tiempo libre, ahora que hace un calor aplastante, ahora digo, descubrimos ese gran placer que es leer. Leer uno de esos libros que te transporta lejos: a la selva en un barco con el Doctor Dolittle, o a los maravillosos paisajes de Ana la de tejas verdes, o al Misisipi con Tom Sawyer.

Baja de las estanterías algunos clásicos o sácalos de la Biblioteca, y ofrece a tus hijos la lectura como algo refrescante, nuevo, algo por descubrir. Una horita por la mañana, a la fresca y ya luego a la piscina o adónde toque pero tú ofrece, invita. Y si todavía no sabe leer, léele en voz alta cada noche una aventura de Sapo y Sepo. Y si te vas de viaje, echa un par de clásicos en la maleta. ¡Los clásicos son para el verano!

El verano es un tiempo estupendo para leer, para seguir sin prisas a nuestro personaje preferido, para soñar despierto sin miedo a perder el tiempo. El verano es para relajarse, disfrutar, viajar…