Edith Wharton, escritora feminista

Empezar leyendo Las hermanas Bunner es una buena forma de acercarte al resto de obras de Edith Wharton. Estas tres son fantásticas.  Logroño, Ateneo, 3-03-2018.

Siguiendo con el relato de lo acontecido en el club de lectura Todo el mundo va abordamos en esta entrada la obra de Edith Wharton. Todas habíamos leído Las hermanas Bunner, una novela sencilla, con pocos personajes pero magistralmente urdida. Con otra novela, La edad de la inocencia, ganó el Premio Pulitzer, fue la primera escritora en ganarlo. Fue también la primera mujer en conseguir un doctorado Honoris Causa en la Universidad de Yale; una de las primeras mujeres en obtener la separación de su marido y una de las primeras reporteras de guerra que utilizó sus influencias de joven aristócrata para contar la Primera Guerra Mundial. A todo esto hay que añadir otra experiencia insólita: tener coche propio. No conducía, siempre iba con chófer, pero el hecho de tomarse esa libertad era ya un gran atrevimiento. Esta novela la elegimos 20 el curso pasado. Anotamos aquí algunas de las frases que se dijeron en el club de lectura.

Me deja un poco apesadumbrada, por la soledad, la pobreza, la miseria, la abnegación. Me ha llevado a pensar sobre qué pocas opciones tenían las mujeres en ese momento. ¡Menos mal que nos ha tocado otra época!

Describe muy bien el momento que vive la ciudad Nueva York, provinciana, clasista, con los nuevos ricos, el progreso, etc. La atmósfera de la pequeña tienda de las hermanas. 

La protagonista renuncia a su felicidad por la de su hermana. Las palabras de la página 138 son demoledoras. Habla de la inutilidad de los sacrificios personales. Algunas frases siguen vigentes y tienen mucho que ver con la lucha feminista. 

A mí me llevó a leer también La edad de la inocencia. Habla de la alta sociedad rica e hipócrita.También tiene su puntito de humor, es muy sarcástica. Ahora es una de mis escritoras favoritas.

La historia de Etham Frome también habla de renuncias, en este caso es el hombre el que renuncia al amor de su vida por cuidar de su esposa. Me ha gustado mucho aunque para adolescentes me parece mejor Las Hermanas Bunner.

Una pregunta que surgió es por qué habíamos elegido 20 Las hermanas Bunner y no La edad de la inocencia. Nos pareció más sencilla, más abarcable a la hora de comentarla con jóvenes. Y la edición de la editorial Contraseña lo propició. A destacar el prólogo de Soledad Puértolas en el que define a Wharton como magnífica creadora de atmósferas.

Anuncios

La ambigua y sutil Aki Shimazaki

La escritora Aki Shimazaki (Japón, 1954), autora de Hôzuki, la librería de Mitsuko.

Seguimos con el relato de lo acontecido en nuestra sesión del sábado 13 de enero. Aki Shimazaki, de origen japonés lleva 25 años viviendo en Montreal y escribe en francés. Es una mujer discreta, rechaza las entrevistas porque cree que son sus libros los que han de hablar. Para escribir Hôzuki, la librería de Mitsuko, se inspiró en una historia que escuchó hace más de cuarenta años sobre un bebé hallado muerto en una consigna.

Elegimos esta novela porque nos gusta cómo está escrita, es sutil, ambigua. No juzga, solo cuenta, y cuenta lo que quiere, deja cabos sueltos. Nos dio mucho juego para el debate, os dejamos un resumen de la diversidad de opiniones. Los que todavía no la hayan leído es mejor que no sigan leyendo esta entrada, cuanto menos sepan de la novela antes de leerla, mejor.

Es una novela muy distinta a lo que leo habitualmente, libros más densos. Muy minimalista, habla de muchas cosas: de la maternidad, del aborto, del pasado que vuelve, etc. 

Me ha interesado mucho porque te mantiene alerta, ya en la primera página te atrapa: Distraída, rememoro la escena en que yo corría estrechando un bebé entre mis brazos. En la página 17 insiste: Corro en la nieve estrechando un bebé entre mis brazos. Tiene un halo de misterio que te hace seguir leyendo para averiguar hacia donde te lleva.

La forma de escribir, frases cortas, rotundas, me ha recordado a la escritura de Agota Kristof. Me ha gustado mucho. /  Las 135 páginas de la novela muestran un mundo muy contenido, cierto erotismo y ambigüedad. Con ecos del haiku.

Las ocurrencias del niño son magníficas, páginas 36 y 37. A propósito de qué es la confesión. ¿Incluso si le robo dinero a alguien el cura no se lo dirá a la policía?

La protagonista me cae fatal, no empatizo con ella. 

La historia me ha interesado, la protagonista hace lo que le da la gana y eso me gusta.  / A mí no me ha gustado y no entiendo a la protagonista, huye de las ataduras y luego se queda con un niño sordomudo. No me ha resultado creíble la historia. / Es muy heavy, es mantener una mentira toda la vida. 

Ojalá la lleven al cine, es una historia cautivadora.

A mi me ha llevado a interesarme por la cocina japonesa, he buscado en Youtube los platos que menciona: takoyaki, okonomiyaki y kasutera (bizcocho de miel esponjoso).

Goodbye Berlin

Maik (Tristan Göbel) y Tschick (Anand Batbileg) protagonistas de Goodbye Berlin. El tema principal de la película es la amistad aunque las relaciones familiares, las normas, el amor,  también están presentes. Estupendo el ritmo narrativo.

El próximo 19 de julio en la Filmoteca de La Rioja ponen la película Goodbye Berlin. Está basada en la novela de Wolfgang Herrndorf (Alemania, 1965-2013) que en España editó Siruela en 2014 con el mismo título. Es uno de nuestros Candidatos 20 cuentos 20 de este año.

Os invitamos a leer la novela, Premio Nacional de Literatura Juvenil Alemana 2011, de la que el jurado dijo: Esta novela reúne varios aspectos sobresalientes: la sensibilidad del autor para los temas que interesan a los jóvenes, el tono auténtico de los diálogos y el arco narrativo, que mantiene la tensión hasta el cinematográfico final.

La película tiene el valor añadido de la música y un ritmo muy logrado. Las dos son estupendas tanto para adultos como para adolescentes, el final cambia bastante. Si no os da tiempo a leerla acudid igualmente a la Filmoteca, como película (sin haber leído la novela) es fantástica. Nos gustó tanto que iremos a verla de nuevo.

Imagina que ya no estoy

La protagonista de Imagina que ya no estoy, Mila, acude con su padre a una casa cubo, una casa toda transparente, de cristal. Curiosamente las personas que viven en esta casa no son nada transparentes. A la gente no le gusta hablar de las cosas malas, de los errores (Página 149)

Acabamos de volver de nuestra sesión del club de lectura en el que hemos hablado de Imagina que ya no estoy. Hemos estado solo 12 personas y es que el mes de mayo está llenos de bodas, comuniones, etc. Todas estas cosas y más hemos dicho de la novela.

El libro se construye conforme lo vas leyendo. La historia la cuenta Mila, una adolescente que emprende un viaje con su padre, tú como lectora emprendes también ese viaje. Sabes lo mismo que Mila y te sientes engañada como ella. Me gusta esa complicidad con el narrador. Es un puzle que tú vas encajando y hasta el final no tienes todas las piezas.

A mí me hubiera gustado como adolescente leer este libro, leer cosas que les pasan a los mayores y que a veces nos ocultan y en cambio nosotros queremos enterarnos de lo que ocurre.

En un taller que estuve hace poco sobre la adolescencia decían que los adolescentes van en una barca, y claro, van arriba y abajo. Y nosotros, los padres, los adultos, desde la orilla queremos sujetarlos, pero no podemos, ellos han de hacer su propio viaje. Me gusta esa imagen y por eso me gusta este libro, porque habla de madurar, de afrontar, de crecer.

Aborda muchos temas: relaciones padres e hijos, adultos/perros, divorcio, amistad, amor, depresión, suicidio, muerte, alcoholismo, etc. / Integra muy bien el uso del whatsapp en la narración, le da agilidad a la trama. Se lee muy bien, ágil y amena. Muy bien escrita.

Me gusta una frase que dice Meg Rosoff en la página 13: La edad no es siempre el mejor criterio para medir la capacidad de alguien. 

Libros de Meg Rosoff que hemos manejado. Creadora de personajes femeninos potentes y vulnerables a la vez.

Y del Ateneo nos hemos ido a todo correr a la Biblioteca Rafael Azcona para escuchar a la narradora zaragozana Cristina Verbena contando retazos de las vidas (y la obra) de Gloria Fuertes, Natalia Ginzburg,  Elena Fortún, Wisława Szymborska, Concha Méndez, etc.

Ha sido un lujo escucharla, y cuando ha acabado no nos queríamos ir porque una hora nos ha sabido a poco. Y hacerlo en ese salón de actos casi sin estrenar de la Biblioteca Rafael Azcona, que todavía huele a nuevo y en el que esperamos ver muchos más espectáculos. Cristina nos ha transmitido muchas ganas de leer más a Gloria Fuertes y de descubrir a otras autoras que no conocemos como Concha Méndez. Y nos ha inspirado un montón de ideas y ya estamos fraguando nuevas propuestas…

Cristina Verbena en la Biblioteca Rafael Azcona. Logroño, 6 de mayo de 2017. Foto pillada del facebook de Sonia Zarándula. ¡Gracias Sonia!