Lee en voz alta 15 minutos cada día

Fijaos que campaña tan divertida está haciendo la asociación americana Read Aloud para fomentar la lectura en voz alta desde el nacimiento. Incluye carteles, consejos (en inglés y español) y más vídeos. Nos encanta que sea un pediatra el que afirma: No sólo es el cuerpo de los bebés el que está creciendo este primer año. ¡Su cerebro se está desarrollando muy rápidamente! Dele a su bebé el mejor inicio leyendo en voz alta cada día, por lo menos 15 MINUTOS, desde su nacimiento.

Los clásicos son para el verano

Sapo y Sepo son amigos inseparables, no saben vivir el uno sin el otro. Juntos salen de paseo, cuidan el jardín y se reparten unas riquísimas galletas.

Ahora que empiezan las vacaciones y los niños tienen más tiempo libre, ahora que hace un calor aplastante, ahora digo, descubrimos ese gran placer que es leer. Leer uno de esos libros que te transporta lejos: a la selva en un barco con el Doctor Dolittle, o a los maravillosos paisajes de Ana la de tejas verdes, o al Misisipi con Tom Sawyer.

Baja de las estanterías algunos clásicos o sácalos de la Biblioteca, y ofrece a tus hijos la lectura como algo refrescante, nuevo, algo por descubrir. Una horita por la mañana, a la fresca y ya luego a la piscina o adónde toque pero tú ofrece, invita. Y si todavía no sabe leer, léele en voz alta cada noche una aventura de Sapo y Sepo. Y si te vas de viaje, echa un par de clásicos en la maleta. ¡Los clásicos son para el verano!

El verano es un tiempo estupendo para leer, para seguir sin prisas a nuestro personaje preferido, para soñar despierto sin miedo a perder el tiempo. El verano es para relajarse, disfrutar, viajar…

Tomasa en casa de sus abuelos

img-20161224-wa0009

Hola, aquí Tomasa. Estos días de Navidad estoy en casa de mis abuelos. Me gusta mucho dormir en su casa, mi abuela me hace sopa de cocido y croquetas y me cuenta cosas de cuando era pequeña que no había ordenadores ni maquinitas y todo el rato estábamos paseando por el pueblo arriba y abajo y no había otra cosa hija, no como ahora que os embobáis con esos cacharros.

A mi abuelo le he estado leyendo Animales pequeños al natural y le gustaba mucho ver las fotos y leer las letras grandes. Y luego hemos jugado al dominó; y más tarde me ha dicho El romance de la loba parda que se lo sabe de memoria mi abuelo, que se lo aprendió de pequeño. Cuando me vaya me darán la paga y lo meteré en la hucha porque como dice mi abuela: Ahorra y serás feliz.

Los limericks de Edward Lear

Elvira Valgañón Julian Lacalle...Simon Dempsey

Elvira Valgañón, Julian Lacalle y Simon Dempsey. Logroño, 10-01-2015

La primera sesión de este año de nuestro club de lectura fue intensa y divertida.Tras los saludos y presentaciones nos lanzamos a hablar de Nonsense con el editor de Pepitas de calabaza, Julián Lacalle.

¿Cómo surge la idea de editar a Edward Lear? learpepitas

Bueno, no había ninguna edición disponible en castellano y en Pepitas lo vimos claro desde el principio, nos apetecía una nueva traducción más fresca. Enseguida pensamos en Angel Mª Fernández, porque su universo creativo está muy emparentado con Lear; es poeta, acaba de editar Manzanas traigo y Elvira Valgañón como filológa. Nos pareció que entre los dos podían hacer un trabajo muy digno y estamos contentos, el libro se ha editado en diciembre y todavía no hemos visto ninguna reseña en la prensa. Es un libro de largo recorrido. 

¿Quién rastrea los autores?

En Pepitas a tiempo completo trabajamos tres personas pero tenemos colaboradores en todo el mundo. Personas que nos proponen cosas, o a las que pedimos colaboración puntual, etc. México es un país con el que siempre hemos colaborado mucho y recién acabamos de volver de la Feria de Guadalajara. Una feria muy viva, a rebosar de clubes de lectura, de autobuses con niños, de actvidades, increíble. También trabajamos en coordinación con editoriales francesas y portuguesas.

De Lear a Silverstein. Libros de poesía para niños (nonsense) 10-01-2014

Pequeña exposición que preparamos sobre libros de poesía para niños (nonsense) De Lear a Silverstein pasando por Maria Elena Walsh (limerick en castellano) y Michael Rosen. Ateneo riojano.

Y Elvira Valgañón nos habló de los retos de la traducción: Hubo que tomar decisiones como mantener o no los topónimos ingleses, si iba a primar la sonoridad o la anécdota (pequeña historia que contiene cada limerick) y durante seis meses Angel y yo mano a mano fuimos trabajando.

Leyendo los limericks da la impresión de que os lo habéis pasado bomba traduciendo…

Mantener la música del inglés es casi imposible; algunos resultaron duros, les hemos dado muchas vueltas y nunca te quedas satisfecho del todo, sabemos que unos están más conseguidos que otros; en cambio otros salieron con mucha facilidad. No solo había que fijarse en el ritmo, contar sílabas, etc. también en el dibujo, a veces era éste el que nos daba la pauta.

Una mañana luminosa ateneo riojano 11-01-2014

21 personas nos juntamos para escuchar y hablar de Edward Lear.

La obra contiene 110 limericks, otras rimas de Lear y su Nonsense botany. Digamos que recopila lo mejor del autor. Y abrimos el debate al resto de las personas.

Me ha encantado el libro. Los limericks son para leerlos en voz alta, para que te los lean, para leerlos a otros; y además creo que para muchos públicos (adultos y niños pueden disfrutarlos). El libro está muy bien editado.

Yo lo saqué de la biblioteca un poco escéptica, mis hijos de 7 y 8 años pensé que no los iban a entender; me sorprendió que les enganchaban los dibujos y me pedían que les leyera uno tras otro.

Muchagentia bocabagia

Muchagentia bocabajia

Nosotros abríamos el libro por una página al azar (mis hijos tienen 7 y 10 años) y nos moríamos de la risa. De vez en cuando lo sacamos y leemos unos pocos, me gustan mucho para leer en voz alta. ¡Hasta nos ha brotado alguno!

A nosotros nos ha entusiasmado la última parte del libro, la Nonsense botany, nos encanta cómo han traducido algunos: Lechoncita piramidalis (Pg. 272), Muchagentia bocabajia (pg. 270)

Y para acabar Simon Dempsey nos leyó algunos limericks con ese ritmo y gracia que solo tienen los artistas: Yo de pequeño jugaba con mis amigos a inventar limericks, en Inglaterra es algo habitual, popular, nada que ver con la poesía culta. A mi hija le he leído muchas veces El buho y la gatita, tiene un ritmo muy parecido al de los limericks.

Muchas gracias a los tres por compartir con nosotros esta luminosa mañana de sábado. ¡Echad un ojo a la exposición de limericks en Santos Ochoa!

foto learica color

Foto leárica antes de despedirnos. Los paraguas y las barcas son un elemento recurrente en las obras de Lear, siempre usados cuando no llueve. Sara Soler Segura (Mayte García) apareció con una gallina sobre el sombrero. (Si no nos crees pincha en la imagen)

Este sábado pondremos el club patas arriba

Libros de Edward Lear y algunos de sus seguidores: Shel Silverten, etc.Todavía con restos del roscón de reyes en la nevera, volvemos a la rutina para recordaros que este próximo sábado 10 de enero tenemos club de lectura en el Ateneo. Será una sesión completamente absurda y descabellada, pondremos el Ateneo patas arriba. A lo mejor vienen invitados Elvira Valgañón (traductora), Simon Dempsey (inglés en Logroño que recita los limericks leáricamente) y Julián Lacalle, editor de  Pepitas de Calabaza. Hablaremos de la obra de Edward Lear (Inglaterra, 1812-1888) maestro del Nonsense, el humor absurdo. Cuando se cansó de pintar loros se puso a escribir limericks, cuentos, bestiarios, catálogos botánicos, recetas de cocina y otras cosas igualmente inútiles. Tuvo una existencia de lo más irregular, siempre cenando en casa de otro; aunque era inglés (de ascendencia irlandesa) como padecía asma se pasó media vida viajando por el Mediterráneo buscando el calorcito.

Edward Lear

¿Inventó Lear el limerick o se lo copió a un compañero?

Quizá te preguntes: ¿qué es un limerick? ¿qué es el nonsense? ¿Comen los loros pepitas de calabaza? Pues échate la siesta y se te pasará.

La cita es a las once en punto. ¡Se ruega máxima puntualidad! La que llegue tarde tendrá que sacar la basura como Sara Soler Segura. ¡Se promete diversión!