Leer en voz alta a tu abuela por teléfono

Son las 6:30 p.m. Corro para alcanzar mi teléfono antes de bañar a los niños. Es que desde el comienzo del encierro, adopto una nueva rutina diaria: la de telefonear a mi abuela. Mi abuela cumplirá 84 años en septiembre. Vive sola en un apartamento desde la muerte de mi abuelo. Normalmente sale a caminar, hacer sus compras, pasear por la biblioteca y el parque, pero desde hace algunas semanas, está confinada en su pequeño apartamento.

Cuanto más pasan las semanas, más frágil la siento. A veces incluso esquivo la famosa pregunta: ¿Cómo estás, abuela? Porque sé la respuesta. Sé que no le va muy bien. Reconozco los signos. Así que intento alegrar su día contándole cosas de los niños. Escucho sus preocupaciones, la tranquilizo. Recientemente, ella me ha dicho que lo que la hacía más feliz era simplemente estar con nosotros, virtualmente, durante la llamada diaria. Por ejemplo, la llamo cuando hago la cena, le muestro lo que tengo  en mi sartén y ella comenta mi receta. La llamo cuando le doy un nuevo alimento a mi hija de 5 meses para que pueda compartir con nosotros su reacción. Y estas pequeñas cosas de la vida cotidiana me dieron otra idea: ¿Por qué mi niño de 6 años no lo llama para leerle algo?

Leerle a alguien es una de las primeras alegrías de la lectura. Es muy agradable leerle a otra persona y hacernos volver a leer, compartir nuestras emociones, reaccionar juntos. Es un momento de increíble poder, la lectura para dos. Un acto que nos une. Creo en ello más que nunca.

Entonces pensé que si todos los nietos llamaran a sus abuelos o bisabuelos para compartir una lectura con ellos, podríamos crear hermosos momentos naturales de cercanía, incluso intimidad desde la distancia. Es la belleza de la lectura. Puede viajar, moverse, ser libre y resonar con nosotros, sin importar en qué parte del mundo nos encontremos. Así que humildemente comparto con ustedes este vídeo para alentar a los niños a unirse a los miembros de su familia y brindarles un poco de consuelo leyendo, simplemente.

Traducción libre del texto recogido en este blog que seguimos habitualmente. J’enseigne litterature jeneusse.